Castanesa en el punto de mira

Varios expertos en medio ambiente y biólogos de Huesca ya han advertido del peligro que correrán los pastos y la ganadería del valle de Castanesa con la ampliación de Cerler, y han señalado que “el coste social, ambiental y cultural será excesivo”.
La nueva intervención de Aramón llega en medio de la polémica por la controvertida actuación realizada en la estación de esquí de Formigal, que ha crecido hacia el valle de Espelunziecha. Las obras en el centro invernal se retomaron tras finalizar la pasada temporada aunque los responsables de la sociedad han reconocido que el proyecto original sufrirá modificaciones debido a los problemas registrados en varios puntos de la montaña.
De momento, la nueva temporada comenzará sin el telesilla desembragable de ocho plazas que tampoco pudo estrenarse la campaña 2004-2005 debido a los movimientos de tierras que afectaron a su estructura. Sí que se inaugurará el aparcamiento de la zona del Portalet, pero con una notable mengua en su capacidad debido también a la inestabilidad de los suelos de la zona.
Por otro lado, el ayuntamiento de Canfranc ha denunciado estas inversiones porque las considera “competencia desleal” para las dos estaciones del valle del Aragón, Canfranc y Astún, que no están integradas en el holding Aramón. El alcalde canfranqués, Fernando Sánchez, ha ido más allá y no descarta acudir a los tribunales nacionales y europeos como afectado. “Es inconcebible que con dinero público se esté buscando machacar un valle”, ha señalado el edil.
En los últimos años el holding Aramón, compuesto por la administración autónoma aragonesa y una entidad financiera privada, se ha convertido en la “bestia negra” de los grupos de defensa del medio ambiente, básicamente, por sus actuaciones en el sector del esquí, aunque se halle también implicada en otras operaciones económicas. Pero ahora, además, diversos municipios pueden comenzar a levantar la voz contra el holding por considerar que se hallan desfavorecidos frente a las inversiones realizadas en otros valles y localidades. En definitiva, además de los casos puntualmente denunciados, lo que hay abierto en Aragón es un gran debate sobre cómo enfocar su futuro territorial, cómo debe ser el modelo turístico a desarrollar en los próximos años y a qué costes sociales y ambientales.
La Ecotasa en Catalunya La Conselleria de Medi Ambient de la Generalitat de Catalunya propone crear un impuesto que grave la actividad de las estaciones de esquí con 3.000 euros al año por kilómetro esquiable. De igual forma, los practicantes tributarían con medio euro al año en el precio del forfé. El sector empresarial de la nieve se ha pronunciado inmediatamente en contra de la medida ha respondido que la propuesta es “absurda” y “tiene poco fundamento”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.