Aramón, en la picota

Cómo estarán las cosas, que para salvar los muebles, Aramón ha tenido que cesar a su consejero delegado, señor Blecua. Pero no nos engañemos, un asunto tan feo como éste no se soluciona con un simple cese, es mucho más grave; por eso no debe recaer todo el peso en el cesado y cerrarse el caso.

¿Qué pasa con el alcalde de Barbastro, el presidente de Aramón y el Gobierno de Aragón? ¿De verdad que ninguno conocía los manejos y chanchullos de estos señores?
Por dignidad y respeto a los aragoneses, todos deben dar explicaciones y que además éstas sean convincentes, porque lo que está claro es que la credibilidad de todos ellos está por los suelos… los de las fincas y terrenos urbanizables, ¡claro! M. M. Á.

Aramón está impulsando actualmente el proyecto urbanístico del valle de Castanesa interviniendo de forma estrambótica en el Plan General de Ordenación Urbana de Montanuy.

El convenio firmado por la empresa y el municipio constituye una nueva y diáfana lección de desarrollismo urbanístico insostenible en una población de montaña que, tarde o temprano, veremos expuesta en los medios. Es muy importante recordar que la peculiar empresa Aramón está participada y financiada por el Gobierno de Aragón e Ibercaja, por lo tanto con el dinero de todos los aragoneses.

La población aragonesa ha perdido hace tiempo la confianza en Aramón. Si no se creen esto último, y consideran que es también una especulación, rogamos que lo comprueben con una encuesta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.