Coplas al portalet

COPLAS DEL PORTALET, 2007.
Por un aficionado anónimo.

Por defender Espelunziecha,
Hace un año en estas fechas,
Nos llamaron aquí poetas,
Desde estas mismas cunetas.

En este aniversario
Hemos traido unos versos,
No para dar razón al contrario
Sino porque nos lo tomamos a pecho.

Estribillo:
(Y si la nieve viene o no viene,
Si la especulación se mantiene,
Qué más da,
Qué más da,
Si la montaña tiene o no tiene.
El dividendo es mi profeta,
Yo me quedo en la cuneta
Y que canten los poetas.)

En tiempos de chirigotas,
Por aquí y en el Danubio,
Se cantaba ya esta jota:

“El día que empezó el Diluvio
había gente que decía:
¡qué bien viene cuatro gotas
para acabar con la sequía!”

Ahora que cae el chaparrón,
azotando las montañas,
Hay quien piensa en Aragón
Que la inundación va a ser tamaña:
De contratas, de cemento,
Y ya llegará el momento,
A corto o a largo plazo,
De algún que otro pelotazo.

Ya tenemos oficinas con contables,
Montes cubiertos de cables
Y valles de aparcamientos,
Los pueblos con grúas a cientos,
Los paisajes desmontables
Y los negociantes tan contentos.

Estribillo:
(Y si la nieve viene o no viene,
Si la especulación se mantiene,
Qué más da,
El dividendo es mi profeta,
Yo me quedo en la cuneta
Y que canten los poetas.)

Por aquí había ¡ay dolor!
Prados, sarrios y un pastor,
Una senda ganadera,
Soledad,
Una montaña todavía entera
Y natural.
Por aquí estaba Espelunziecha,
La montaña bien hecha.
Y óiganlo muy alto:
Le levantaron la piel,
Le pincharon alfileres
Y, entre otros aceleres,
Le asfaltaron hasta los pies.

Y si la nieve viene o no viene,
Si la especulación se mantiene,
Qué más da…

Pues sí da.

Nunca más.
Nunca más otra Espelunziecha,
Nunca más otra montaña
Reventada y maltrecha,
Nunca.
Ni Pirineos en astillas
Ni políticos en mantillas
Ni planes de pacotilla.
Para un futuro que no sea sólo prosa y prosa,
Sobra esa empresa famosa
Y faltan más corazón y más cabeza.
Es decir:
Protección de la naturaleza.

Otra vez desde el Portalet
Está claro lo que pedimos:
Una Ley de la Montaña
Y el Parque del Anayet.

Y si la nieve viene o no viene,
Y las estaciones no se mantienen,
Aún tienen menos sentido
Otras cien Espelunziechas,
Por aquí o en Castanesa,
Sólo porque a alguno le aprovecha.

Y al que no le guste que en el Pirineo haya poetas,
Que se vaya a Benidorm
A seguir su íntima vocación
O que se quede calladico en la cuneta.

En el Portalet,
18 de marzo de 2007.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.