El sector de la nieve no recibirá ayudas de la dga por la mala temporada

Los empresarios del sector de la nieve no recibirán ayudas económicas del Gobierno de Aragón para paliar las pérdidas registradas la temporada pasada en las estaciones del Pirineo por la escasez de nieve. Así lo aseguró ayer el consejero de Industria, Comercio y Turismo, Arturo Aliaga, durante el Día Mundial del Turismo.

Aliaga, quien se desplazó a San Juan de la Peña (Huesca) para presidir una reunión del Consejo Aragonés de Turismo, hizo esta afirmación en alusión a las ayudas anunciadas por el Gobierno catalán para el sector de la nieve en su territorio, que tachó de «declaración de intenciones».

«En Aragón nos regimos por la normativa europea y las ayudas al funcionamiento de las empresas están prohibidas, pero yo estoy analizando al tiempo qué soluciones podemos encontrar», subrayó.

En este sentido, destacó que su departamento, para hacer frente a esta situación, ha potenciado las inversiones en los valles más afectados con inversiones en el aeródromo de Santa Cilia, el Camino de Santiago o con la puesta en marcha de un plan de promoción cofinanciado con los Valles Occidentales.

MENOS IMPUESTOS Al no encontrar normativa para «ayudar a los empresarios», Aliaga señaló que se está estudiando la posibilidad de reducir los impuestos medioambientales. Estas tasas se crearon en el 2006 con el objetivo de recaudar ingresos para las arcas públicas y para evitar la contaminación y gravar la instalación de transportes por cable.

Estos tributos motivaron una subida de los forfaits en las estaciones de Candanchú y Astún, un incremento que se pondría en duda si el Ejecutivo autonómico decidiera eliminar los impuestos.

El máximo responsable de Turismo admitió, por otra parte, que aunque la temporada de esquí «no fue la adecuada», el Gobierno aragonés estudiará «medidas compensatorias». Advirtió, sin embargo, que «tampoco está muy clara la evaluación de cuánto he perdido, cómo lo he perdido y en qué lo he perdido».

Por otro lado, la DGA dió a conocer ayer que el turismo en Aragón creció durante los meses de julio y agosto por encima de la media nacional, respecto al mismo periodo del año pasado. Un dato que hace prever al Gobierno aragonés que el número de visitantes a finales de año supere el récord histórico de 2,6 millones del 2006.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, en el pasado mes de julio la ocupación hotelera y las pernoctaciones crecieron en España un 1,7% y un 1,09%, respectivamente, mientras que en Aragón este incremento fue del 11,4% y del 11,8%. En ocupación de campings, la comunidad creció en un 3,6% frente al descenso del 6,4% registrado en el conjunto del país, mientras que en turismo rural el aumento fue del 11% y del 7% de media nacional.

Los datos adelantados al Gobierno aragonés desde el INE en relación al mes de agosto, referentes sólo al sector hotelero, revelan una tendencia similar que muestra un crecimiento del número de visitantes del 10,5% frente al 3,5% del conjunto del país, con un aumento de las pernoctas en Aragón del 6,7%.

El viceconsejero de Turismo, Javier Callizo, calificó estos datos de «excelentes» en comparación con los nacionales y se mostró crítico con algunas opiniones vertidas días atrás desde el propio sector referidas a una «caída» del turismo en Huesca durante los meses de verano.

Por su parte, Arturo Aliaga explicó que las cifras aportadas muestran que Aragón se consolida ya con un «destino turístico integral», que apuesta por su desestacionalización debido a la variedad de la oferta que abarca desde la gastronomías hasta el arte y los deportes de aventura.

El consejero valoró, asimismo, el «sensible» aumento de la inversión privada en el turismo, con 109 nuevos establecimientos hoteleros abiertos en la comunidad y una progresiva disminución en el número de pensiones que, aseguró, revela una preocupación en el sector por la calidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.