El glaciar norte de monte perdido reduce su área en más de 2 metros en un año

HERALDO DE ARAGON

El glaciar norte de Monte Perdido reduce su área en más de 2 metros en un año

La reducción se debe, en gran medida, a la menor acumulación de nieve del año pasado y al caluroso verano.

 Investigadores aragoneses han concluido que la superficie del glaciar norte de Monte Perdido, tras estudiar la masa de hielo con tecnología láser durante un año, se ha reducido en ese tiempo «una media de 2 a 3 metros dependiendo de la superficie».

El equipo que ha desarrollado el proyecto, compuesto por científicos del campus de Huesca de la Universidad de Zaragoza y del Instituto Pirenaico de Ecología, adscrito al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha usado por primera vez esa tecnología para escanear un glaciar pirenaico y conocer su evolución, ha explicado el investigadorJesús Revuelto.

Mediante un láser escáner de largo alcance, que permite medir la distancia entre un punto y una superficie determinada en miles de puntos por segundo, los investigadores cartografiaron en 2011 en tres dimensiones y a gran resolución espacial, cada medio metro, la superficie del Glaciar Norte situado en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido del Pirineo aragonés,ha detallado Revuelto.

Tras repetir este año el estudio, descubrieron que la superficie del glaciar se había reducido de media «entre 2 y 3 metros dependiendo de la superficie».

Una reducción que «se debe en gran medida a la menor acumulación de nieve del año pasado debido a la falta de precipitaciones y al caluroso verano de este año», ha continuado el investigador.

Según publicó en 2008 el programa estatal ERHIN (Estudio de los Recursos Hídricos procedentes de la Innivación) en ‘Datos sobre la nieve y los glaciares en las cordilleras españolas’ la superficie total de hielo en Monte Perdido pasó de 556 hectáreas en 1894 a 38 en 2008, una situación que continúa en la actualidad.

No obstante, Revuelto ha asegurado que habrá que esperar a que esta investigación del Pirineo aragonés «continúe en años venideros» para determinar la evolución concreta y el «comportamiento» del glaciar en el tiempo dependiendo de las variables topográficas y climatológicas y de su relación.

El Pirineo aragonés alberga un total de 19 masas glaciares localizadas en una franja de 90 kilómetros, los más meridionales de Europa y los más frágiles a cualquier cambio de innivación o temperatura.

En 1990 fueron declarados Monumentos Naturales por las Cortes de Aragón y en el 2007 el Glaciar de Monte Perdido, el segundo en extensión de la península, fue declarado Monumento Natural por el Consejo del Gobierno de Aragón.


EL PERIODICO DE ARAGON

El glaciar de Monte Perdido baja 2 metros su espesor

Una vez más, un estudio científico certifica los estragos del cambio climático, y en esta ocasión en un ámbito cercano, el Pirineo aragonés. El glaciar de Monte Perdido, el cuarto mayor de la cordillera, ha perdido este año unos dos metros de espesor. Cierto es que lleva dos siglos en continuo retroceso, pero la velocidad de este cambio, analizado con precisión, no deja de sorprender.

Los investigadores responsables de la calibración, el grupo de Hidrología Ambiental del Instituto Pirenaico de Ecología, se muestran cautelosos a la hora de valorar este resultado, ya que ha sido la primera comparativa que han podido establecer. Realizaron la primera medición en septiembre del 2011, y la segunda, hace tres meses, arrojó estos resultados. Atribuyen la merma a la falta de precipitaciones del anterior invierno y las altas temperaturas, que impiden «que la nieve se compacte», explicó Jesús Revuelto, estudiante de doctorado y participante en la investigación.

El sistema utilizado ha sido un escáner terrestre, un pulso de luz infrarroja que «rebota en la superficie, en millones de puntos». Midiendo el tiempo que tarda en volver el pulso al aparato, ubicado en este caso en el balcón de Pineta, se logra un mapa tridimensional del glaciar.

La medición –que no se limita al glaciar, aunque ha sido el resultado más impactante– ha sido dirigida por el profesor de la Politécnica de Huesca Alfredo Serreta y el grupo del IPE, que componen Juan Ignacio López, Sergio Vicente, Javier Zabalza, César Azorín, Fergus Reig y Jorge Lorenzo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.