Reportaje en desvivel de espelunciecha y el 20 de marzo

Ampliación de Formigal
La última hora de Espelunciecha

En 1996 Formigal se amplió por el barranco de Culivillas para su llamada zona Anayet. Ahora, si nada lo impide estamos asistiendo al final de un enclave todavía más alto y valioso ambiental y paisajísticamente, Espelunciecha.

MÁS de 300 personas acudieron el pasado 20 de marzo a la convocatoria del Portalet promovida por la Plataforma en Defensa de las Montañas de Aragón. El objetivo era ayudar a a conseguir una moratoria en los planes de la empresa mixta Aramón (Gobierno de Aragón e Ibercaja) de duplicar la capacidad esquiable de sus cinco estaciones. El primer asalto será, si alguien no lo impide, el alto valle de Tena. Cuando se vayan las nieves entrarán las máquinas en el Portalet–Espelunciecha. Los rumores son que en una primera fase se conectará con la zona de la última ampliación, la del barranco de Culivillas–Anayet, y en una segunda fase se harán los remontes que llegan bajo el collado del Anayet. Sin embargo, esto no fue confirmado por Francisco Bono, presidente de Aramón: “Está pendiente de determinar el calendario de actuaciones, por lo que siento no poder precisar ahora estos detalles” nos dijo.
Como ya ha hecho durante una intensa campaña de conferencias por distintas ciudades españolas en los últimos meses, y unas jornadas de tres días en Zaragoza, la Plataforma sigue pidiendo un diálogo serio y sereno sobre el modelo de futuro que se desea para montañas como los Pirineos, Gúdar o Javalambre. Para ello ha contado con el apoyo de científicos de prestigio como Eduardo Martínez de Pisón y Joaquín Araújo, alpinistas como Juan Oiarzábal y también un sector del montañismo. ¿Después de todo, habrá cambiado en algo la posición de Aramón? Al fin y al cabo el trasvase del Ebro también estaba autorizado dentro del PHN y se ha anunciado su marcha atrás. ¿Habrá moratoria para el plan de duplicar la capacidad de sus cinco estaciones? ¿Y qué hay de Espelunciecha?
“Los planes de Aramón”, nos dijo Bono, “no se realizan al margen de opiniones externas, sino más bien todo lo contrario. Es cierto que nuestros planes de ampliación no son compartidos por algunas entidades y grupos, pero también es cierto que son apoyados y animados por la inmensa mayoría de personas e instituciones de la comunidad aragonesa, mayoría que se convierte en práctica unanimidad cuando nos referimos a los municipios de la montaña. Quizás esto se comprendería mejor si buena parte de nuestros críticos –con los que, por cierto, Aramón quiere mantener un diálogo permanente y fluído– conocieran más a fondo las carencias históricas y problemas del territorio aragonés, muy necesitado de reequilibrios demográficos y económicos y con unas gentes que reivindican continuamente una mejora de su calidad de vida”.
“Respecto de la marcha atrás aun estando dentro de la legalidad, no creo que sea equiparable la ampliación de pistas con la cuestión del trasvase del Ebro. A diferencia de este último caso, la opción de compatibilizar desarrollo y conservación es compartida por los más de 100 ayuntamientos del Pirineo Aragonés (representados por ADELPA), la opinión expresada por la Federación Aragonesa de Montaña y la voluntad política de la práctica totalidad de los grupos parlamentarios aragoneses. Insisto, por lo demás, de nuestra voluntad de mantener un diálogo fluido y constante con todos los agentes en la montaña”.
En 1996, las máquinas entraron en el barranco de Culivillas y Formigal lo transformó en la zona Anayet. Ahora todo sigue indicando que las máquinas volverán a este otro rincón intacto de los Pirineos, de gran calidad ambiental y alto valor paisajístico, para construir casetas, aparcamientos, carreteras de acceso, líneas eléctricas y remontes. Espelunciecha y el Portalet son la zona límite con el Parque Nacional francés de los Pirineos. No es por tanto un 1 por ciento cualquiera de paisaje. “Si un golpe va al ojo te quedas tuerto aunque no sea más del 1 por ciento del cuerpo” compara Martínez de Pisón. Además, como escribió en su artículo “Perdón para Espelunciecha” dificulta y convierte en banal una forma de turismo de montaña sostenible: acitividades de montaña con o sin guía.
Pero además de no resultar comprensible la ampliación de Formigal hacia Espelunciecha desde el punto de vista ambiental, también parece discutible desde el punto de vista socioeconómico. Los contrarios a la moratoria afirman que el proyecto de Aramón significa un impulso económico para las zonas deprimidas de la montaña aragonesa y para asentar su población. El valle de Tena es el segundo valle más rico del Pirineo Aragonés, después de Benasque, con el precio del suelo al mismo precio que en el centro de Zaragoza. La carestía de la vivienda es allí un problema real.

Oportunidad final
Fue Eduardo Martínez de Pisón el encargado de dar lectura al ya conocido Manifiesto Alternativa Blanca, elaborado por la Plataforma, en la jornada del 20 de marzo en el Portalet. Una lectura que le produjo emoción al comprobar la respuesta positiva que estaba y está teniendo la llamada que él mismo hizo con su artículo “Perdón para Espelunciecha” aparecido en diversos medios el pasado otoño y que significó el comienzo de esta lucha conservacionista. Ahora, a mediados de abril, las estaciones cerrarán y pronto entrarán las máquinas acabando con un valle virgen.
Así, pues, una vez más, tal como pedía Martínez de Pisón el pasado otoño: “Solicitamos perdón para el valle de Espelunciecha en el proceso actual de extensión de la estación de Formigal, concretándolo en la concesión a dicho valle de la calificación de Paisaje Protegido o de otra figura que enlace en un solo espacio los territorios preservados del Anayet y de la Reserva de la Biosfera Ordesa–Viñamala, y procediendo a la suspensión inmediata y precautoria de cualquier obra de acondicionamiento en el mencionado valle”.

José Luis MENDIETA

ALBERTO CONTRERAS:” No existe ningún proyecto de ley para la creación de un espacio protegido en Anayet”.

Alberto Contreras es el Director General del Medio Natural, del Departamento de Medio Ambiente de Aragón.

EL PARQUE DEL ANAYET Y LAS CANALES ROYA E IZAS: (…) En estos momentos, no existe ningún proyecto de Ley para la creación de un espacio protegido en Anayet, ni ningún Plan de Ordenación de los Recursos Naturales previsto para esa zona.
El Departamento de Medio Ambiente no debe tomar decisiones apriorísticas sobre futuras conexiones de estaciones, o decantarse por valles, cuando no obran en nuestro poder los proyectos que soliciten estas medidas.

LA AMPLIACION DE ESPELUNCIECHA: “En el caso concreto de la ampliación solicitada por ARAMÓN para las instalaciones de la estación de esquí de Formigal, en el término municipal de Sallent de Gállego, la Declaración de Impacto Ambiental ha seguido todas las garantías que marca la ley, y ha incorporado algunas de las alegaciones presentadas durante la información pública“.
“De hecho, la Declaración de Impacto Ambiental, de 12 de agosto de 2003, limita algunas de las pretensiones del promotor. En concreto, la resolución recorta dos de los remontes previstos en el Valle de Espelunchiecha por su impacto visual, descarta tres pistas, reubica otras, y pospone algunas obras hasta la recepción de documentación más detallada, entre muchas otras medidas correctoras contempladas en el condicionado ambiental. En todo caso, cabe recordar que el órgano sustantivo, que debe otorgar las autorizaciones definitivas para la ampliación, es el Ayuntamiento de Sallent de Gállego, en virtud de la ley urbanística vigente”.
Esta entrevista está íntegra en www.desnivel.com

EDUARDO MARTÍNEZ DE PISÓN: “Los estudios de impacto dan por bueno lo que no lo es”.
Eduardo Martínez de Pisón es catedrático de Geografía y fue Premio Nacional de Medio Ambiente en 1991 por su labor en la defensa de las montañas.

Quizás haya quien plantee el dilema como que más vale una montaña afeada y rica que una montaña bonita pero pobre. Pero ese planteamiento es incorrecto hoy día, pues si la montaña atrae es por sus calidades propias y diferentes a los llanos, no por carecer de sus valores ni por parecerse a lo que no es. Esa disyuntiva está, por tanto, mal expuesta, la realidad es otra, ya que no sólo es legítimamente aspirable y perfectamente conseguible tener una montaña a la vez hermosa y próspera, sino que el mantenimiento futuro del atractivo de esa montaña será la mayor causa del sostenimiento de su prosperidad.
El daño a los paisajes acabará siendo un daño no sólo a la forma y al contenido de la montaña, sino a su atractivo y en consecuencia a su progreso.
No es suficiente la aplicación de la norma actual de «impacto ambiental» cuando se emprende una acción que puede transformar y herir la montaña, porque no alcanza el nivel que aquí planteamos. Siendo indispensable, el estudio del «impacto ambiental» ha de tener muchos fallos cuando se emiten dictámenes que aprueban tantas obras evidentemente negativas. Se ve en sus presupuestos: los hacen las mismas empresas y parten de que la iniciativa de obras es siempre buena, de que dichas obras son incuestionables y que generan inevitablemente impactos que pueden aminorarse. Nunca se suprimen las obras.
La experiencia indica que en numerosos lugares no responden a la realidad, no sólo porque puedan dar por bueno lo que no lo es o porque disimulan cosméticamente con retoques lo que es globalmente rechazable, sino porque no han entendido ni técnica ni culturalmente lo que son esos lugares. Porque no estiman otros tipos superiores de conmoción que, sin embargo, son bien reales y de mayor calado: los impactos en el paisaje.

Eduardo Martínez de Pisón

Texto íntegro en www.desnivel.com

FRANCISCO BONO: “En el plan estratégico no se contempla ninguna actuación por Izas o Canal Roya”.

Francisco Bono es el presidente de Aramón.

EL ESQUí Y LA MONTAÑA EN EL PIRINEO: “La mejora, y en su caso ampliación, de las estaciones de Aramón ocupan una pequeñísima parte del espacio pirenaico (en torno a un 1% de la superficie total). La mayor parte del Pirineo y sus lugares más llamativos como el Aneto, Maladeta, Posets, Perdiguero, Bachimaña, Cotiella, Monte Perdido, Balaitus, Telera, etc. etc., así como sus valles (Ballibierna, Lliterola, Estós, Ordesa) y sus somontanos, no tienen estaciones de esquí ni está prevista su instalación. La mayor parte, y más importante, del Pirineo está para actividades de montaña y así va a seguir. Por cierto, esta actividad también le interesa a Aramón y en sus planes entra ocuparse de ello intensamente más adelante”.

EL PARQUE DEL ANAYET Y LAS CANALES ROYA E IZAS: “Por lo que conozco, la FAM viene proponiendo desde hace años la materialización del Parque Natural del Anayet, pero esto es una competencia de los poderes públicos que podrían acometer –con todas las dificultades que ello comporta– algún plan de ordenación de recursos naturales en el que se fijen los diversos espacios protegidos y su grado de protección. Supongo, repito, que la elaboración de ese plan es muy complejo y no me parece razonable improvisar aquí una respuesta. Lo que sí puedo afirmar es que en el Plan Estratégico de Aramón no se contempla ninguna actuación sobre Canal Roya o Izas”.

LA AMPLIACION DE ESPELUNCIECHA: “Si algo es seguro y contrastable es que la inmediatez de la ampliación es reclamada insistentemente a Aramón por parte de políticos, alcaldes, empresarios y vecinos de los valles, que no quieren esperar más tiempo después de los retrasos de varios años. Por nuestra parte, buscamos con la ampliación una situación competitiva en el mercado del esquí y una garantía de supervivencia frente a otros complejos deportivos nacionales; por eso y por la presión que recibimos de las gentes del valle es por lo que no deseamos incurrir en retrasos injustificados que podrían suponer una vuelta atrás en los niveles de desarrollo que han ido consiguiendo”.
“La ampliación de Formigal, como la de otras estaciones, lleva varios años esperando, o sea que no cabe hablar de urgencias y el hecho de hacerlo en el valle de Tena no es por capricho sino porque los trámites administrativos (largos y costosos) van más adelantados que en otras estaciones. Téngase en cuenta, además, que se dedica más esfuerzo a modernización y mejora de instalaciones que a la pura ampliación”.

Esta entrevista está íntegra en www.desnivel.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.