Los habitantes de neril y seniú desalojados vuelven a sus casas

HERALDO DE ARAGON

Los habitantes de Neril y Seniú desalojados vuelven a sus casas

Durante este sábado, los medios aéreos han seguido trabajando «intensamente» aprovechando unas condiciones meteorológicas más favorables que en días pasados.

Los habitantes de Neril y Seniú, desalojados por el incendio en la Ribagorza, ya vuelven a sus casas, según han informado fuentes del Gobierno de Aragón.

Durante este sábado, los medios aéreos han seguido trabajando «intensamente» aprovechando unas condiciones meteorológicas más favorables que en días pasados y esto ha permitido que, junto a la labor realizada por las unidades terrestres, los vecinos de Señiú y Neril puedan volver a sus casas al dar por asegurados esos núcleos, y que permanezca abierta la N-260.

Con respecto al operativo del incendio, se ha trabajado principalmente en las zonas de Denuy y Montanuy, al noreste de Castanesa.

Tanto las unidades helitransportadas como el helicóptero bombardero Kamov, así como los tres hidroaviones del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, están actuando con normalidad y abundando en la zona este, próxima a Cataluña, donde hay mayor actividad del fuego para mantener la distancia de control hasta los límites con esta Comunidad.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Modesto Lobón, que está acompañado por el director general de Gestión Forestal, Roque Vicente, continúa en la zona.

Además, la directora general de Bienestar Social, Cristina Gavín, que desde el jueves también permanece en la zona, ha hecho hincapié en «el excelente trabajo de estos profesionales para atender a la población».

Por su parte, la presidenta del Gobierno de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, ha seguido el operativo desde el Centro de Coordinación de Emergencias SOS Aragón 112, ubicado en el Edificio Pignatelli.

Los medios coordinados por el Gobierno de Aragón que siguen trabajando son seis cuadrillas terrestres (Ayerbe, Somontano, Calatayud, Planizar, Los Mallos y Alto Matarraña), tres cuadrillas helitransportadas del Gobierno de Aragón (Alcorisa, Peñalba y Ejea), así como otra perteneciente a Castellón, el helicóptero bombardero Kamov, la BRIF de Ruente (Cantabria), los dos helicópteros de la UME (extinción y coordinación) y los tres hidroaviones del Ministerio.

Además, 12 autobombas de la UME y 5 nodrizas de abastecimiento, otras 15 autobombas de distinta procedencia como la Comarca de la Ribagorza, Ayuntamiento de Huesca, Ayuntamiento de Zaragoza, Diputación de Provincial de Zaragoza y 12 bomberos de la Diputación Foral de Navarra.

Paralelamente, actúan también los efectivos de la UME con dos secciones que suman más de 100 hombres, equipos sanitarios, policía militar y 4 Bulldozer de maquinaria pesada.

Todavía no han podido volver a sus casas los ciudadanos de Castanesa, Benifons, Ardanuy, Noales, Erberá, Llagunas, Ribera, Ardanué, Fonchanina, Denuy, Carots y Xiscarri, pertenecientes a los municipios de Montanuy y de Laspaúles.


EL PERIODICO DE ARAGON

«No habrá más desalojos»

El responsable del 112 lamenta las condiciones metereológicas desfavorables y confía en que la disminución de la fuerza del viento permita atacar hoy el fuego «con más eficiencia»

Roque Vicente, responsable del 112 y jefe del operativo que lucha contra el fuego declarado en la zona, estuvo ayer todo el día en el puesto de mando avanzado situado cerca del col de la Espina, a 1.407 metros de altitud, entre los valles de Castanesa y el de Benasque. Desde ese lugar, el máximo responsable del dispositivo antiincendio observó la evolución de las labores de extinción, con tres helicópteros que se turnaban lanzando agua sobre las llamas en las montañas que separan Aragón del valle de Arán.

Vicente se congratuló de los progresos que había deparado la jornada, aunque lamentó las condiciones adversas que habían impedido mejores noticias. «Ha habido avances, hemos empezado con un frente que ha alcanzado los 10 kilómetros y que ahora está reducido a siete», afirmó. Con todo, no quiso mostrarse optimista. Era por la tarde, empezaba a faltar la luz y la operación estaba a punto de suspenderse hasta el día siguiente. «No hemos tenido suerte con las condiciones atmosféricas», aseguró Vicente, que recalcó que «ha hecho mucho viento y eso ha impedido que se hayan empleado a fondo los medios aéreos, hasta el punto de que un helicóptero Kamov y un hidroavión han tenido que darse media vuelta y volver a sus bases porque las ráfagas no les permitían actuar», añadió.

Sin embargo, a primera hora de la tarde el viento amainó y entraron en acción tres helicópteros que lucharon sin descanso con las llamas en cuatro focos diferentes, ayudados por 300 hombres en tierra. Los helicópteros utilizaron agua que cogían de los lugares más insospechados, como la piscina del camping de Laspaúles y el embalse de Canelles.

MENOS VIENTO «Las predicciones del tiempo dicen que mañana hará menos viento, de forma que podremos luchar de forma más eficiente contra el fuego», afirmó Vicente, que subrayó que la evacuación de las aldeas había sido una medida de carácter preventivo, «para garantizar la seguridad de las personas». «Pienso que no será necesario desalojar más pueblos», afirmó.

Vicente no quiso pronunciarse sobre la causa del incendio. «Se abrirá una investigación», señaló, aunque indicó que se estudiaba la posibilidad de que se hubiera producido un arco fotovoltaico en una línea de media o de alta tensión. Sin embargo, precisó que esa interpretación no deja de ser una conjetura, como la que atribuye el incendio a una chispa eléctrica propagada por el viento, tal y como había manifestado pocas horas antes la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, que visitó la zona devastada por las llamas.

Asimismo, también se acercó al lugar de la catástrofe natural el expresidente del Gobierno de Aragón y, en la actualidad, portavoz del grupo socialista en el Senado, Marcelino Iglesias, natural de Bonansa, que dista solo 12 kilómetros del valle de Castanesa. «Es un desastre total», manifestó Iglesias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.