Cientos de personas exigen el fin de la especulación urbanística

EL PERIODICO DE ARAGON
Cientos de personas protestaron ayer contra la especulación urbanística en Aragón, los «ladrillos invasores» que duplican la población de la noche a la mañana en pequeños pueblos del Pirineo, y el precio de la vivienda libre. Ya no solo en Zaragoza capital, sino también en el resto de municipios rurales de la comunidad autónoma.

Alrededor de medio centenar de colectivos ecologistas y ciudadanos convocaron una manifestación que discurrió entre la glorieta de Sasera y la plaza de España, atravesando el paseo de la Independencia. Numerosos asistentes recorrieron el camino bailando al ritmo de canciones modernas a las que se le había adaptado la letra para denunciar los problemas de acceso a la vivienda y los daños medioambientales que está provocando la construcción masiva en zonas como el Pirineo.

La Asamblea por una Vivienda Digna, la Plataforma en Defensa de las Montañas, Greenpeace, Ecologistas en Acción, el colectivo Aragón no se Vende e incluso la Plataforma en Defensa de los Derechos del Mercado (los vendedores del Rastro del Príncipe Felipe) asistieron a la cita, entre otros muchos colectivos sociales. También estuvieron representantes políticos de Izquierda Unida y una larga lista de representantes de Chunta Aragonesista apoyando la causa. Entre los asistentes a nivel particular hubo también gente de todas las edades.

Los participantes no se limitaron a denunciar y pedir cuentas al Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Zaragoza. Muchos de ellos exponían en pequeños grupos las medidas necesarias para acabar con la expansión urbanística (para ellos «totalmente descontrolada») del Pirineo y los precios «abusivos» de las viviendas libres en las capitales de provincia y comarca.

«La vivienda protegida es una buena fórmula, pero no solo en Zaragoza. También en municipios como, por ejemplo, Mequinenza, de donde venimos nosotros. Aunque lo primordial es crear una ley que limite el precio del suelo para evitar que los constructores puedan abusar», argumentó Carlos Fornos, un joven de 24 años que participó ayer en la manifestación.

Otro punto en el que incidieron algunos asistentes fue en la reducción de las viviendas vacías en los cascos urbanos a través de medidas fiscales que graven la no ocupación y de promoción de la política de alquiler de pisos desde la Administración.

HERALDO DE ARAGON
Cientos de personas se manifiestan contra la especulación urbanística en Aragón
La protesta, promovida en Aragón por medio centenar de organizaciones ecologistas, ciudadanas y sindicales, también se celebró en Madrid, Almería, Huelva y Murcia.

Cientos de personas se manifestaron en el centro de Zaragoza en contra de la especulación urbanística y en defensa del patrimonio cultural y natural de Aragón. La protesta, promovida en Aragón por medio centenar de organizaciones ecologistas, ciudadanas y sindicales, también se celebró en Madrid, Almería, Huelva y Murcia, y se convocará próximamente en otras ciudades españolas, explicó el portavoz de la Plataforma en Defensa de las Montañas, Paco Iturbe.

En Zaragoza, la marcha discurrió entre la Glorieta de Sasera y la Plaza de España, donde se procedió a leer un manifiesto.
Un toque de atención

Según el mismo, la protesta pretende ser un «toque de atención a la clase política» ante la próxima celebración de las elecciones municipales y autonómicas del 27 de mayo.

El objetivo, según dijo Iturbe, es sensibilizar a la sociedad de que Aragón, y el resto de España, «no es un solar en venta, sino un territorio de alto valor».

La plataforma «Aragón no se vende», similar a las creadas en otras regiones de España, exige un «compromiso firme» de los partidos políticos «contra la especulación urbanística y a favor de un Aragón con futuro, en el que merezca la pena vivir: hermoso, saludable, amable».

El manifiesto hizo hincapié en el hecho de que «nunca en la historia se realizó una ocupación del suelo tan extrema como la actual, y nunca haciendo tanto daño», tanto por el crecimiento «ilimitado de la ciudad», que se extiende como una «mancha de aceite», como por la «destrucción de santuarios naturales de incalculable valor».

Los principios fundamentales de esta organización son la protección del territorio, sus ríos y sus recursos; la defensa del acceso a una vivienda digna, en una ciudad humana y habitable, así como la defensa de la montaña aragonesa y del patrimonio cultural de la región.

La manifestación, que discurrió bajo el lema «En defensa del territorio y contra la especulación urbanística», estuvo animada por música, tambores, cencerros y maracas, e incluso una gaita, y contó con la participación de varias personas ataviadas con disfraces de colores llamativos.

Además de numerosas banderas autonómicas, los manifestantes portaron varias pancartas de grandes dimensiones donde se podían leer mensajes, como «Menos corrupción; más respeto»; «Formigal STOP Obras», y «Alerta ladrillos invasores».

A la marcha también acudieron decenas de miembros de la «Plataforma por los derechos del Mercado de Zaragoza», al considerar que también son «víctimas de la especulación urbanística».

La protesta fue convocada por las siguientes organizaciones: Aragón No Se Vende, Asociaciones Vecinales de Delicias, La Magdalena, La Paz, San José, Venecia, Lanuza-Casco Viejo; Asociación V.Pirineo Central, Amigos de la Tierra, ANSAR, APUDEPA, Asamblea por la Vivienda Digna, Barrio Verde, Clubes de montaña Albada, Castiliscar, Montañeros en Acción y Venecia; C.S.O. Rasmia, CCOO Aragón, CGT Aragón, Ebro Vivo, Ecologistas en Acción, El Cantero, Eq.Triacanthos, FABZ, Foro Ciudad y Ciudadanía, Fund.Quebrantahuesos, Greenpeace, La Katxarraka, Locos por Cerler, Mountain W-AGG, Pedalea, Pirineo Vivo, Plataforma en defensa de las montañas, Rebel, Red Aragonesa de la Tierra, SEO, Towanda, Unibersida, y Chunta Aragonesista.

DIARIO DEL ALTOARAGON
MANIFESTACIÓN CONTRA LA ESPECULACIÓN URBANÍSTICA
Cientos de personas critican en Zaragoza la especulación urbanística en la Comunidad
“Es un toque de atención a la clase política”

Cientos de personas se manifestaron ayer en el centro de Zaragoza en contra de la especulación urbanística y en defensa del patrimonio cultural y natural de Aragón. La protesta, promovida en Aragón por medio centenar de organizaciones ecologistas, ciudadanas y sindicales, también se celebró en el día de ayer en Madrid, Almería, Huelva y Murcia, y se convocará próximamente en otras ciudades españolas, según explicó el portavoz de la Plataforma en Defensa de las Montañas, Paco Iturbe.

ZARAGOZA.- En Zaragoza, la marcha discurrió entre la Glorieta de Sasera y la Plaza de España, donde se procedió a leer un manifiesto. Según el mismo, la protesta pretende ser un “toque de atención a la clase política” ante la próxima celebración de las elecciones municipales y autonómicas del 27 de mayo. El objetivo, según dijo Iturbe a Efe, es sensibilizar a la sociedad de que Aragón, y el resto de España, “no es un solar en venta, sino un territorio de alto valor”.

La plataforma “Aragón no se vende”, similar a las creadas en otras regiones de España, exige un “compromiso firme” de los partidos políticos “contra la especulación urbanística y a favor de un Aragón con futuro, en el que merezca la pena vivir: hermoso, saludable, amable”.

ARAGÓN DIGITAL
Cientos de aragoneses exigen en Zaragoza que «no se venda Aragón»

“En defensa del territorio y contra la especulación urbanística” es el lema bajo el que se han manifestado este sábado en Zaragoza cientos de personas. Más de cincuenta asociaciones han convocado una marcha que ha querido llamar la atención de los políticos para que no vean Aragón como un solar en venta sino como un territorio para vivir.

La manifestación ha tenido numerosas pancartas que han recorrido el paseo zaragozano
Zaragoza.- “Los políticos ven Aragón como un solar en venta y no como un territorio para vivir y del que sentirse orgulloso, y Aragón no se vende”. Así de contundente se mostraba este sábado Paco Iturbe, uno de los miembros de la Plataforma en Defensa de las Montañas y del movimiento “Aragón no se vende”, que encabeza la manifestación que ha recorrido el paseo de la Independencia de Zaragoza para exigir a los políticos la defensa del territorio y que actúen en contra de la especulación urbanística. “Verlo así -continuaba Iturbe- produce especulación y un desarrollo insostenible e injusto. ¿Qué ocurrirá cuando se acabe ese solar en venta?”

Cientos de ciudadanos han acudido a la llamada de una manifestación, enmarcada en una convocatoria estatal que se ha realizado en las principales capitales de España, que ha pretendido ser un toque de atención a la clase política para que asuma cambios estructurales en las líneas de gestión de los gobiernos locales y sobre todo del autonómico y central. “Queremos un compromiso firme contra la especulación urbanística y a favor de un Aragón con futuro”, han señalado miembros del movimiento “Aragón no se vende” (www.aragonnosevende.org), quienes no dejaban de repetir que “todavía se está a tiempo de cambiar, siempre y cuando reconozcan el problema. Tenemos la esperanza de que gane quien gane las próximas elecciones reconozcan el problema y se pongan manos a la obra para solucionarlo”.

“Tenemos la obligación de legar un mundo donde sea posible vivir, pero también donde merezca la pena vivir: hermoso, saludable, amable. Es lo que todos los seres humanos hemos conocido hasta ahora. Las generaciones futuras tienen derecho a lo mismo”. Con estas palabras terminaba el texto que se ha leído al término de la manifestación, que ha agrupado a cientos de personas bajo diferentes pancartas. Más de cincuenta colectivos han exigido “la protección del territorio, sus ríos y sus recursos; el acceso a una vivienda digna en una ciudad humana y habitable; la defensa de la montaña aragonesa y de sus gentes; y la conservación de nuestro patrimonio cultural”.

Además de “Aragón no se vende” han respaldado la convocatoria asociaciones vecinales de Delicias, La Magdalena, La Paz, San José, Venecia y Lanuza-Casco Viejo; la Asociación V. Pirineo Central; Amigos de la Tierra; ANSAR; Apudepa; Asamblea por la Vivienda Digna; Barrio Verde; los clubes de montaña Albada, Castiliscar, Montañeros en Acción y Venecia; C.O. Rasmia; CCOO Aragón; CGT Aragón; Ebro Vivo; Ecologistas en Acción; El Cantero; Equipo Triacanthos; FABZ; Foro Ciudad y Ciudadanía; Fundación Quebrantahuesos; Greenpeace; La Katxarraka; Locos por Cerler; Mountain W-AGG; Pedalea; Pirineo Vivo; Plataforma en defensa de las montañas; Rebel; Red Aragonesa de la Tierra; SEO; Towanda; y Unibersidá Coleutibo Aragonesista. Y de forma anónima se han unido a la marcha representantes de Chunta Aragonesista y de Izquierda Unida Aragón.

Billetes de 500 euros

Tantas asociaciones ha provocado que la manifestación contara con numerosas pancartas, encabezadas por un simpático grupo de ciudadanos trajeados (pertenecientes a la Plataforma en Defensa de las Montañas) que repartían billetes con una llamada de atención en el reverso: “Esto es un billete de 500 euros. Usted nunca ha tenido uno en la mano, pero España está inundada de ellos. Con estos billetes intentan inundar el Pirineo y las sierras de Teruel de apartamentos. Si no tiene estos billetes, usted no tendrá derecho a una vivienda digna”. También ha podido verse una caricatura de la mascota de Expo 2008 y a un numeroso colectivo de vendedores del Rastro de Zaragoza portando una pancarta que rezaba: “Los vendedores ambulantes también somos víctimas de la especulación urbanística”.

Además de lograr que la clase política reconozca el problema, Iturbe ha subrayado la necesidad de que se cambien algunas leyes estatales para poder frenar la especulación. “Se está a tiempo de cambiar muchas cosas porque estamos entrando en un modelo y podemos cambiarlo. Ya se han perdido muchas cosas por el camino, pero al menos que no sea en balde y el resto del territorio pueda seguir vivo”, ha señalado Iturbe, quien ha insistido en que “los viejos instrumentos de defensa son claramente insuficientemente porque nos está llegando el modelo de desarrollo de las costas y hay que crear instrumentos nuevos. Tanto la ley de la montaña como la ley del suelo son mejorables”.

Aragón sufre ya las secuelas de la especulación urbanística, según denuncian los convocantes. “Zaragoza se extiende como una mancha de aceite dispuesta a ocupar todo el valle del Ebro; el Pirineo encaja como puede la multitud de agresiones humanas; las sierras de Teruel, una vez despobladas, son coto exclusivo de megaproyectos urbanísticos…”, han leído en el comunicado. Y han continuado: “Y, en medio de esta fiebre urbanística, cada vez más personas no pueden acceder a una vivienda. ¿Paradoja? Más bien consecuencia del sistema económico en el que vivimos, que genera una exclusión estructural como parte de su funcionamiento”.

“Aragón no se vende” ha explicado, además, que “la expansión ilimitada de Zaragoza nos esclaviza al coche, deshumaniza la ciudad y perjudica nuestra calidad de vida. También nuestra alta montaña sufre la invasión de las grandes urbanizaciones y la destrucción de santuarios naturales de incalculable valor”. Por otro lado, advierten también de que el crecimiento urbanístico obliga a “desplazarse continuamente de un lugar a otro, quemando en cada trayecto un cachito de nuestro mundo y contribuyendo a que el efecto invernadero cambie radicalmente el lugar en el que nacimos y lo vuelva agresivo para la vida”.

Para evitar ese crecimiento de la capital aragonesa, Iturbe recomienda evitar el “modelo expansionista con grandes urbanizaciones donde el coche es necesario para todo” y “apostar por una ciudad mediterránea y no dominada por el coche”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.