Sallent y aramón crean una sociedad para ampliar la urbanización de formigal

SOLEDAD CAMPO. Sabiñánigo | La sociedad mercantil integrada por el Ayuntamiento de Sallent de Gállego y Aramón Formigal, Articalengua- Las Bozosas, se constituyó finalmente ayer, con una participación municipal del 60% y el 40% restante de la empresa gestora de la estación de esquí. Su objetivo es desarrollar la ampliación de la urbanización de Formigal en una superficie de 30 hectáreas de monte público, que aporta el municipio, con el compromiso de que las plusvalías que obtenga Aramón en esta operación se destinen íntegramente a financiar la expansión de que está siendo objeto el centro invernal.

Con la puesta en marcha de esta sociedad, que ayer formalizaron en la notaría de Sabiñánigo el alcalde sallentino, José Luis Sánchez, y el consejero delegado de Aramón (Montañas de Aragón), Javier Blecua, se cumple el compromiso adquirido entre ambas entidades para proporcionar una aportación financiera complementaria.

José Luis Sánchez, que se mostró satisfecho de haber llegado a este punto tras un proceso que ha durado varios años, explicó que a partir de ahora se encargará a un grupo de arquitectos la redacción de un plan parcial y se iniciará todo el trámite administrativo habitual. En este caso será necesaria la descatalogación del monte público, y la posterior recalificación del suelo.
Contactos con propietarios

No se descarta la posibilidad de ampliar estas 30 hectáreas con la adquisición de alguna finca rústica privada. «Ya hemos mantenido conversaciones con varios de los propietarios y hay ofertas sobre la mesa, pero ahora hay que llegar a acuerdos y formalizarlos», apuntó.

Por lo que se refiere al nombre de la sociedad, Articalengua-Las Bozosas, responde a la denominación popular de los terrenos que se quieren desarrollar, situado al norte de la actual área residencial en las inmediaciones de la estación de Formigal.

Viviendas y hoteles
La propuesta pactada entre el consistorio sallentino y Aramón plantea un uso de los terrenos urbanizables, según el cual el 60% pueden destinarse a vivienda libre, otro 20% a viviendas de promoción pública y el 20% que queda, a plazas hoteleras. Asimismo se sugiere una edificabilidad de 40 viviendas por hectárea.

José Luis Sánchez quiso recalcar que por el momento se trata de un acuerdo de intenciones, que luego tiene que recibir el visto bueno de Ordenación del Territorio. La puerta queda también abierta a que en un futuro, si es necesario, el Ayuntamiento pueda aumentar su aportación económica.

«Medida progresista»
José Luis Sánchez sale ya al paso de las críticas sobre el carácter especulativo de esta operación. «Se trata de una medida absolutamente progresista -afirma-, estamos garantizando que la totalidad de las plusvalías que se generen se reviertan en la estación de esquí y financien la inversión que se está llevando a cabo, lo que redunda en un beneficio de todo el valle y el territorio. ¿Dónde está el carácter especulativo?».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.