La guardia civil cree que un vecino causó el fuego sin querer

EL PERIODICO DE ARAGON

La Guardia Civil cree que un vecino causó el fuego sin querer

La Guardia Civil cree que un vecino causó el fuego sin querer

Investiga si lo causó al tirar rescoldos de una estufa pensando que solo eran ceniza. El hombre insiste en que estaba seguro de que los apagó, y los vecinos le apoyan

Las primeras investigaciones sobre el origen del incendio de Castanesa apuntan a la imprudencia de un vecino de la localidad, que habría vaciado las cenizas de la estufa sin cerciorarse de que no quedaban brasas. Justo una semana después de que se desatara el fuego, que ha calcinado unas 1.600 hectáreas en esta zona de la comarca de la Ribagorza, el Seprona de la Guardia Civil de Huesca ha encontrado el posible origen de al menos uno de los focos del fuego en este descuido.

Varios vecinos de la localidad fueron interrogados ayer por los agentes de protección de la naturaleza del instituto armado, y tras el testimonio de uno de ellos, le imputaron el incendio por imprudencia o negligencia –tendrá que determinarlo el juez–, no de forma intencionada.

Según explicó el alcalde de Montanúy, José María Agullana, el hombre estaba ayer «muy afectado» por la imputación, pero sostiene que el fuego no puede ser responsabilidad suya, ya que remojó convenientemente las brasas una vez arrojadas al huerto, práctica habitual en muchas zonas rurales.

Además, Agullana explicó que varios vecinos coinciden en que las llamas no se iniciaron en la zona donde el hombre tiró las cenizas, lo que apoyaría su inocencia. «Supongo que tendrán que seguir investigando, no creo que fuera esa la causa», explicó el alcalde. Sea como fuere, el Seprona remitió ayer el atestado a los juzgados de Barbastro, para incorporarlo a las actuaciones.

ANÁLISIS Una vez controlado el incendio, en paralelo a las primeras pesquisas de la Guardia Civil, los vecinos de la zona van tomando conciencia del desastre que suponen las 1.600 hectáreas quemadas y el «abandono» de la zona. Además, desde algunos pueblos comienzan a alzarse algunas voces críticas con la organización –o más bien la falta de ella– del operativo de extinción .»Fue lento y poco coordinado, enviaban a los bomberos a zonas donde no hacían falta», explicaba un vecino de Laspaúles. Al parecer, en un primer momento los vecinos de Castanesa lograron extinguir las llamas que prendían en una casa, pero una fuerte racha de viento lo reavivó y propagó.

«Cuando llegamos, la primera noche, hubiera sido imposible controlarlo, pero si hubieran desalojado solo a los ancianos, podrían haberse cortado más zonas de avance», opinaba el vecino.

Por otro lado, ayer, la organización ecologista WWF Adena solicita la colaboración ciudadana en un año de «alto riesgo» de incendios forestales, ante las condiciones de sequía de los últimos meses, y por el hecho de que el 96% de los fuegos son causados por el ser humano. Los incendios del Pirineo, Castilla y León y Galicia, con más de 2.000 hectáreas arrasadas, auguran «un año especialmente complicado» para los bosques.


HERALDO DE ARAGON

La Guardia Civil imputa el incendio a un vecino de la zona

Las investigaciones apuntan que la causa del fuego pueden ser unas brasas arrojadas aún candentes a un huerto próximo a Castanesa.

Un vecino del núcleo de Castanesa ha sido imputado por la Guardia Civil como supuesto autor por negligencia del incendio que ha destruido 1.600 hectáreas de bosque y pastizales en la comarca pirenaica de la Ribagorza.

Así lo han asegurado fuentes de la investigación, que han confirmado la puesta a disposición judicial del imputado así como de las diligencias practicadas sobre el terreno para tratar de averiguar el origen y causas del fuego.

Las primeras investigaciones realizadas por el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil apuntan que la causa del fuego pueden ser unas brasas arrojadas aún candentes a un huerto próximo a Castanesa, punto que fue identificado el pasado jueves como origen del incendio.

Las fuentes han explicado que el suceso, a la espera del informe definitivo de los investigadores, se prevé tramitar como un procedimiento judicial por un incendio por una supuesta negligencia.

El incendio, que pudo ser controlado el jueves, obligó a desalojar a unos setenta vecinos de catorce núcleos próximos que se vieron amenazados por el fuego.

La imposibilidad de utilizar a pleno rendimiento los medios aéreos en las dos primeras jornadas a causa del viento, y las dificultades orográficas del terreno favoreció una rápida propagación de las llamas a través de superficies boscosas y de pastizales.

Fuentes del Gobierno aragonés consultadas han descartado, en cualquier caso, la existencia de intencionalidad criminal en el origen de un incendio, en cuya extinción han tomado parte alrededor de 300 personas, entre brigadas, fuerzas de seguridad, ejército y voluntarios, así como tres hidroaviones y una decena de helicópteros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.