La defensa de las montañas logra un éxito inesperado

Montañeros y ecologistas ascendieron ayer a 25 cumbres repartidas por todo el territorio nacional en una acción de protesta por las amenazas que se ciernen sobre las montañas, centradas fundamentalmente en la vertebración del territorio, el urbanismo, el turismo, la especulación, la nieve o el golf.

En Aragón, la jornada se centró en el Moncayo, el Aneto y el pico de Castanesa. «Los planes de la empresa Aramón están amenazando la mayoría de nuestras montañas, tanto del Pirineo como de las sierras turolenses. Precisamente ello motivó un exitoso movimiento social solicitando una urgente ley de protección de la alta montaña, pero que incomprensiblemente el Gobierno de Aragón se negó a debatir», asegura la plataforma en un comunicado.

Una decena de personas ascendió al pico Castanesa para llamar la atención sobre su posible destrucción. «Esta cumbre está amenazada por un proyecto urbanístico de Aramón asociado a una nueva estación de esquí», añadieron. Asimismo, otro grupo subió al Aneto como símbolo de la montaña pirenaica aragonesa

Pero el plato fuerte, por ser el más popular, fue el Moncayo. «Un reguero interminable de ciudadanos tardó más de tres horas en ascender, porque el tiempo tampoco acompañó», aseguraron participantes consultados. Personas venidas de todo Aragón, incluso de Soria, se sumaron a la iniciativa «y se han ido haciendo sucesivas fotografías con la pancarta de la acción». Tras la ascensión hubo una comida de hermandad en la pradera de San Gaudioso.

Coincidiendo con este ascenso, el presidente de CHA de Tarazona criticó al Gobierno aragonés por no haber solicitado todavía a Madrid la retirada de los restos de aviones norteamericanos accidentados hace 20 años y localizados en el parque natural del Moncayo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.