el autobús de aramon atropella las montañas de aragon

Aramón es el promotor de varias ampliaciones a gran escala de estaciones de esquí alpino ya en funcionamiento: Formigal y Cerler en los Pirineos y Javalambre y Valdelinares en el Sistema Ibérico. Dichas ampliaciones estarían ubicadas en zonas de gran interés medioambiental y paisajístico y afectarían directamente a, al menos, 4 LICs (Lugares de Interés Comunitario: «Masif du Ger et du Lurien»; «Monte Pacino»; «Pico y Turberas del Anayet»; «Posets-Maladeta»), 3 ZEPAs (Zonas de Especial Protección para las Aves: «Collarada e Ibón de Ip»; «Los Valles»; «Postes-Maladeta»), el Parque Natural de Posets-Maladeta y el Parque Nacional de los Pirineos en Francia.

Dichas ampliaciones, de llevarse a cabo, tendrían unas repercusiones irreversibles y de enorme envergadura sobre el paisaje y los ecosistemas de alta montaña (aparcamientos, remontes mecánicos, cafeterías, etc.), tal y como reconocen los propios Estudios de Impacto Ambiental. Sin embargo su ejecución pretende justificarse con los supuestos beneficios socio-económicos que aportarían a las poblaciones de las zonas donde se encuentran.

ECOLOGISTAS EN ACCION desea desmentir este argumento falaz, pues no existe ningún estudio de Coste/Beneficio Social que lo demuestre. Más bien se trata de intereses económicos especulativos, ligados al enorme urbanismo que se genera alrededor del esquí, y que solo benefician a las empresas inmobiliarias, las empresas propietarias de las estaciones de esquí y, obviamente, IBERCAJA.

También deseamos denunciar la política de hechos consumados del GOBIERNO DE ARAGÓN, que asume un insidioso doble papel de juez (al aprobar los Estudios de Impacto Ambiental) y parte, al promover las actuaciones, defendiendo intereses políticos y poniendo como excusa el desarrollo de las zonas afectadas a costa de la destrucción irreversible de sus valores naturales.

ECOLOGISTAS EN ACCION no esta en contra del esquí alpino y sus practicantes, pero considera que debe pararse el desarrollo de las grandes estaciones de esquí que existen actualmente. Hay múltiples argumentos para ello, los más importantes de tipo medio ambiental, pero también socio-económico; en efecto, los modelos de predicción del clima advierten de la escasez de precipitaciones y aumento de temperaturas a corto-medio plazo, por lo que un desarrollo basado en el monocultivo del esquí es una estrategia claramente equivocada.

Por las razones expuestas, ECOLOGISTAS EN ACCION y otros grupos conservacionistas y de defensa de las montañas, han presentado recientemente una queja ante la Dirección General de Medio Ambiente de la Unión Europea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.