La dga estudiará las ayudas por la crisis de la nieve cuando acabe la temporada

La petición de la Asociación de Empresarios de la Jacetania para que se declare zona catastrófica al área de influencia de las estaciones de esquí de Astún y Candanchú no ha sorprendido al Gobierno de Aragón que, según aseguraron ayer desde el Departamento de Industria, Comercio y Turismo, ya estaba considerando la posibilidad «de arbitrar algún tipo de mecanismo de apoyo» a las zonas afectadas por la crisis del turismo blanco, al igual que se está planteando en otras Comunidades Autónomas, como Cataluña.

Industria anuncia que estudiará la solicitud de ayudas, que considera «lógica y comprensible» en una situación como la que se está viviendo esta campaña, pero el consejero, Arturo Aliaga, que dijo haber recibido una carta de los empresarios de la Jacetania, insistió ayer en Boltaña en que «hay que esperar a finalizar la temporada para evaluar las pérdidas, ver la facturación de los negocios y estudiar el caso». Añadió que la consideración de zona catastrófica no corresponde a su D epartamento, sino al de Política Territorial. «Intentaremos paliar el problema en la medida de lo posible, pero con cautela», concluyó.

Hasta el momento, la reducción de ingresos en los negocios del sector de la nieve se cifra en un 40%, según apunto Luis Marco, el presidente de la Asociación de Empresarios de la Jacetania, que junto a los centros invernales del valle del Aragón remitieron el martes por la noche un comunicando anunciando que están preparando la solicitud al Gobierno aragonés para declarar zona catastrófica las estaciones de Astún y Candanchú y su área de influencia. Alegan que «la ausencia casi total de nieve durante los dos primeros meses de la temporada de esquí y las escasísimas precipitaciones posteriores la han convertido en la peor de las últimas décadas» en esta zona del Pirineo. El colectivo empresarial señaló que la primera consecuencia de esta situación es la reducción de puestos de trabajo en las estaciones y en las empresas relacionadas con el turismo de nieve.

Fuentes del Departamento de Industria recordaron que el Gobierno de Aragón «no es ajeno a lo que está ocurriendo» y que el propio consejero Aliaga reconoció que se vive la peor temporada de esquí desde hace quince años.

La asociación jacetana quiere que la DGA realice una valoración de los daños directos e indirectos sufridos en las estaciones y los negocios turísticos y comerciales, y habilite una serie de ayudas y créditos subvencionados para las empresas. La misma petición se cursará a la Subdelegación del Gobierno para que se adopten medidas en los organismos de la Administración central, a través de reducción de módulos de impuestos o bonificaciones en las cuotas de Seguridad Social.

Los empresarios recordaron en su comunicado que Astún y Candanchú son las únicas estaciones de esquí de Aragón que no reciben «ningún tipo de ayuda de la administración autonómica, ya que, en el resto delas estaciones, el 50% de las pérdidas las soporta la DGA a través de su participación en Aramón». Desde este grupo, que aglutina a los centros pirenaicos de Formigal, Panticosa y Cerler y a las dos estaciones turolenses, declinaron pronunciarse sobre este asunto, limitándose a decir que «no hacemos ningún tipo de valoración al respecto».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.