Foster diseñará el proyecto de ampliación de cerler

ALTOARAGON

Aramón invertirá más de 400 millones de euros en el nuevo centro invernal

El Grupo Aramón, que gestiona la mayor superficie esquiable de España, ha encargado a la firma del arquitecto Norman Foster (Foster+Partners) el proyecto de diseño de la ampliación de estación de esquí de Cerler. La operación, que supondrá la inversión de más de 400 millones de euros en el nuevo centro invernal, lo convertirá en el destino más moderno de España y de Europa.

GRAUS.- El presidente de Aramón, Francisco Bono, asegura que será «un referente de diseño, estética, modernidad, accesibilidad y sostenibilidad». Desde el territorio, el alcalde benasqués, José Ignacio Abadías, se muestra escéptico con la financiación del proyecto, mientras su homólogo de Montanuy, José María Agullana, considera que el encargo del diseño supone «un paso más» para un proyecto «fundamental» para su municipio.

Aunque se trata del primer proyecto relacionado con el esquí que abordará la prestigiosa firma, según apunta Aramón en un comunicado, el Grupo explica que «se ha elegido a la firma Foster+Partners por su importancia en el panorama mundial de la arquitectura y porque ha sabido captar desde el primer momento el espíritu de la zona con lo que estamos convencidos de que será un proyecto de gran calidad estética y funcional y totalmente sostenible, respetuoso con el paisaje y el medio ambiente, cuestiones imprescindibles para Aramón en esta ampliación».

El estudio escogido por el holding aragonés de la nieve para diseñar la ampliación de Cerler fue fundado en 1967 y, en las últimas cuatro décadas, ha abarcado un amplio abanico de actividades, desde el diseño de planes urbanísticos, infraestructuras, aeropuertos, edificios culturales y de oficinas hasta viviendas para particulares y productos de diseño». Desde sus comienzos, la firma ha recibido 470 premios y menciones a la excelencia y ha ganado más de 86 competiciones nacionales e internacionales.

La ampliación de Cerler supondrá que la nueva zona esquiable tendrá una superficie de 457 hectáreas, 100 kilómetros de nuevas pistas y un mínimo de 27 nuevos remontes con capacidad para 300.000 esquiadores más. Bono asegura que «éste es el reto más importante que abordará la Compañía». El presidente de Aramón indica que «lo que busca es un referente en todo, una seña de calidad de toda la estación. Será -añadió- una marca que se reconozca en todo el mundo del esquí y la nieve».

La realización del proyecto será muy ventajosa, no sólo para la región sino para todo el sector en España, explican desde Aramón. La creación de un espacio, que contará con los mejores accesos y equipamientos, conllevará una importante mejora que favorecerá a sus usuarios y, por supuesto, a los habitantes el valle de Benasque, de la comarca de La Ribagorza, así como a los de la Comunidad autónoma. Para Bono, «la ampliación generará beneficios socioeconómicos muy importantes y la reactivación de todos los sectores: comercio, vivienda, restauración, agencias de viaje, transportes, etcétera».

Cabe recordar que los Ayuntamientos de Benasque y Montanuy, a los que afecta la operación, aprobaron en las últimas semanas la declaración de interés supramunicipal de la ampliación de la estación de Cerler. El alcalde benasqués manifiesta su escepticismo ante el proyecto porque «no le veo ninguna viabilidad económica». Abadías, que cree sin embargo que el proyecto es adecuado, y considera que «ya tardan en ponerlo en marcha, pero que, en términos económicos, lo hagan igual que en Formigal, si lo hacen así, sí me parece bien».

El encargo del diseño de la ampliación a Foster+Partners por parte de Aramón supone, sin embargo, para el alcalde de Montanuy «que se va adelante y que un proyecto por el que hemos luchado mucho como es la ampliación de Cerler por Castanesa tire para adelante».

Respecto a la financiación, Agullana dijo que «es una inversión a largo plazo, en quince años, y espero que poco a poco sea una realidad». El edil considera «fundamental» este proyecto para «fijar población en el municipio y conseguir servicios en la zona porque actualmente dependemos casi para todo de Cataluña», concluye.

IMPACTO SOCIOECONÓMICO

Desde Aramón, aseguran que «finalizada la ampliación, el aumento del número de esquiadores generará un volumen de negocio de 80 millones de euros anuales en la estación» y tendrá un importante impacto socioeconómico.

En el comunicado, recuerdan que la ampliación de la estación de esquí de Cerler se llevará a cabo en una zona con escasa población y pocas posibilidades de desarrollo socioeconómico, en alusión a la zona de Montanuy. Por ello, apuntan, el proyecto supondrá un importante cambio en lo social, con el rejuvenecimiento y aumento de la población, y en lo económico, con un importante incremento de las principales magnitudes.

Entre los efectos económicos más significativos del proyecto, los responsables de Aramón inciden en la creación de unos 2.000 puestos de trabajo, entre directos e indirectos. Por áreas, puntualizan, el sector servicios es el que concentrará la mayor parte de la producción, con el 80 por ciento de la actividad generada y de los nuevos puestos de trabajo. En concreto, la hostelería y la restauración son las actividades que tendrán un mayor aumento de producción. A continuación se posicionarán el transporte por carretera y los servicios inmobiliarios.

La nueva autovía A-14 que unirá Lérida con Francia descongestionará los actuales accesos de Cerler y ofrecerá una nueva e inmejorable entrada a la estación desde Barcelona, Lérida y Levante. Además, este crecimiento en la zona, agregan, también servirá para mejorar de forma importante los sectores agrícola y ganadero de la comarca.

La ampliación de la estación de esquí de Cerler supondrá una inyección de 400 millones de euros en el sector de la construcción de las diferentes infraestructuras, que serán realizadas con un estricto respeto a la peculiaridad de la zona. Asimismo, avanzan, se llevará a cabo la construcción de primeras y segundas residencias, hoteles y otras modalidades de alojamiento. Sólo la demanda de viviendas, tanto primeras como segundas residencias, conllevará una inversión de 300 millones de euros. Éstas, que serán ejecutadas en un plazo mínimo de quince años, se construirán en torno a los 17 municipios actuales buscando siempre su integración urbanística, paisajística y medioambiental.

Paralelamente, según se indica en la nota, «se mejorarán los accesos por carretera y los equipamientos de la comarca». Todo ello, prevén, incidirá en la creación de actividades empresariales inexistentes hoy en la región del Pirineo oscense.

Los responsables de Aramón concluyen recordando que «en líneas generales, el sector de la nieve genera una riqueza en Aragón de 605 millones de euros al año y 14.000 empleos entre directos e indirectos» y precisan que la actividad de las estaciones de Aramón supone 800 puestos de trabajo directos. En este sentido, se refieren a la campaña de Navidad, del 20 de diciembre de 2008 al 6 de enero de 2009, periodo en el que 400.000 usuarios visitaron las instalaciones de esquí de Aragón, de los cuales, 360.000 acudieron a las estaciones de Formigal, Cerler, Panticosa, Astún y Candanchú, mientras que los 40.000 restantes lo hicieron a Javalambre y Valdelinares, en la provincia de Teruel.

En las pasadas Navidades, los esquiadores han gastado un total de 56,6 millones de euros en las zonas de esquí aragonesas. El 20 por ciento del gasto total generado ha correspondido a la compra de forfaits y el resto se reparte en el sector servicios: alojamientos, restauración, comercio, etcétera. El gasto medio diario por esquiador durante la campaña fue de 147 euros en el Pirineo oscense y de 92, en Teruel.


 EL PERIODICO DE ARAGON

Aramón encarga a Foster el diseño de la estación de Cerler-Castanesa

Presupuestan en 400 millones el complejo, que creará 2.000 empleos.El urbanismo de la ampliación, de 457 hectáreas, se llevará el 75% de la inversión.

Aramón, el hólding aragonés del esquí coparticipado por Ibercaja y la DGA, ha encargado al despacho de arquitectos Fortes & Partners el diseño de la estación de esquí de Castanesa, que conectará las nuevas pistas de la zona oriental de la Ribagorza con las de Cerler. El despacho de arquitectos, autor de la Torre Swiss Re en Londres y de la rehabilitación del Reichstag en Berlín, diseñará un complejo invernal en el que Aramón prevé invertir 400 millones de euros para crear 100 nuevos kilómetros de pistas en una extensión de 457 hectáreas que, con 27 remontes, tendrá capacidad para 300.000 esquiadores. Foster ha recibido 470 premios y menciones a la excelencia y ha ganado cerca de 90 concursos en todo el mundo.

El proyecto, según informó Aramón, creará 2.000 empleos, entre directos e indirectos, el 80% de ellos en el sector servicios. El grueso de los 400 millones de inversión, que los promotores prevén desarrollar en 15 años a partir de la primavera del año que viene, será para desarrollar las 4.500 viviendas y plazas hoteleras asociadas al nuevo dominio esquiable, cuya construcción supondrá 300 millones. Se ubicarán en los 17 núcleos de Montanuy.

La estación de Castanesa, también conocida como la ampliación de Cerler, prevé conectar los dos dominios y abrir una nueva vía de entrada al complejo por la actual carretera N-230, que enlaza Lérida con el Valle de Arán y en la que ya ha comenzado la conversión en autovía. La nueva zona de esquí incluirá terrenos de tres valles: Ardonés, Castanesa-Aneto e Isábena.

Aramón ha presentado ya al Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (Inaga) la memoria ambiental del proyecto. Si se cumplen sus previsiones, la declaración de impacto ambiental podría estar resuelta en mayo o junio del año que viene.

El hólding aragonés del esquí prevé comenzar el desarrollo de la zona en esas fechas con la conexión entre Fonchanina y Basiber, para la que tienen previsto un plazo de ejecución de tres años ya que los trabajos no pueden prolongarse mucho más allá de seis meses cada año.

Las estimaciones de Aramón apuntan a que el aumento del número de esquiadores pueda llegar a generar un volumen de negocio de 80 millones de euros anuales en la estación Cerler-Castanesa.

Por otro lado, 360.000 esquiadores visitaron las pasadas navidades Formigal, Cerler, Panticosa, Astún y Candanchú, y otros 40.000 pasaron por Javalambre y Valdelinares. Según informó la compañía, gastaron 147 euros por cabeza en el Pirineo y 92 en Teruel, lo que suma un movimiento de 56 millones.


 HERALDO DE ARAGON

Los edificios y la imagen de la nueva estación de Cerler llevarán la firma de Norman Foster

La ampliación convertirá a Cerler en uno de los destinos de nieve más modernos de Europa y en un ejemplo de desarrollo sostenible.

Foster+Partners lleva tiempo trabajando en el proyecto, aunque hasta ayer no se hizo público el encargo de Aramón. Esta es la tercera visita del estudio al Pirineo, y en una de ellas el propio Norman Foster estuvo sobrevolando la zona de expansión. Además, han tenido otras tres reuniones con responsables de Aramón en Zaragoza y en Madrid.

De momento, hay cuatro personas trabajando en la fase inicial del proyecto, aunque este número se ampliará progresivamente. El español Carlos Solé, uno de estos arquitectos, explicaba ayer a su llegada que ya han hecho «algunos dibujos», pero que todavía no se han puesto a diseñar. De momento, se centran en «analizar el lugar y las condiciones del entorno».

Solé, arquitecto asociado del estudio, llegó a Zaragoza acompañado de Giles Robinson, que será la cabeza visible del proyecto, y de Mike Holland, arquitecto y diseñador que se encargará de la imagen de la estación y de su mobiliario. Los tres llegaron en tren a Zaragoza y fueron recibidos por Javier Bellosta, el encargado de la ampliación de Cerler.

El estudio de Norman Foster se va a encargar de hacer un edificio de entre 5.000 y 6.000 metros cuadrados en la zona de Castanesa, justo en el punto de llegada de una telecabina que partirá de Fonchanina y que será del tipo 3S, con dos cables porteadores y uno tractor. Este será el icono de la nueva estación, un edificio que será «moderno y novedoso», según avanzaron ayer los arquitectos. Acogerá el servicio de alquileres, las tiendas, las oficinas, el punto médico, las maquinarias y una cafetería-restaurante. «Será algo novedoso en el campo de las pistas de esquí, con la última tecnología, edificios modernos y adecuados para el entorno», apunta Carlos Solé.

Además, también levantarán una cafetería en el collado de Tous, a 2.250 metros de altura. Según Javier Bellosta, estará «en el corazón de la estación, en un circo glacial». Foster+Partners también se encargará de las pequeñas casetas de remontes, así como de la imagen, mobiliario y señales de la estación. Así, llevarán su firma los 'totems' de entrada a los remontes, las balizas, los bancos, las papeleras, las mesas de la cafetería, las señales y los mapas de las pistas, entre otras cosas. De todos estos elementos se encargará Mike Holland, arquitecto asociado y diseñador de productos de Foster+Partners. Un estudio de arquitectura local trabajará codo con codo con la firma inglesa, ya que esta se limita al diseño del proyecto, dejando a un lado las cuestiones técnicas y referentes a la legalidad. Se han presentado siete candidatos, de entre los cuales Aramón elegirá uno de aquí a aproximadamente diez días.

La ampliación de Cerler requerirá una inversión de alrededor de 400 millones de euros -199 para el sector de Castanesa, 50 para el de Ardonés, 49 para Isábena y 101 para la zona del Aneto-. Vinculado a este proyecto está el desarrollo urbanístico de los suelos que Aramón posee en el municipio de Montanuy. El Plan General de Ordenación Urbana de esta localidad permite construir hasta 4.000 viviendas, aunque parte de este volumen debe dedicarse a edificios hoteleros.

El estudio del prestigioso arquitecto británico Norman Foster diseñará los edificios y la imagen de la ampliación de la estación de Cerler. El grupo Aramón tiene previsto invertir 400 millones de euros en el enorme proyecto, que convertirá a esta estación en la más grande de España con 100 kilómetros de nuevas pistas y capacidad para 300.000 esquiadores más al año. Tres arquitectos de Foster+Partners llegaron ayer para visitar Formigal y la zona de crecimiento de Cerler, donde el cotizado estudio proyectará, entre otras cosas, un gran edificio de entre 5.000 y 6.000 metros cuadrados y una cafetería en la zona del collado de Tous, a 2.250 metros de altura.

Críticas de CHA e IU

Tanto CHA como IU criticaron ayer el encargo al estudio británico, pero también el proyecto de ampliación en sí. CHA apuntó que Aramón «intenta justificar un proyecto insostenible, como es la ampliación de Cerler, vendiendo las virtudes y premios del equipo de arquitectos a quienes les van a encargar el proyecto». El portavoz de IU en las Cortes, Adolfo Barrena, interpelará al consejero de Política Territorial, Rogelio Silva, al respecto. «Ante un proyecto faraónico como este, pedimos al consejero Silva que nos explique cuál es la política de la DGA en tratamiento de las zonas de montaña», explicó Barrena.

Por su parte, José Ángel Biel, vicepresidente del Gobierno de Aragón, se limitó a señalar que «es una buena publicidad porque arquitectos de este tipo dan prestigio a las actuaciones».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.