El ladrillazo de marcelino

Mientras todos se preguntan para qué ha llegado Rosa Aguilar al Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino; qué mandato le ha dado Zapatero hasta el final de la legislatura, y se le conceden los 100 días de cortesía para conocer cómo quiere “escribir de verde” el Ministerio, ya se conoce qué hace en “clave verde” el nuevo secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias.

El todavía presidente de Aragón es el apoyo principal –Las Cortes han dado su visto bueno- de los proyectos urbanísticos especulativos que pretenden ampliar las pistas de esquí de Cerler, muy cerca de Bonanza, su localidad natal, en el Pirineo Aragonés.

Un hijo, un hermano y dos primos del presidente apoyan o participan en la empresa promotora, Aramón, que ha costeado el PGOU, firmado por el arquitecto Alejandro Poyo Iglesias, residente en Cataluña y primo de Marcelino Iglesias.

De llevarse a cabo los proyectos de Aramón -en terrenos que ha ido adquiriendo en años pasados-, se construirían 4.000 viviendas, tres campos de golf, una superficie esquiable de 457 hectáreas, 100 nuevos kilómetros de pistas y 27 nuevos remontes con capacidad para 300.000 usuarios al año, según la empresa.

El megaproyecto afectará a una docena de municipios dispersos por el valle en el que viven poco más de 300 vecinos. Por ejemplo, en la aldea de Noales pasarían de los 37 vecinos actuales a 389; y en Ardanuy se multiplicaría por 10 su población.

Los proyectos especulativos afectan también a Astún. El plan parcial aprobado pretende soterrar 600 metros del río Aragón para construir un aparcamiento a 2.000 metros de altitud y levantar 900 viviendas.

La Plataforma de las Montañas, un movimiento local contrario a estos planes, en el que se han integrado otros grupos -entre ellos Greenpeace, Ecologistas en Acción o Seo/BirdLife-, ha acudido a los tribunales para evitar la transformación de espacios naturales tan sensibles del Pirineo Aragonés. Afirman que el “ladrillazo” será un golpe mortal a los ecosistemas alpinos.

De hecho, los planes especulativos afectan a una Zona de Especial Importancia para las Aves (ZEPA), donde la normativa comunitaria, nacional y regional impide el megaproyecto urbanístico de Aramón.

Amaral, Violadores del verso, Comando Cucaracha o Macallán han participado en un concierto de apoyo a la Plataforma de las Montañas.

Para contrarrestar las acciones de los ecologistas y los artistas, la familia de Marcelino Iglesias se ha echado a la calle tras las pancartas pidiendo “Más desarrollo para el valle”. En una de las concentraciones, de sólo unas 25 personas, coincidieron sujetando las pancartas el hijo de Marcelino Iglesias, su hermano y dos primos, además de concejales socialistas. Hubo casi pleno de la familia Iglesias.

“Es razonable que estén en la manifestación. En un valle de 400 personas todos son familia. El presidente ha nacido allí y su familia vive en el valle. ¿Acaso no tienen derecho a manifestarse”, señaló el jefe de Prensa del presidente de Aragón cuando se le preguntó por la concentración de tantos familiares de Marcelino Iglesias a favor de la transformación del valle.

Por Gustavo Catalán
Periodista ambiental, Premio Nacional de Medio Ambiente y Premio Fundación BBVA 2008 de Divulgación Ambiental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.