Vecinos de montanuy presentan 550 alegaciones a la ampliación de cerler

La Asociación de Vecinos de Montanuy presentó ayer las alegaciones contra la Aprobación Inicial del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de este municipio ribagorzano. El proyecto prevé la construcción en la localidad de 2.530 nuevas viviendas y de 1.350 plazas hoteleras, «vinculadas en buena medida a la ampliación de la estación de esquí de Cerler proyectada por Aramón (sociedad integrada por el Gobierno aragonés e Ibercaja) y con el apoyo del Ayuntamiento de Montanuy», señaló Manel Badía, presidente de esta asociación y miembro de CHA. En total, se han presentado 550 alegaciones al proyecto a través de ese partido político.

Badía apuntó que su intención es «recurrir hasta donde permita la ley y ahora le corresponde a la Comisión de Urbanismo del Gobierno aragonés aprobar definitivamente o no este proyecto «.

Según Badía, el plan, aprobado en pleno por la mayoría socialista en Montanuy, nace de un convenio firmado entre Aramón y el Consistorio ribagorzano en el que «se dice que para la construcción de las pistas de esquí es necesaria la recalificación de suelo y la remodelación del PGOU de la localidad», declaró. En este sentido, señaló que se trata de un proyecto que fomenta el desarrollo urbanístico y hace desaparecer al sector ganadero, principal fuente de ingresos de los vecinos».

Asimismo, recalcó, como miembro de CHA, que no se mafiesta en contra del «desarrollo de la nieve» como motor económico para potenciar este territorio, sino que encuentra en este plan un detrimento del sector ganadero porque no es un proyecto equilibrado».

Acusan al alcalde.

El presidente de la Asociación de Vecinos de Montanuy denunció además que «los más beneficiados con esta operación urbanístico» son el alcalde de la localidad, José María Agullana, y un concejal del PSOE, cuya identidad no fue revelada. Badía afirma que ambos son propietarios de terrenos colindantes a la zona adquirida por Aramón para la ampliación de Cerler por el valle de Castanesa y que pasarán de rústicos a urbanizables con la aprobación del PGOU.

José María Agulluna respondió a estas acusaciones: «No es de recibo que un partido político realice acciones en contra del desarrollo de un municipio, en el que estamos siguiendo lo que rige la ley», apuntó. Asimismo ,concluyó expresando el deseo de que la «ampliación sea una realidad para poder salvar el futuro de nuestro valle».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.