El himalaya en defensa de las montañas aragonesas

El equipo de «Al filo de lo imposible» (Televisión Española) ha querido mostrar su decidido apoyo a la defensa de las montañas aragonesas frente a los planes urbanísticos de la empresa Aramón. Un apoyo que ha llegado a pesar de la distancia, desde el otro confín del mundo, en los pies del Karakorum (K-2), en forma de una imagen en la que todo el equipo, encabezado por su director Sebastián Álvaro, muestran el lema «Salvemos las montañas de Aragón». O tal vez la foto haya llegado no a pesar del lugar, sino precisamente por estar en ese lugar: la cordillera del Himalaya, la más grandiosa del mundo, no podía quedar indiferente ante las amenazas que reciben sus hermanas menores -Pirineos y sierras turolenses-.

La imagen da idea de la gravedad del asunto, en plena preparación de la ascensión al K-2, la más complicada del mundo (más que el propio Everest), el equipo de «Al filo de lo imposible» ha encontrado tiempo para realizar esta fotografía, conscientes de que si no se hace nada, algunos de los más maravillosos paisajes de alta montaña de toda Europa pueden quedar irreversiblemente destruidos en breve (en estos momentos, el valle de Espelunciecha en el Pirineo aragonés ya está siendo salvajemente expoliado por Aramón).

El apoyo del equipo de «Al filo de lo imposible» no es nuevo, todos los integrantes del equipo han firmado el Manifiesto por la Defensa del las Montañas de Aragón. Y en las jornadas que organizó la Plataforma en Defensa de las Montañas de Aragón en el mes de febrero en Zaragoza, para debatir sobre el futuro de la montaña en relación con los planes urbanísticos de Aramón asociados a la ampliación de estaciones de esquí, ya estuvieron como ponentes y defensores de los paisajes de montaña tanto Sebastián Álvaro (director del equipo) como Juanito Oiarzabal (el mejor alpinista de todos los tiempos).

Precisamente en dichas jornadas, Sebastián Álvaro y Juanito Oiarzabal recordaron que ellos aprendieron a amar las montañas en el Pirineo aragonés, y que todos los años regresaban al mismo para agradecerle esa enseñanza, motivo por el que no podían permanecer impasibles ante la salvaje destrucción de ese paisaje.

Por todo ello, la relación entre el Himalaya y las montañas aragonesas era evidente para el equipo de «Al filo de lo imposible» y lo han querido dejar patente con esta fotografía tomada a los pies del K-2.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.