Iglesias promete ordenar las montañas ¿?

El GA ultima las directrices de montaña
Iglesias asegura que ‘en pocas semanas’ se presentarán en las Cortes con el objetivo de completar la legislación actual

El presidente del GA, Marcelino Iglesias, aseguró ayer que “en pocas semanas” se presentarán en las Cortes las Directrices de la Montaña y de Ordenación Territorial del Pirineo con el objetivo de completar la legislación actual sobre la protección de estas zonas. El jefe del Ejecutivo contestó en el pleno de la Cámara a una pregunta del diputado de IU, Adolfo Barrena, quien se interesó por las medidas que tiene previsto desarrollar el Gobierno para regular el “desordenado crecimiento” urbanístico que afecta a las zonas de montaña de Aragón, especialmente a las de los entornos de las estaciones de esquí.

ZARAGOZA.- La “única herramienta” que tiene el GA, a la espera de la aplicación de las citadas directrices, es el “cumplimiento escrupuloso” de las leyes. Recordó, en este sentido, que los planes generales de ordenación urbanística -de los que dependen las actuaciones en las estaciones de esquí, entre otras- se aprueban en los ayuntamientos y si los proyectos cumplen con la legislación, y así lo reconocen las comisiones provinciales de Urbanismo o el Consejo de Ordenación Territorial de Aragón (COTA), se pueden llevar a cabo. En tanto en cuanto no varíen las leyes, insistió Iglesias, hay “obligación” de aplicar las actuales.

Barrena lamentó que, mientras llegan a las Cortes las citadas directrices, en estas zonas de montaña “especialmente sensibles” se multiplican “los desarrollos urbanísticos vinculados, por ejemplo, a campos de golf”. Este “crecimiento desordenado” en algunas zonas de montaña no va acompañado de la necesaria planificación de servicios, energética, de infraestructuras, sanitaria o de residuos, abastecimiento y vertidos, con lo que se somete a una “carga tremenda” a estos espacios. Por ello, exigió la presentación “cuanto antes” de las directrices.

Iglesias recordó que la situación no es tan insostenible puesto que, con más territorio pirenaico que Cataluña, en Aragón hay cinco estaciones de esquí frente a doce en la comunidad vecina. Las actuaciones relacionadas con el esquí afectan al 0,3 por ciento del territorio pirenaico, mientras que está protegido el 30 por ciento del mismo. Es esencial, apuntó Iglesias, mantener el “elemento hombre” en estas zonas naturales, pero “con puestos de trabajo, no con propuestas metafísicas”.
AGENCIAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.