Las estaciones ultiman los preparativos para inaugurar la temporada a final de este mes

HUESCA. Colocar las colchonetas en las pilonas de los telesillas y los arrastres, extender kilómetros de redes para delimitar las pistas y, sobre todo, en las zonas más peligrosas, montar las máquinas pisapistas, realizar las últimas revisiones en los remontes y probar los sistemas de innivacion artificial. La cuenta atrás ya está en marcha y las estaciones de esquí del Pirineo trabajan a destajo para tenerlo todo listo a finales de este mes de noviembre. Y es que los cinco complejos tienen la vista puesta en el último fin de semana del mes para la inauguración de una temporada que se prevé larga, ya que la Semana Santa, fecha en la que suelen clausurar sus pistas, no llegará hasta la segunda quincena del mes de abril.
  
La última puesta a punto la realizan las estaciones con más o menos un 20% de la plantilla incorporada –en la mayoría de los casos lo forman los empleados fijos de cada complejo–. No hay tiempo que perder ya que solo quedan 27 días para dar el pistoletazo de salida y muchos de los trabajos que quedan por realizar deberán estar antes de que caiga la primera gran nevada. «Ahora es más fácil moverse que cuando hay nieve», explica Roberto Morales, director de la estación de Panticosa. En esta estación, calcula, se colocarán entre 400 y 500 colchonetas para salvar obstáculos como las pilonas de los remontes y aunque no puede precisar la cifra, sí habla de kilómetros de redes para delimitar las diferentes pistas cuando son paralelas y también junto a los cortados, para evitar caídas.
 
Revisión especial en la telecabina
 
En Panticosa este año, además, es especial ya que la telecabina cumple 15 años y debe pasar una revisión más a fondo. «Estamos ultimando los detalles para hacer las pruebas la semana que viene», señala Morales. «El primer examen –explica- lo realizamos antes del verano, en la estación motriz. Tras acabar la temporada estival, se han desmontado las pilonas para revisarlas. Ahora mismo ya se están empalmando los cables para probarla y pasar el último ensayo». Morales subraya que el resto de remontes ya han pasado las correspondientes inspecciones que marca la ley.
 
Pero en Panticosa, por su situación –la estación está en un monte al que en invierno solo es posible llegar en arrastres–, también deben aprovechar para llenar los depósitos de gasoil y propano antes de que la nieve impida a los camiones llegar hasta la base. Y es que todavía no ha caído ninguna gran precipitación, pero el paisaje se tiñe de blanco casi todas las mañanas. «Sale el sol y se va, no dura ni dos horas –subraya–, pero las temperaturas van bajando». Eso vendrá bien cuando llegue la primera gran nevada.
 
Al igual que en Panticosa, también se trabaja sin descanso en el resto de complejos del holding de Aramón (Cerler y Formigal en el Pirineo, y Valdelinares y Javalambre en Teruel) y también en Astún y Candanchú. En esta ultima, con más celeridad si cabe ya que el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) al que se sometieron los empleados durante cuatro meses debido a su delicada situación económica, desde junio hasta fin de septiembre, ha obligado a realizar los preparativos con menos tiempo. «Contrarreloj», afirma Jorge Navarro, responsable de comunicación. Algo más de 30 personas están ahora mismo en la empresa, que continua con las revisiones habituales y obligatorias de los telesillas, colocando protecciones en las pilonas, etc.
 
En la estación, además, trabajan en las novedades que presentarán para esta temporada. La compra de una máquina pisapistas (llegó el miércoles), la apertura de un nuevo punto de restauración con terraza en la zona de Pista Grande y un alquiler son tres de las novedades que prepara la estación que, desde el verano, tiene también una oficina de información y venta de forfaits en la ciudad de Jaca. De fechas de apertura prefieren no hablar, aunque reconocen que si las condiciones se dieran para finales de noviembre, abrirían, y si es antes, también lo harían.
 
El mismo objetivo tiene Astún. «Como siempre, abrir cuánto antes», dijo Andrés Pita, director comercial del complejo. «Trabajamos con la previsión del puente de la Constitución –reconoce–, pero si se pudiera la semana anterior, se haría. Es la época donde más ganas se acumulan, los aficionados llevan meses sin calzarse los esquís».
 
En estos días previos, al igual que el resto de complejos, trabajan en la puesta en marcha de los remontes, cuyas revisiones ya han realizado, en las redes de fibra y en la sustitución de la pilona eléctrica que un alud arrancó el pasado invierno. De novedades adelantó que lo único que habrá este año será la apertura de una oficina de venta en Jaca, como ya ha hecho desde el verano y con bastante éxito Candanchú.
Artículo anteriorArtículo siguiente

LA DEUDA, HASTA 2023

La refinanciación de la deuda de Aramón ya está firmada. El holding, después de rubricar el jueves el convenio al que ha llegado con los bancos a los que adeuda dinero, tiene un plazo de 10 años para realizar los pagos, frente a los 3 de los que disponía hasta ahora.
 
Esta refinanciación abarca el grueso de la deuda que tiene la empresa dueña de cinco complejos de esquí en Aragón. Concretamente a 71 de los 78 millones de euros que adeuda. El holding, que presentó un detallado plan de negocio a los bancos para convencerles de que es posible llegar a los pagos, afrontará las amortizaciones con los ingresos que genere la actividad de las estaciones de esquí, salvo que se repita otra temporada catastrófica y tenga que recurrir a nuevas ampliaciones de capital.
 
La operación ha pasado por concentrar el grueso de la deuda en un crédito sindicado de 59 millones con varias entidades: La Caixa, BBVA, Banco Popular, Bankia y Bankinter. Otros 12 corresponden a una cuenta de crédito con Ibercaja, dueña del 50% de las acciones del grupo de la nieve. El resto de la cuantía, unos 8 millones, se mantiene con las mismas condiciones que tenía hasta ahora y un periodo de vencimiento a corto y medio plazo. En este paquete se incluyen los créditos de Formigal y de Nieve de Teruel y el ‘leasing’ de la compañía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.