El aragón del futuro ya está aquí… y no es de tirar cohetes

Sí, ya estamos en el futuro que se nos prometió hace diez años. Este es el Aragón postExpo, el de los circuitos de alta velocidad, las grandes infraestructuras, los rutilantes proyectos, el nuevo Las Vegas, la innovación tecnológica, un lugar en el mapa, un océano de autoestima… Sin embargo, casi nadie podría identificar la actual realidad con lo prometido en los años del boom. Hemos mejorado, por supuesto. Se ha invertido mucho dinero, de acuerdo. Pero no estamos para tirar cohetes. De ninguna forma. El mínimo crecimiento demográfico de la década anterior vuelve sobre sus pasos. Los datos económicos no son buenos. En octubre el desplome de la industria, según los datos del INE, se acentuó una vez más con un descenso del 18,7% de los pedidos (en el conjunto de España la bajada fue de sólo el 6,9%), y van cinco caídas mensuales consecutivas. Desciende de manera imparable la calidad de vida. Y lo más sangrante de todo: muchos de aquellos proyectos/ideas del reciente pasado son fracasos más o menos estrepitosos, más o menos disimulados.
Esta semana, el Gobierno de Aragón reveló que Aramón, la empresa semipública que gestiona la mayoría de las estaciones de esquí, renuncia a ejecutar la ampliación de Cerler por Castanesa. Bueno, eso no puede sorprender a nadie y menos a quienes advertimos desde el primer día que la operación era un desatino absoluto. Pero queda por aclarar algo: ¿cómo pudo surgir y prosperar tan peregrina ocurrencia? y sobre todo… ¿cuánto ha costado la broma? Porque Castanesa ya fue objeto hace tiempo de señalamientos y compras de terrenos con un gasto sin precisar, aunque sin duda millonario; por no hablar de los estudios previos. De eso nadie dice nada. Eso sí, el otro proyecto para ampliar dominio esquiable mediante la unión de Formigal con Astún y Candanchú por Canal Roya, continúa adelante pese a la clamorosa evidencia de que es tan irrealizable como el ahora desechado.
Debo decirles que a mí no me afecta lo más mínimo que me llamen cenizo, pesimista o lo que quieran. Lo que de verdad siento es tener razón una y otra vez. Porque eso significa que enormes cantidades de dinero se han perdido sin remedio en vez de servir para poner en marcha actividades sostenibles y rentables. Oigo a los responsables del aeródromo de Caudé decir que están buscando más actividad para la instalación (tres aviones, tres, han aterrizado hasta ahora), veo cómo se queman los millones en Motorland sin solución de continuidad, atiendo las informaciones sobre la presunta corrupción en Plaza… Y me siento obligado a volver sobre el tema porque, una de dos, o esta Tierra (lo de Noble es coña, ya saben) reflexiona sobre su situación y rectifica su rumbo, o no llegaremos a ninguna parte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.