Las estaciones de astún y formigal podrían unirse a través de tres remontes

Nadie duda de que la unión de Astún y Formigal, si se lleva a cabo, será por Canal Roya. Pero para la conexión se barajan varias posibilidades, una de las cuales plantea el enlace con tres remontes, la creación de cinco nuevas pistas y la ampliación del dominio esquiable en 7,5 kilómetros, superando entre las dos los 185 km.

Esta es la opción que tiene más posibilidades de salir adelante y que cumpliría con una de las aspiraciones de Jacetania y Alto Gállego, dos comarcas que siempre han soñado con un gran dominio esquiable capaz de competir con las grandes estaciones europeas.

Aramón, el grupo de la nieve aragonés, ve con buenos ojos la conexión que, dicen, ha surgido del propio territorio y de sus habitantes. Aseguran que no disponen aún de proyectos ni de estudios sobre los remontes, aunque otras fuentes apuntaron que la inversión estaría entre 20 y 30 millones, una decimotercera parte de lo que supondrá la ampliación de Cerler.

Dos opciones sobre la mesa

La posible unión de las estaciones retrotrae a un debate que se inició hace diez años y que se ha abordado recientemente en reuniones que mantienen por otros asuntos comerciales las partes implicadas.

Existen varias posibilidades para la conexión por Canal Roya y entre todas ellas, destacan dos. La primera habla de instalar tan solo una telecabina que uniría la zona de Malacara, en Astún, con Espelunciecha, en Formigal. El remonte sería tricable, para evitar tener que hacer una pista de evacuación para casos de emergencia. Y es que este sistema utiliza una cesta especial por una de estas sirgas para rescatar a los posibles atrapados. Se instalarían solo dos pilonas, por lo que el impacto sería mínimo y su coste estaría entre 22 y 25 millones.

La segunda, que se baraja como la opción con más posibilidades, solventaría la conexión con tres remontes, crearía cinco nuevas pistas de esquí y aumentaría el dominio en 7,5 kilómetros.

El plan contempla un primer sistema de transporte, un remonte de 1.616 metros que partiría de la estación de Astún, concretamente donde finaliza la actual silla bautizada como Canal Roya, en dirección al fondo del valle. Allí habría una plataforma intermedia de 1.499 metros, otro remonte que cruzaría toda la zona. El último telesilla, de 1.141 metros, conectaría Canal Roya con Espelunciecha de Formigal.

Esta opción supondría una inversión de entre 20 y 30 millones de euros, pero afectaría al valle de Canal Roya, algo a lo que en su día se opusieron los ecologistas. No obstante, cabe recordar que el Plan General de Ordenación Urbana de Canfranc contempla como zonas esquiables tanto Canal Roya como Izas, una alternativa que en cambio ya nadie defiende.

El alcalde de la localidad, Fernando Sánchez, insistió en que está dispuesto a sentarse a dialogar «con todos» e incluso a ceder en algún aspecto, porque entiende que la unión de los dos centros de esquí es el «futuro» para poder competir con los Alpes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.