Uaga y asaja avisan a la mesa de la montaña de que a la ganadería de altura «le quedan los días contados»

EUROPAPRESS

UAGA y ASAJA avisan a la Mesa de la Montaña de que a la ganadería de altura «le quedan los días contados»

La Mesa de la Montaña, el órgano de participación auspiciado por el Gobierno de Aragón para impulsar un documento base para la futura Ley de la Montaña de la Comunidad Autónoma, debatirá mañana, martes 16 de marzo, un documento de la Unión de Agricultores y Ganaderos (UAGA) y Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA) que avisa de que a la ganadería montañesa «le quedan los días contados como sector».

Este documento, elaborado por ambas organizaciones agrarias, será la base de un texto que deberán consensuar los miembros de la Mesa que continúan en la misma, todos salvo la Plataforma en Defensa de las Montañas, texto que a su vez se incorporará al documento definitivo que este órgano de deliberación entregará a las Cortes autónomas en las próximas semanas.

   La Mesa se reunirá a partir de las 10.30 horas en el Edificio Pignatelli, sede del Gobierno de Aragón. El documento ha sido elaborado conjuntamente por el secretario general técnico de ASAJA-Huesca, Ramón Ballarín, y el secretario provincial de UAGA-Huesca, David Solano.

   El documento base relaciona el constante éxodo de profesionales del campo a las ciudades con la menor protección de los ecosistemas, ya que al marchar los ganaderos desaparecen las personas que necesitan cuidar el medio natural para subsistir.

   «La fijación de la población en el medio rural y el apoyo a las políticas medioambientales son papel mojado mientras no se vea rentabilidad» y no se produzca la renovación generacional, indican.

   Según datos de UAGA y ASAJA, en 2007, dependían de la ganadería e montaña más de 3.500 familias de las comarcas de Sobrarbe, Jacetania, Ribagorza, Alto Gállego, Maestrazgo, Gúdar-Javalambre, Sierra de Albarracín, Somontano del Moncayo y las zonas montañosas de las comarcas del Aranda y Comunidad de Calatayud.

   Entre los criterios que ambas organizaciones agrarias proponen para su debate a la Mesa de la Montaña destaca el de «garantizar el bienestar» de los profesionales del sector primario y sus familias en cuestiones como la Educación y la salud.

   En concreto, proponen facilitar el acceso a la telefonía móvil e internet; implantar el gas ciudad en poblaciones de más de 300 habitantes, así como asegurar el abastecimiento de agua de boca y también para ganadería y regadíos sociales.

   UAGA y ASAJA recomiendan que se reconozca a agricultores y ganaderos como «gestores históricos» de las zonas de montaña y consensuar con las organizaciones profesionales del sector «cualquier aspecto relativo a estas zonas».

   Así, defienden la aprobación de una normativa específica para legalizar instalaciones y nuevas explotaciones en zonas de montaña y no introducir especies dañinas para el sector, en especial los osos. También proponen compatibilizar la normativa de carácter urbanístico con las explotaciones en funcionamiento.

   UAGA y ASAJA proponen a la Mesa de la Montaña que debata sobre el reconocimiento de los profesionales de la ganadería como «gestores ambientales», para lo cual se eliminaría cualquier traba para la realización de labores de pastoreo y se priorizaría la vigilancia y gestión de los montes.

   Ambas organizaciones agrarias recomiendan que, en el caso de la prevención de incendios, los agricultores que pongan a disposición de la Administración Pública maquinaria tengan una compensación económica durante los meses de mayor riesgo.

   Para garantizar la rentabilidad de la agricultura y la ganadería, UAGA y ASAJA proponen adaptar las directrices sectoriales a las condiciones «reales» de las zonas de montaña; crear una normativa sanitaria y alimentaria específica, favorecer la reapertura de mataderos locales y favorecer los circuitos cortos de comercialización.

   Así, solicitan que se fomente la agroindustria y la matanza casera, así como valorar la posibilidad de impulsar una denominación de origen para productos agroganaderos de montaña.

   Otras medidas son la elaboración de un plan de ayudas para la incorporación de jóvenes agricultores y favorecer la implantación de «manchas verdes», es decir, regadíos sociales. También defienden la continuación del proceso de la concentración parcelaria.

   UAGA y ASAJA apuestan por transmitir al resto de la sociedad una imagen de los profesionales del sector primario de las zonas de montaña como un colectivo necesario para el mantenimiento de los ecosistemas naturales y de actividades socioeconómicas generadoras de empleo.

   «Los proyectos turísticos y de estaciones de esquí deberían suponer un apoyo a la diversificación económica en las poblaciones del entorno», ya que se diversificarían los sectores implicados, los promotores, los profesionales y los productos.

   ASAJA y UAGA incorporan a su propuesta de debate sobre el sector primario de montaña el Criterio 3 del documento relativo al esquí, al abogar por fomentar el desarrollo endógeno y mejorar las condiciones de vida en las poblaciones del entorno, favoreciendo la creación y mantenimiento de iniciativas empresariales locales.

   El documento que se debatirá mañana propone dar «un protagonismo determinante» a los ganaderos en la gestión de los Planes de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) y las Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA), así como premiar económicamente a las explotaciones que mejor gestionen el territorio, por ejemplo con su contribución a la limpieza, la prevención de incendios o la conservación de infraestructuras.

   Las organizaciones agrarias piden más apoyo de las Administraciones Públicas, entre otros motivos porque los profesionales de la agricultura y la ganadería «son los máximos conocedores del medio».

   Así, proponen dar ayudas directas por la actividad pastoril a razón de 6 euros por cabeza de ovino y 42 por la de bovino. Otra propuesta es simplificar la burocracia relativa al sector y elaborar un informe con un diagnóstico general de la agricultura y la ganadería de montaña.


DIARIO DEL ALTOARAGON

Alertan de que «le quedan los días contados» a la ganadería montañesa

 

La Mesa de la Montaña debate hoy un documento de Uaga y Asaja

ZARAGOZA.- La Mesa de la Montaña debatirá hoy un documento de Uaga y Asaja que avisa de que a la ganadería montañesa «le quedan los días contados como sector». Será la base de un texto que deberán consensuar los miembros de ese órgano de participación, que a su vez se incorporará al documento definitivo que entregará a las Cortes en las próximas semanas. Cabe recordar que la Plataforma en Defensa de las Montañas abandonó la Mesa. El texto ha sido elaborado conjuntamente por el secretario general técnico de Asaja Huesca, Ramón Ballarín, y el secretario provincial de Uaga Huesca, David Solano, y relaciona el constante éxodo de profesionales del campo a las ciudades con la menor protección de los ecosistemas. «La fijación de la población en el medio rural y el apoyo a las políticas medioambientales son papel mojado mientras no se vea rentabilidad» y no se produzca la renovación generacional, indican.

Según datos de ambas organizaciones, en 2007, dependían de la ganadería de montaña más de 3.500 familias de las comarcas de Sobrarbe, Jacetania, Ribagorza, Alto Gállego, Maestrazgo, Gúdar-Javalambre, Sierra de Albarracín, Somontano del Moncayo y las zonas montañosas de las comarcas del Aranda y Comunidad de Calatayud.

Entre los criterios que Asaja y Uaga proponen para su debate a la Mesa destaca el de «garantizar el bienestar» de los profesionales del sector primario y sus familias en cuestiones como la educación y la salud. En concreto, abogan por facilitar el acceso a la telefonía móvil e internet; implantar gas ciudad en poblaciones de más de 300 habitantes o asegurar el abastecimiento de agua de boca y también para ganadería y regadíos sociales. Recomiendan que se reconozca a agricultores y ganaderos como «gestores históricos» de las zonas de montaña y consensuar con las organizaciones profesionales del sector «cualquier aspecto relativo a estas zonas». Defienden la aprobación de una normativa específica para legalizar instalaciones y nuevas explotaciones en zonas de montaña y no introducir especies dañinas para el sector, en especial los osos. También proponen compatibilizar la normativa de carácter urbanístico con las explotaciones en funcionamiento. Las organizaciones recomiendan que, en el caso de la prevención de incendios, los agricultores que pongan a disposición de la administración pública maquinaria tengan una compensación económica durante los meses de mayor riesgo.

La Dirección General de Ordenación del Territorio tiene «bastante adelantada» la redacción de la Ley de la Montaña, que incorporará el protocolo de actuación sobre las estaciones de esquí que hoy aprobará la Mesa de la Montaña, según explicó ayer en la Comisión de Política Territorial, Justicia e Interior el director general de Ordenación del Territorio, Alfredo Cajal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.