Futura ampliación en boí taüll

Como ya ocurriera con otras estaciones de la zona pirenaica como la de Espelunciecha (ampliación de Formigal)o como se proyecta hacer en las montañas de San Glorio,se pretende ampliar la extensión de otra estación de esquí de los Pirineos: Boí Taüll.El director de Boí Taüll, Javier Reynés, ha encargado un estudio a un equipo de ingenieros de caminos para determinar las posibilidades de mejora y ampliación de la superficie de las pistas. Reynés ha declarado que “si todo va bien, se podría doblar la superficie esquiable de dos a tres años”.

Entre las novedades que presenta el estudio, plantea la puesta en marcha de un telecabina desde Barruera a Durro, donde también tendría parada, y que continuaría luego hasta la montaña de esta población, donde se propone construir varias pistas de esquí alpino y nórdico. Otra de las propuestas es que la estación crezca hacia los valles de Sant Martí y Moror. En este caso, el complejo se expandiría hacia prados y montaña que ya son propiedad de la empresa Boí Taüll Resort, si bien hay el inconveniente de que toda esta zona está catalogada como área periférica del Parque Nacional de Aigüestortes.

El presidente del consejo de administración de Boí Taüll Resort, Jordi Parpal,no ve un impedimento en que esta área sea zona periférica del Parque de Aigüestortes y recuerda que las normas de planeamiento del municipio de la Vall de Boí contemplan que este espacio pueda ser utilizado para esquiar. Fuentes de la estación señalan que de ejecutarse la ampliación por la montaña de Durro y los valles de Sant Martí y Moror el complejo podría superar los 100 kilómetros esquiables (actualmente ofrece 45).

Novedades de la temporada
Entre las novedades de este año figura la sustitución del antiguo telesquí de Vaques por un telesilla de cuatro plazas y que supondrá una inversión de 3 millones de euros; la instalación de una cinta transportadora en la zona de principiantes de Neret; la ampliación de la guardería; una nueva zona de alquiler de esquís de 350 metros cuadrados, con un taller de reparación; el cambio de ubicación del snowpark, y la posibilidad de comprar los forfaits y reservar alojamiento online.

Con estos cambios, Reynés espera ampliar el número de visitantes a 160.000, lo que supondría un incremento del 20% respecto al año pasado. El Consejero Delegado de la estación leridana ha manifestado que uno de sus principales objetivos es conseguir “que los visitantes acudan durante todo el año, no sólo para esquiar, sino también para disfrutar del conjunto de iglesias románicas, declaradas Patrimonio Mundial de la Humanidad, y de la naturaleza del cercano Parque Nacional de Aigüestortes.
Fuente: vilaweb.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.