Uno de cada dos aragoneses rechaza la política urbanística de la dga en el pirineo

La mayoría de los aragoneses aplauden la labor que está desarrollando el Gobierno aragonés respecto a los principales asuntos que se han abordado durante el debate sobre el estado de la Comunidad, excepto a uno: la política urbanística de la DGA en el Pirineo. El 49,1% desaprueba la expansión turística y residencial en la montaña, mientras que un 31,7% la defiende.

Así se desprende de la encuesta elaborada por A+M para conocer la opinión de los aragoneses sobre las tres jornadas de discusión parlamentaria que se han vivido esta semana en las Cortes de Aragón. Según el sondeo, el primer estudio de estas características que se hace en la Comunidad, un 47,9% de los entrevistados cree que esta cita parlamentaria ha sido bastante o muy interesante, frente a un 45,7% que opina lo contrario.

Si se tienen en cuenta los asuntos de interés, el presidente aragonés, Marcelino Iglesias, no convenció a la opinión pública sobre las ventajas de su política urbanística en el Pirineo, sobre todo en la provincia de Zaragoza, donde se dan los porcentajes más extremos: un 53,2% de los encuestados discrepa de los planes de expansión en el Pirineo, frente a un 29,7% que está a favor.

La autorización de nuevas urbanizaciones, la ampliación de la estaciones de esquí o la falta de una Ley del Pirineo son algunos de los aspectos que pueden haber motivado la desaprobación de los ciudadanos de la política de la DGA en esta materia.

En Huesca, la provincia más afectada, precisamente es donde se registran los resultados más ajustados: un 48,9% está en contra de los planes de la DGA en la cordillera pirenaica, mientras que un 41,5% los apoya. Precisamente los oscenses son los que más se mojan a la hora de valorar este asunto. En este sentido, sólo un 9,6% no supo o no quiso contestar, frente al 19,1% de Aragón.

En Teruel, prima el desconocimiento de la cuestión, quizá por la distancia geográfica y el 43,2% de los encuestados en esta provincia no supieron qué contestar a esta pregunta. En cualquier caso, los turolenses que sí quisieron opinar sobre este asunto también se alinearon con la tesis contraria a la DGA: el 31,8% desaprueba la gestión de la DGA, mientras que un 25% la aplaude.

Si la política urbanística de la DGA en el Pirineo despierta el rechazo ciudadano, todo lo contrario ocurre con la planificación para que los beneficios de la Expo de 2008 en la capital aragonesa se extiendan al resto de la Comunidad. El 67,3% sostiene que el Gobierno autonómico ha abordado con eficacia esta cuestión, frente a un 27,1% que opina lo contrario.

Huesca y Zaragoza son las provincias donde más nota saca la gestión de la DGA en esta materia, con un 69,6% y un 68,4% de aceptación, respectivamente. Mientras tanto, Teruel ve con mayor distancia la extensión de las ventajas de la muestra internacional en el resto del territorio. Los altos porcentajes alcanzados en las otras dos provincias, cercanos al notable, se reducen a un 59,1% de aprobación entre los turolenses.
Los bienes del Aragón oriental

Algo parecido ocurre con otro de los asuntos destacados que se debatieron esta semana en la Cámara autonómica: el retorno de los bienes de las parroquias aragonesas que actualmente se encuentran en Lérida. El interés puesto por el Ejecutivo de Iglesias para resolver este asunto concita la aprobación del 58% de los encuestados, mientras que el 33,5% cree que no está haciendo todo lo posible para que el patrimonio aragonés se devuelva a sus propietarios.

Como en el caso de la Expo, en Zaragoza y Huesca se registran unos resultados muy similares (en torno al 59%). En Teruel, aunque la política autonómica en esta materia sale bien parada, se advierte un mayor desinterés por este asunto. En esta provincia se registra el mayor porcentaje de encuestados que no saben o no contestan (18,2%) y el nivel de aprobación es el más bajo: 48,9%.

La pelea para conseguir la mejora y la ampliación de los pasos fronterizos con Francia, otro de los asuntos del debate, también recibe un aprobado alto entre los encuestados: el 63,4 % de los encuestados aplaude los intentos del Ejecutivo PSOE-PAR por abrir nuevas conexiones con el país vecino, frente a un 31,2% que opina que el esfuerzo de la DGA es insuficiente. Por provincias también hay diferencias: el nivel de aprobación en Teruel es 10 puntos superior al de Huesca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.