Un estudio de la universidad de barcelona anuncia un futuro comprometido para la estaciones de esquí

HERALDO DE ARAGON 

El informe explica que las cotas inferiores a 1.800 metros dejarán de ser viables en 2050 por culpa del cambio climático

El cambio climático alargará el periodo de buenas temperaturas en la región Pirineo-Mediterráneo, pero las estaciones de esquí de esta zona, situadas en cotas inferiores a los 1.800 metros, dejarán de ser viables en 2050, según un estudio de la Fundación Empresa y Clima presentado hoy. 

El estudio, cofinanciado por la euroregión que abarca Cataluña, Islas Baleares, Languedoc-Roussillon y Midi-Pyrénées (Francia), ha sido dirigido por el catedrático de Geografía Física de la Universidad de Barcelona, Javier Martín-Vide, y se ha basado en el análisis de casi 6,5 millones de datos recogidos en una veintena de observatorios durante las dos últimas décadas. 

El documento insta a las estaciones de esquí a transformarse en estaciones de montaña, donde se lleven a cabo deportes de aventura o excursionismo, entre otras actividades, ya que en 2050 «aunque se instalen cañones de nieve, habrá menos agua disponible y las temperaturas nocturnas serán más altas», ha explicado la directora de la fundación, Elvira Carles. 

Este efecto será más acusado en las estaciones situadas en cotas inferiores a los 1.800 metros y en la cara sur de los Pirineos. 

Sobre la candidatura de Barcelona a acoger los juegos olímpicos de invierno en 2022, Martín-Vide ha asegurado que «nadie sabe si será viable, porque hay un aumento de las temperaturas, pero con altibajos que permiten que haya buenas temporadas para el esquí». 

Por otra parte, las temperaturas seguirán aumentando, de modo que se alargará la temporada adecuada para realizar actividades al aire libre y, al mismo tiempo, en el medio de verano, aparecerán episodios de exceso de calor. 

La investigación se ha completado con más de 350 encuestas realizadas entre empresarios del sector y turistas de un total de 142 localidades distintas. 

La Fundación Empresa y Clima fue creada en el año 2007 bajo la tutela de la Cámara de Comercio de Barcelona con el objetivo de dar respuesta a las exigencias que deben afrontar las empresas ante el cambio climático. 


EL PAIS

Las estaciones de esquí catalanas serán “difícilmente viables” en 2050

Empresa & Clima prevé que a mitad de siglo el cambio climático provoque en Barcelona 41 días al año de «calor excesivo»

El cambio climático, y sus efectos directos en las temperaturas y las precipitaciones, obligará a que los empresarios del turismo catalanes a repensar su oferta. Una de las consecuencias que prevé la Fundación Empresa & Clima (FEC) es la reducción drástica de las nevadas, que hará «difícilmente viables» las estaciones de esquí en el Pirineo. Las previsiones de la fundación auguran que en 2020 disminuyan las precipitaciones en comparación con las del siglo XX, aunque para esa década aún «habrá buenos inviernos para los amantes de los deportes de invierno». La FEC aconseja a los empresarios de la nieve que se conviertan en estaciones de montaña.

Otra de las consecuencias directas será el aumento de días con «exceso de calor» que sufrirá Barcelona, revela el informe presentado por la FEC, y que ha contado con financiación de la Eurorregión de los Pirineos y el Mediterráneo. Según los autores, la capital catalana pasará de no tener ningún día con una temperatura media de más de 30 grados a sufrir en 2050 más de cuarenta, entre el 17 de julio y el 30 de agosto. «Entre los 0 y los 1.000 metros se perderá confort climático» prevén el estudio y alerta del aumento de las «olas de calor». Asimismo, el periodo de jornadas con temperaturas agradables (una media de 15 grados) se alargará hasta el 4 de noviembre y comenzará a mitad de abril.

La FEC hace una serie de recomendaciones al sector turístico para que se adapte a los cambios. La primera es la modificación del calendario turístico, ya que prevé veranos más largos, y la adaptación y diversificación de la oferta de las actividades adecuadas a un clima más cálido. La fundación insiste también en la necesidad de tomar acciones con el fin de ser más eficientes en la gestión de recursos como el agua y la energía, así como implantar el uso de energías renovables. La FEC justifica esta decisión por la «mayor concienciación» con el medio ambiente que tienen los turistas. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.