La mesa de las montañas debate los puntos exigibles a los planes de esquí

El documento que el martes tendrá encima de la mesa la Mesa de las Montañas recoge los quince puntos que, de ser aprobados, serían exigibles a cualquier proyecto relacionado con la nieve, incluidos unos Juegos Olímpicos. «Hemos sido capaces de acercar posiciones. Si somos capaces de cerrar conclusiones, habremos dado un paso muy significativo», explica Nacho Celaya, director general de Participación Ciudadana del Gobierno aragonés.

El presidente Marcelino Iglesias encargó el 14 de abril del 2009 a este departamento, dependiente de Presidencia, la creación de una mesa en la que todos los sectores hablaran de los contenidos de la futura Ley de la Montaña, una de sus promesas para esta legislatura. Y el plazo acordado fue hasta finales de marzo.

El listado de esos quince criterios –consecuencia del documento con 55 puntos firmado el 31 de julio– tiene como fin último obtener «un compromiso ante cualquier proyecto que afecte a territorios de montaña».

La mesa de las Montañas lo componen, como actores fundamentales, representantes de las entidades locales del Pirineo (Adelpa) y de la Plataforma en Defensa de las Montañas. Además de la CREA, sindicatos agrarios, Federación Aragonesa de Montañismo, Instituto Pirenaico de Ecología, comarcas de montaña de Teruel y el propio Ejecutivo.

Según Celaya, el guión seguido en las reuniones se ha asentado en tres ejes: la protección de los espacios singulares, el apoyo al desarrollo y al bienestar de los habitantes y la regulación de los usos. Un primer paso para «elaborar una Ley de la Montaña que permita vivir a la gente con dignidad y con un desarrollo sostenible desde el punto de vista económico, social y medioambiental». No obstante, será la propia mesa la que decida ahora cuáles son sus últimos pasos.

La clave: asentar población respetando el medio ambiente

Los quince puntos que componen el documento son, resumidos, los siguientes:

 

1. Lograr la máxima adaptación del esquí a la morfología de las montañas.

2. Garantizar la participación de la población local en la toma de decisiones.

3. Mejorar las condiciones de vida de las poblaciones del entorno, con iniciativas empresariales locales.

4. Explicar de forma transparente la rentabilidad económica y social del proyecto.

5. Estudiar los distintos escenarios del cambio climático y sus efectos.

6. Garantizar la reversibilidad de las diversas instalaciones e infraestructuras.

7. Garantizar la calidad en la gestión, diseño y promoción del modelo de esquí.

8. Garantizar la reinversión de los beneficios en mejoras del proyecto y de la zona.

9. Crear empleo y mejorar la accesibilidad a la vivienda.

10. Contar con los proyectos con antelación suficiente a la adopción del resultado final, así como el estudio básico encargado por el Gobierno aragonés sobre dicho sector.

11. Favorecer y asegurar la compatibilidad con los usos agroganaderos.

12. Evitar urbanizaciones en altura, respetar el paisaje urbano y la arquitectura local.

13. Respetar los distintos plantes de recuperación o conservación de especies.

14. Desarrollar un Plan de Transporte y Movilidad para el entorno de la estación.

15. Garantizar el control de medidas correctoras y protectoras de cada estudio de impacto ambiental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.