El ministerio exige retirar la barrera antialudes de panticosa

El Gobierno de Aragón ha decidido dar marcha atrás en la instalación de una barrera antialudes como sistema de protección del balneario de Panticosa, revocando la autorización dada en el 2007 a la empresa Nozar y obligando a desmontar los más de 300 paraguas ya colocados en alta montaña y a restituir la zona. En una resolución firmada en enero por el director general de Gestión Forestal, Alberto Contreras, se recalca «que el balneario y su entorno no están lo suficientemente protegidos», e incluso habla de «riesgo inadmisible para bienes y personas».

El club Montañeros en Acción, asociación que pidió en el 2008 la intervención del Justicia de Aragón para paralizar estas obras, mostró ayer su conformidad con esta decisión, que llevan años denunciando. Pero su presidente, Pepe Racaj, se preguntó también por qué el balneario continúa abierto y funcionando cuando, insistió, no se garantiza la seguridad de los usuarios de dichas instalaciones.

El proyecto comenzó cuando el 13 de agosto del 2007, dicha dirección general autoriza al grupo inmobiliario Nozar a montar una barrera antiavalanchas, conforme a lo aprobado en el Plan Especial de Protección y de Rehabilitación Integral del Balneario de Panticosa (Pepri). El objetivo era proteger las instalaciones y servicios para que pudieran funcionar durante los meses de invierno, y no solo durante el verano.

EL PROYECTO Se trataba de unos 13.500 metros lineales de frontera, compuestos por 3.537 estructuras metálicas antialudes, que afectaban a unos 50.900 metros cuadrados, más 600 metros de barreras antiventisca.

El caso es que el grupo Nozar pidió una serie de prórrogas, que se le fueron concediendo. Pero a fecha de hoy, solo se han montado 316 estructuras y ningún metro antiventisca. La razón fundamental de este parón es la entrada en crisis del grupo inmobiliario, que se acogió a un concurso de acreedores. Y que el coste del proyecto suponía unos cinco millones de euros.

Pero es ahora el propio departamento de Gestión Forestal el que mantiene, a lo largo del 2010, reuniones con el promotor, para recordarle «el importante riesgo de aludes en la zona y la importancia de tomar de inmediato las medidas pertinentes para garantizar la seguridad». Y Nozar, se compromete en octubre pasado a presentar una alternativa a dichas actuaciones autorizadas. Sin embargo, no lo ejecuta.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.