Olimpijadas

            Pensar en un Pirineo convertido –más aún de lo actual- en sucesión de toboganes y laberintos de hierro y hormigón para batir marcas, allí donde lo primero que se habrá batido habrá sido el territorio, me causa una indignación similar a la que en su día me produjo la nominación de Zaragoza para aquella Expo que en nombre del agua, con caudales más monetarios que hídricos, desdibujó ideales, selló conciencias y creó tensiones entre colectivos del mundo ecologista.

             Afortunadamente en esta ocasión, por si las condiciones de nuestro escenario no fueran suficientemente malas para que prospere la candidatura aragonesa -¿cuántos intentos van ya…?-, Barcelona nos ha echado una mano, obligando con su rivalidad a debilitar el apoyo que desde altas esferas pudiera concederse a la apuesta por celebrar unas olimpiadas blancas en Aragón. Además, para mayor tranquilidad de cuantos nos oponemos a este nuevo disparate –del cual lo único seguro es que no saldrá gratis a los ciudadanos rasos-, a la vista de lo sucedido con la Expo –y con la post-expo del Parque del Agua con sus edificios abandonados- nuestros políticos más iluminados van a tener difícil encontrar firmas de solvencia moral, rostros amables que avalen esa entelequia y la maquillen de bondades.

            Mas no faltarán voluntarios anónimos dispuestos a disfrazarse de muñeco de nieve o de lo que sea preciso para sentirse útiles -¡con la de actividades en que podrían volcar su generosidad!-, ni faltará quien, desde la desinformación, abogue por ese progreso de cortar cintas y recibir a delegaciones entre protocolos y puñetas de alcurnia para salir un poco en la tele. Pero, frente a la ignorancia manipulable, ahí estarán –nadie lo dude- las treinta mil firmas de firmeza y sensatez –sí, las que en su día despreció el Gobierno de Aragón- reclamando respeto y cordura para la montaña.

             Disfrutemos. Sumemos carcajadas, que es lo único positivo de este delirio blanco. Aragoneses, como novedad de nuestro carnaval –Gran Scala, Expo-Paisajes, ampliación ladrillar de estaciones de esquí, balneario de Panticosa abierto sin protección antialudes, Canfranero en vía muerta, Mularroya “porque sí”…-, ahora estamos de olimpijadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.