Una decena de pueblos de la ribagorza, evacuados por un incendio

HERALDO DE ARAGON

Una decena de pueblos de la Ribagorza, evacuados por un incendio

Los vecinos de una decena de pueblos de la Ribagorza han sido evacuados por la cercanía del fuego que avanza con rapidez por el fuerte viento que azota la zona.

Un incendio declarado en las inmediaciones del municipio oscense de Castanesa ha obligado a evacuar a su población así como a otros núcleos como Benifons, Ardanuy, Noales y Erverá, pertenecientes a Montanuy sin que se haya producido ningún daño personal, sin que hasta el momento se conozcan las causas del mismo.

Fuentes del Gobierno de Aragón, confirmaron, en la mañana de este viernes, que aunque el fuego no ha podido ser todavía controlado, debido sobre todo a las complicaciones derivadas del fuerte viento y la orografía del lugar, durante la noche se ha llevado a cabo una importante labor para asegurar los núcleos urbanos ya evacuados, que por el momento no corren peligro.

En total, más de una decena de pequeños pueblos (Castanesa, Benifons, Ardanuy, Noales, Reverá, Neril, Llagunas, Ribera, Ardanué, Señiú, Fonchanina, Denuy, Carots y Xiscarri) se han visto afectados por las llamas.

Aproximadamente han sido 100 personas las evacuadas por efectivos de la Guardia Civil.

Se trata de localidades de la comarca de la Ribagorza con muy escasa población, el mayor de ellos Castanesa, con 45 habitantes censados en el 2007, mientras que Benifons cuenta con unos 18. Hasta las inmediaciones de estos núcleos se ha trasladado el consejero de Agricultura Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Modesto Lobón, acompañado por el director general de Gestión Forestal, Roque Vicente, para seguir los trabajos de extinción del fuego cuyo origen todavía se desconoce.

Lobón ha cifrado entre 400 o 500 hectáreas las zonas afectadas por el fuego, pero se trata de una cifra provisional aproximada que no se podrá confirmar hasta que se pueda llevar a cabo un reconocimiento desde el aire.

El incendio se declaró este jueves pasadas las 17.30 y se ha visto agravado por el fuerte viento que sopla en la comunidad aragonesa durante todo el día y que hace avanzar el fuego rápidamente de norte a sur. La Guardia Civil de Tráfico ha cortado por el momento la carretera entre Castejón de Sos y el cruce con la N-230, así como un tramo de la N – 260.

Operativo antiincendios del Gobierno de Aragón

El operativo antiincendios coordinado por el Gobierno de Aragón está compuesto por aproximadamente 300 miembros, que continúan trabajando en las labores de extinción del incendio.

En concreto, en lo que se refiere a medios propios del Gobierno de Aragón están actuando cinco cuadrillas terrestres (Somontano, Teruel, Calamocha, Valderrobres y Ayerbe), tres unidades helitransportadas (Alcorisa, Ejea y Peñalba), y tres autobombas (Labuerda, Alcolea y Adahuesca). . Asimismo están trabajando también bomberos de Huesca y efectivos de Protección Civil de la Ribagorza (tres vehículos y 11 bomberos), así como dos unidades de bomberos de Zaragoza con una bomba rural y un nodriza pesado de 12.500 litros.

El dispositivo se completa con 2 autobombas procedentes de la Comunidad Foral de Navarra, dos secciones deun total de 100 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias con 9 autobombas y 3 nodrizas, además de soporte logístico. También se encuentra desplazado en la zona un equipo sanitario, además de miembros de la Policía Militar.

A lo largo del día y si las condiciones meteorológicas lo permiten, se incorporarán un hidroavión y un helicóptero, así como la Brigada de Refuerzo de Incendios Forestales (BRIF) de Daroca.

El Gobierno lo sigue de cerca

La presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, se ha incorporado al centro del puesto de mando avanzado situado en Neril, y estará acompañada por el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Modesto Lobón, que ha estado al frente durante toda la noche.

Asimismo, el consejero de Política Territorial e Interior, Antonio Suárez, está siguiendo los movimientos y detalles desde el Centro de Coordinación de Emergencias SOS Aragón 112, ubicado en el Edificio Pignatelli.


 HERALDO DE ARAGON

El incendio no está controlado pero «los pueblos están a salvo»

Según el consejero Modesto Lobón, «la única solución» posible es intervenir por aire, pero el fuerte viento, con rachas que han alcanzado los cien kilómetros por hora, «impide que se vaya por aire», ha apuntado el consejero.

El incendio declarado en la comarca oscense de la Ribagorza continúa a esta hora «sin control», aunque los núcleos urbanos de la zona están a salvo del fuego, según ha indicado el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Modesto Lobón.

«La seguridad de los núcleos está asegurada» después de trabajar en ello toda la noche, pero «el incendio no está controlado», ha insistido Lobón, quien ha explicado que el fuego está «en zonas muy altas» y el acceso por tierra es «prácticamente imposible».

Así, «la única solución» posible es intervenir por aire, pero el fuerte viento, con rachas que han alcanzado los cien kilómetros por hora, «impide que se vaya por aire», ha apuntado el consejero.

A esta hora, el viento ha amainado algo y sopla a una velocidad media de 46 kilómetros por hora, pero parece ser que en unas dos horas bajará a 40, y es entonces cuando todos los medios aéreos, que se encuentran preparados, podrán intervenir en las labores de extinción del fuego, que se declaró a las 17.30 horas de ayer.

«Hay esperanza de que cambiando la meteorología dé un giro sustancial la situación«, ha indicado Lobón, quien ha estado toda la noche en la zona, siguiendo de cerca el trabajo de las cuadrillas.

En este sentido, y sobre cuándo se podrá dar por controlado el fuego, el consejero ha dicho que es «difícil» hacer una estimación porque depende de las condiciones meteorológicas, pero lo importante a su juicio es que hay esperando seis helicópteros y un hidroavión, y eso es una «fuerza importante».

Los afectados están bien

Mientras tanto, los cien vecinos de los pequeños núcleos de población de Castanesa, Benifons, Ardanuy, Noales, Erberá, Neril, Llagunas, Ribera, Ardanué, Señiú, Fonchanina, Denuy, Carots y Xiscarri, pertenecientes a los municipios de Montanuy y de Laspaules, que ayer fueron desalojados, se encuentran «bien físicamente» aunque «con la tristeza lógica de la situación».

Están alojados en dos hoteles, tranquilos porque ellos no han sufrido ningún daño y tampoco sus enseres, pero «están deseando volver a sus casas» aunque no lo harán hasta que «haya absoluta garantía de que no hay ningún riesgo».

Hipótesis

Respecto a las causas de este «gran incendio», que tiene «distintos focos», los expertos creen que ha sido una chispa eléctrica, pero también se tiene que tener en cuenta «lo seco que está todo» como consecuencia de la sequía que sufre la zona, en la que no ha llovido desde hace varios meses, y el fuerte viento, con rachas de hasta cien kilómetros por hora.

El presidente de la comarca de la Ribagorza, José Franch, ha asegurado  que el fuerte viento y la superficie arbolada por donde se extienden con rapidez las llamas es motivo de continua preocupación entre los vecinos de las poblaciones más cercanas.

A esta situación se suma la imposibilidad de que los numerosos medios aéreos desplazados a la zona sobrevuelen los frentes por los que evoluciona el fuego para verter agua.

Franch, que se encuentra en el núcleo desalojado de Noales, ha asegurado que sus alrededores están «arrasados en su totalidad» y ha reiterado la preocupación que genera la violencia de un incendio que se extiende con rapidez y que avanza por zonas de difícil acceso.

Efectivos sobre el terreno

El operativo antiincendios, coordinado por el Gobierno de Aragón, está formado por unas 300 personas: cinco cuadrillas terrestres (Somontano, Teruel, Calamocha, Valderrobres y Ayerbe), tres unidades helitransportadas (Alcorisa, Ejea y Peñalba) y tres autobombas (Labuerda, Alcolea y Adahuesca).

Completan el equipo el director de extinción, dos técnicos de apoyo, el vehículo del puesto de mando avanzado y diez agentes de protección de la naturaleza, como medios propios del Gobierno de Aragón, informa el Ejecutivo.

También intervienen medios de Protección Civil de la Comarca de La Ribagorza, camiones de bomberos de Huesca, Zaragoza y Navarra -este último con el apoyo de doce operarios-, así como dos secciones de la Unidad Militar de Emergencias, formadas por cien personas.


 EL PERIODICO DE ARAGON

El fuego calcina ya mil hectáreas en el Pirineo

Más de 900 hectáreas de terreno quemadas y diez núcleos de población desalojados. Cien personas tuvieron que pasar la noche fuera de sus casas, la mayoría en municipios vecinos. Es el primer balance del incendio declarado ayer en el valle de Castanesa y que al cierre de esta edición seguía activo. Las fuertes rachas de viento y la sequedad del terreno complicaron las tareas de extinción. Las causas que originaron las llamas se desconocen de momento.

Las versiones sobre los municipios evacuados eran ayer contradictorias. El acceso a la zona no es sencillo. El Gobierno de Aragón difundió un comunicado de prensa en la que se explicaba que los vecinos de Castanesa, Benifons, Ardanuy, Noales y Erverá, pertenecientes al municipio de Montanuy, tuvieron que dejar sus casas. Desde el Ayuntamiento de Laspaúles añadieron a este lista otros cinco núcleos, Ardoné, Llaunas, Señin, Nevil y Denuy. De todos ellos, solo Castanesa sufrió daños, todavía por determinar, pero ardieron varias viviendas y no se descartaba, a última hora de ayer, que el municipio pudiese quedar arrasado.

TRES FRENTES ACTIVOS El operativo antiincendios está compuesto, en estos momentos, por aproximadamente 150 efectivos y alcanzará los 300 miembros, a lo largo de la noche, para continuar trabajando en las labores de extinción del incendio declarado en el área de Castanesa, perteneciente a la comarca de la Ribagorza. A última hora de ayer el fuego tenía tres frentes activos y descontrolados. El dispositivo dispuesto por la comunidad autónoma se completó con afectivos de la Generalitat, de Navarra y sobre la 1.00 de la madrugada se incorporaron en oleadas de 25 personas los miembros de la Unidad Militar de Emergencia (UME).

El Gobierno de Aragón envió cuatro cuadrillas terrestres, tres camiones autobombas junto con tres técnicos de extinción de incendios, diez agentes de Protección de la Naturaleza y el puesto de mando avanzado. Además de bomberos de Huesca y efectivos de Protección Civil de la Ribagorza –tres vehículos y 11 bomberos–.

El dispositivo se completó con dos autobombas procedentes de la Comunidad Foral de Navarra, 75 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias con nueve autobombas y tres nodrizas, y su soporte logístico. Está prevista la incorporación del resto del batallón de la UME hasta completar un total de 200 efectivos. También Se desplazó a la zona un equipo sanitario, además de miembros de la Policía Militar.

Las labores de extinción del incendio se vieron dificultadas por el fuerte viento que azota la zona. El consejero de Medio Ambiente, Modesto Lobón, se desplazó a primera hora de la tarde hasta la Ribagorza. «La situación es muy complicada». De esta forma tan lacónica resumía la angustia que se vivió durante toda la tarde y la noche en el Pirineo aragonés. Las condiciones adversas no invitaban al optimismo. «Tenemos que ser realistas y reconocer que no será fácil, pero hemos puesto todos los efectivos en la zona».


EL PAIS

Controlados dos de los cinco incendios forestales en el Pirineo

El fuego ha calcinado más de 1.200 hectáreas en cuatro municipios de Lleida y uno de Huesca

Dos de los cinco incendios forestales que han arrasado desde ayer  más de 1.200 hectáreas en el Pirineo de Lleida y Huesca, están en fase de control. Se trata del de Montanisell, en el municipio leridano de Coll de Nargó, y el de Viu de Llevata, en el municipio de Pont de Suert. Los bomberos confían en que el descenso de la intensidad del viento permita hoy controlar el resto de los fuegos, que han obligado evacuar a unas 120 personas, 70 de 14 localidades de Huesca y 50 en Lleida, además otras 12 personas han tenido que ser atendidas por el Sitema de Emergencias Médicas, entre ellas un bombero, por afecciones leves. La mejora de las condiciones meteorológicas ha permitido que los medios aéreos (cuatro aviones de vigilancia y ataque y cinco helicópteros) hayan podido sumarse a los equipos de extinción en Lleida, algo que no pudieron hacer el jueves y que contribuyó a que las llamas se propagaran de forma descontrolada. Además, en la mañana de este viernes se ha incorporado en Lleida un helicóptero Kamov del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino.

La noche y madrugada se han hecho interminables para los habitantes de las tres comarcas del Pirineo de Lleida –Pallars Sobirà, Alt Urgell y Alta Ribagorça- y en la zona de castesana de Huesca afectadas por los cinco incendios forestales que, por causas que se están investigando, se declararon el jueves al mediodía con apenas una hora y media de diferencia. Los bomberos han iniciado a primera hora de este viernes los trabajos de extinción del fuego, que ya ha calcinado unas 1.200 hectáreas.

Un centenar de vehículos y 300 efectivos de los Bomberos de la Generalitat han trabajado durante toda la noche para intentar acotar el perímetro de los incendios. En estos momentos, los bomberos de la Generalitat están trabajando en todos los frentes, en el incendio de Baix Pallars, donde hay dos puntos de fuego muy activos en la zona del Bosc del Comte y se trata de evitar su propagación hacia una zona más boscosa. El perímetro de este incendio no ha crecido durante la noche, pero el fuego ya ha arrasado unas 700 hectáreas de vegetación. Los únicos núcleos de población que siguen desalojados son los de Enseu y Baén, con siete personas afectadas que no han podido volver a sus casas.

Lugar de los incendios.  / El País

El incendio que preocupaba más a los equipos de emergencia es el de Viu de Llevata, en el municipio de Pont de Suert, ya bajo control, porque durante la noche el fuego llegó al fondo del barranco de Viu y avanzó hacia el este, en dirección a Solà de Viu, una zona de difícil acceso. En este lugar, donde ya han ardido 225 hectáreas de vegetación forestal, siguen trabajando 27 vehículos terrestres y 80 efectivos de los bomberos.

También se ha trabajado durante toda la noche en el incendio declarado en Calbinyà, en el municipio urgellense de Valls de Valira, donde han sido desalojadas 12 personas, que pasado la noche en casas de familiares y en un albergue. Aquí el perímetro del fuego ha crecido por la parte sur y, después de superar la zona conocida como el Roc del forat del gat, ha llegado al barranco de la Morera. El perímetro más estable es el del flanco derecho, mientras que en el izquierdo hay varios puntos activos. En la zona trabajan 25 dotaciones terrestres de los bomberos de la Generalitat y del Principado de Andorra, además de cuatro aviones y un helicóptero. La superficie calcinada es de unas 200 hectáreas.

En la zona de Castesana en Huesca trabajan 300 personas y una unidad militar de emergencias del batallón 4 de Zaragoza con 210 soldados se ha desplazado al área afectada  así como 12 bomberos del Gobierno de Navarra para colaborar en la extinción de fuego en el que trabajan medios aéreos además de cinco escuadrillas terrestres, tres unidades halitransportadas y tres autobombas. En esta área han tenido que ser evacuadas 14 localidades: Castesana, Benifons, Ardanuy, Noales, Erberá, Neril, Llagunas, Ribera, Ardanué, Señiú, Fonchanina, Denuy, Carots y Xiscarri.

Los responsables de los equipos de extinción admiten que se están enfrentando a una situación excepcional debido a la sequía del terreno por falta de lluvias, al viento y a las dificultades del terreno, pero confían en poder controlar los incendios a lo largo del día de hoy.

Los agentes forestales están investigando el origen de los incendios y trabajan con la hipótesis de que tres de ellos se hayan debido a incidentes eléctricos por caída de cables al suelo a causa de las fuertes rachas de viento, en algunos casos superiores a los 100 kilómetros por hora.

El incendio declarado también ayer en la parte de la Ribagorça aragonesa, en Montanuy, mantiene cortada la carretera N-260 en ambos sentidos a lo largo de cincuenta kilómetros de las provincias de Huesca y Lleida.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.