El esquí, motor de empleo

Los primeros trabajadores contratados se incorporarán a mediados de noviembre, puesto que las estaciones abrirán el último fin de semana de este mes. Aunque, como es habitual, se hará de forma progresiva y conforme evolucione la carga de trabajo y el volumen de visitas a las pistas.
Aramón busca un perfil de trabajador muy específico: Personas responsables e involucradas en la empresa; de espíritu joven, dinámicas y sociables; amables y con ilusión; con ganas de aprender y que siempre tengan una sonrisa para los clientes y para el resto de sus compañeros. Además este año se ha reducido notablemente la edad de los aspirantes, de unos 18 a 25 años –algo más joven que los del pasado año, que eran entre 25 y 35 años–.
Según informaron desde Aramón, los datos registrados en esta campaña, suponen un 44% más de candidatos respecto al pasado año, cuando se recogieron cerca de 9.000 solicitudes. La Web de empleo recogió una media de 400 solicitudes diarias en algo menos de un mes –del 30 de septiembre al 23 de octubre–, lo que se ha traducido en más de 60.000 inscripciones en alguna de las ofertas abiertas, con una media de cinco inscripciones por candidato en cada una de ellas.
Plan de ajuste
A partir de ahora, se seleccionarán las candidaturas recibidas que más se adapten al perfil de las ofertas de empleo. Personal de Aramón se pondrá en contacto con aquellos candidatos preseleccionados. Los aspirantes elegidos pasarán a la fase de entrevistas, que se desarrollarán durante este mes de noviembre. El Instituto Aragonés de Empleo (Inaem), como ya ocurriera en años anteriores, colaborará con el proceso de selección.
La sociedad pública aprobó el pasado año un plan de ajuste, que preveía recortes tanto en los salarios como el número de trabajadores que debían trasladarse a las diferentes sedes.
Sin embargo, fuentes de la dirección de Aramón aseguraron que no se iban a aplicar las recomendaciones que se extraían de un informe elaborado por la consultora Price Waterhouse. «En las estaciones ya en han tomado las medidas necesarias en materia en personal», apuntaron. Otra cosa bien distinta es lo que ocurrirá con los empleados y directivos que están en las oficinas de Zaragoza. Las mismas fuentes señalaron que algunos salarios son muy elevados y se están estudiando vías de ahorro que pasarían por reducciones en los sueldos, aunque tampoco se descartan los despidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.