Miles de personas exigen una ley de la montaña

Las personas que se manifestaban tuvieron palabras contra la ampliación de Formigal, que consideraron «un auténtico atentado ecológico» como, según decían los manifestantes, «lo que está sucediendo en Espelunciecha».

Muchas de las personas que se manifestaron eran las mismas que hace dos meses firmaron para pedir una ley de protección de las montañas. La comisión promotora de esta iniciativa legislativa consiguió reunir las 30.000 firmas que pide la ley para que se pueda debatir en las Cortes una determinada cuestión. Sin embargo, el PSOE y el PAR votaron en contra de emprender esa ley, con lo que fracasó lo que demandaban. El PP se abstuvo y sólo CHA e IU apoyaron la reivindicación popular.

AMBIENTE LÚDICO Diablos con artefactos pirotécnicos, percusionistas que animaban la marcha, ciclistas con sus bicis en la mano, familias enteras, amigas y curiosos que se incorporaban a la marcha, recorrieron unos 800 metros con pancartas contra Aramon, la empresa participada por Ibercaja y el Gobierno de Aragón y que gestiona las principales estaciones de esquí de la comunidad autónoma.

Unos falsos penitentes arrastraban los ladrillos que simbolizaban «la especulación», mientras, a la cabeza, tres personas llevaban las caretas del presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, el vicepresidente, José Ángel Biel, y el consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné. El lema de la protesta era En defensa de las montañas de Aragón, y la pancarta era portada por varios representantes de colectivos ecologistas, la CGT, la comisión promotora de la Iniciativa Legislativa Popular y varios representantes de IU –Adolfo Barrena y José Manuel Alonso– y de CHA –Chesús Yuste y Yolanda Echeberría.

Al final de la marcha, que transcurrió con un gran ambiente lúdico y reivindicativo, el escritor y colaborador de EL PERIÓDICO José Luis Corral leyó un manifiesto en el que pidió la movilización ciudadana en favor de la naturaleza y solicitó la paralización de las obras en el Pirineo, «el desmonte de laderas» y la sensibilidad de las Cortes de Aragón en esta materia. «Tenemos derecho a gozar de la naturaleza y el privilegio de vivir en armonía», aseguró Corral durante la lectura del manifiesto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.