La dga reduce a la mitad el impuesto ambiental que grava las estaciones de esquí

La medida viene a satisfacer en buena medida las reclamaciones efectuadas desde los centros invernales de Astún y Candanchú, que señalaron lo injusto de la tasa en una campaña muy mermada por la escasez de nieve.

El grupo parlamentario de Izquierda Unida criticó ayer esa decisión tras conocerla por medio de una respuesta por escrito de la consejería de Economía, Hacienda y Empleo en la que también se aportan los datos de ingresos por impuestos sobre emisiones contaminantes y grandes superficies. En el primer caso, la recaudación anual (las cifras son de agosto de este año, pero incluyen el último trimestre de 2006) no llega a la tercera parte de lo presupuestado, que eran 15 millones, mientras que en el segundo apenas se logra alcanzar el 60% de los cuatro millones previstos.

El cálculo de la DGA en las cuentas públicas para el actual ejercicio era obtener 1,7 millones de euros a través del impuesto ambiental sobre las estaciones de esquí, que es una tasa fija, pero finalmente se han recaudado por ese concepto 944.419 euros. Lo que inicialmente sería un incumplimiento con la Hacienda autonómica se ha resuelto mediante la normativa de acompañamiento al proyecto presupuestario de 2008, donde se recoge una disposición transitoria que estipula una «reducción del 50% sobre la cuota tributaria resultante de la autoliquidación correspondiente al período impositivo 2007».

Además, en el proyecto presupuestario de 2008, actualmente en tramitación parlamentaria, solo se recogen 850.000 euros de ingresos por el canon ambiental del esquí, justo la mitad de la tasa fija. Para Adolfo Barrena, diputado de IU, la medida supone «un indulto alevoso para Aramon, donde la DGA participa al 50%».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.