Un estudio avala unir las pistas de esquí del aragón y formigal

Un estudio realizado por la empresa canadiense Ecosign avala la unión de tres estaciones de esquí, Candanchú, Astún y Formigal, mediante remontes mecánicos en la zona de Canal Roya. El informe, que se dará a conocer hoy, apuesta además por convertir la localidad de Canfranc en una plataforma logística para evitar la saturación de vehículos y edificaciones en las cercanías de las pistas. En este sentido, la explanada adyacente a la estación internacional puede convertirse en un gran estacionamiento.

El estudio de Ecosign se inclina además por potenciar el uso del ferrocarril con el fin de evitar la masificación de las estaciones de invierno, que sería contraproducente para un proyecto que pretende basarse en la sostenibilidad y en el respeto al medio natural.

La empresa canadiense examina el coste del plan, que supondría ofrecer un dominio esquiable de unos 300 kilómetros, una baza de gran peso para reforzar la candidatura Zaragoza-Pirineos a los Juegos Olímpicos de invierno del 2022.

«La unión permanente de las estaciones del valle del Aragón y del valle de Tena pondría a esta parte del Pirineo en primera línea mundial de los deportes de invierno», señaló ayer un miembro de la Asociación Turística del Valle del Aragón (ATVA), que cofinancia el informe junto con el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio y la Federación Española de Municipios y Provincias.

SOSTENIBLE «Lo esencial es que no se causa daño al medio ambiente ya que el impacto sobre las montañas es mínimo al hacerse mediante remontes mecánicos», añadió la misma fuente, que no quiso pronunciarse sobre el coste económico del proyecto, aunque se calcula que este podría oscilar entre los 30 y los 35 millones de euros.

La conexión de las estaciones del Pirineo occidental aragonés, que goza del apoyo de Aramón, es un viejo sueño que ha sufrido reveses, sobre todo por su impacto ecológico, pero que vuelve a renacer debido a que se considera que la creación de grandes dominios esquiables permitirá competir con garantías con otros destinos de nieve en Europa.

No obstante, el plan avanzaría gradualmente. El primer paso sería unir Candanchú y Astún, que por carretera solo distan dos o tres kilómetros, pero que en la práctica constituyen dos estaciones totalmente autónomas en su funcionamiento. El segundo paso, el definitivo, sería alcanzar Formigal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.