Critican la falta de unanimidad del documento de la mesa de la montaña

EL PERIODICO DE ARAGON

Los ecologistas piden proteger el Pirineo a partir de 2.000 metros

La Plataforma en Defensa de las Montañas negó ayer que el documento de la Mesa de las Montañas con los quince criterios exigibles a cualquier proyecto de nieve sea «de consenso». En un comunicado, el grupo ecologista recordó las discrepancias mostradas por sus representantes y por el miembro científico del Instituto Pirenaico de Ecología, y que terminaron con el abandono de los tres de dicha mes de diálogo.

«Es especialmente relevante la omisión del criterio de cota altitudinal propuesto por el representante científico, el cual finalmente ha desaparecido», lamentan. Dicho criterio admitía que «para preservar los altos valores ecológicos y la naturalidad de la alta montaña no se debería, como principio, sobrepasar con ninguna infraestructura relacionada con el esquí alpino la cota altitudinal de 2.000 metros en el Pirineo y de 1.700 en el Sistema Ibérico».


DIARIO DEL ALTOARAGON

Critican la falta de unanimidad del documento de la Mesa de la Montaña

La Plataforma en Defensa de las Montañas ha negado que el documento con criterios exigibles a cualquier proyecto de nieve, aprobado por la Mesa de la Montaña el pasado día 9 de febrero sea unánime, y además lo ha calificado de «ambiguo y generalista».

Como ya informó este periódico, el citado documento no fue votado por la Plataforma en Defensa de las Montañas ya que el colectivo decidió abandonar cautelarmente la Mesa la semana pasada tras conocerse el proyecto de la ampliación de Cerler.

En un comunicado, la Plataforma critica que el documento publicado no surge del consenso debido a las diferentes posiciones existentes en la Mesa. «Se acordó realizar un documento que incluyera de manera conjunta e indisoluble la propuesta de criterios y las aportaciones a los mismos de cada entidad», recuerdan desde el colectivo.

Por otro lado, la Plataforma en Defensa de las Montañas destacó que el documento no recoge el criterio de cota altitudinal propuesto por el representante científico (Instituto Pirenaico de Ecología – CSIC), en el que se afirmaba que ninguna infraestructura relacionada con el esquí alpino debería sobrepasar, como principio, la cota altitudinal de 2.000 metros en el Pirineo y de 1.700 en el Sistema Ibérico. «Ese territorio quedaría así disponible, además del pastoreo, para el desarrollo de otros usos recreativos, incluyendo modalidades de esquí compatibles con la conservación de hábitats y paisaje», matizan.

Respecto a la unanimidad alcanzada de la Mesa en el documento aprobado, la Plataforma indica que, al menos, una tercera parte de la Mesa había mostrado discrepancias con esa lista de criterios. Además puso en duda que la aprobación del documento presentado respondiera formalmente a una aprobación por mayoría tras votación.

En cuanto al contenido publicado, la Plataforma considera los criterios publicados como «excesivamente ambiguos y generalistas» dado que no establecen límites objetivos y concretos al freno de la especulación urbanística ni los impactos de las instalaciones de esquí alpino sobre hábitats y especies amenazadas.

«Querríamos recordar que desde nuestro punto de vista estaría bien incluir la disociación de proyectos de esquí y urbanismo así como la aprobación previa, tal y como marca la legislación vigente, de los planes de conservación de especies y hábitat antes de emprender nuevos proyectos de grandes magnitudes», añaden.


ABC

Plataforma niega unanimidad en documento de criterios, que dice es ambiguo

En una nota de prensa, la Plataforma en Defensa de las Montañas se refiere al documento, con catorce criterios y un preámbulo, que recoge las conclusiones del debate la Mesa de la Montaña, que la Plataforma abandonó el 2 de febrero de manera cautelar al iniciarse el proceso administrativo para la ampliación de la estación de esquí de Cerler por Castanesa.

Los conservacionistas recuerdan en una nota que el documento no es de consenso, ya que dada la «dificultad manifiesta» para llegar a la unanimidad, se acordó «realizar un documento que incluyera de manera conjunta e indisoluble la propuesta de criterios y aportaciones» de cada entidad participante en la mesa de negociación.

Añaden que «al menos una tercera parte de la Mesa» -ellos mismos y los representantes científicos según dicen- habían mostrado discrepancias con la lista de criterios aprobada y han mostrado su deseo de que las posiciones no mayoritarias sean también remitidas a las Cortes de Aragón de cara a la futura elaboración de la Ley de la Montaña.

Para la Plataforma, los criterios publicados no establecen límites objetivos y concretos ni garantías de frenar la especulación urbanística ni los impactos de las estaciones de esquí sobre hábitats y especies amenazadas.

La Plataforma en Defensa de las Montañas celebrará una asamblea el próximo 23 de febrero para analizar su continuidad en la Mesa de la Montaña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.