Carta a marcelino

El PSOE se arriesgó bastante en su decisión del pasado jueves. Fue quien mas se puso en evidencia. No es propio de un partido de «izquierdas» aliarse con el capital de una forma tan decidida, casi en solitario, sin el apoyo del PP y menos frustrando una ILP. Además, el desplante del Sr. Iglesias, que no asistió al pleno, me parece imperdonable, un desprecio personal a sus conciudadanos. No puede no asistir al pleno en el que hablan los ciudadanos de Aragón por muy comprometida que tenga su agenda, y menos desestimar sus propuestas sin valorarlas o debatirlas.

Mal vamos por este camino Sr. Iglesias, al enseñar las cartas, se ve cual es la jugada y en este caso, el PSOE y su presidente se han delatado ante la sociedad aragonesa como los grandes valedores de las inmobiliarias.

Sin embargo, se han puesto las cosas en su sitio. Se ha visto lo que se insinuaba. Esto nos va a hacer más fuertes y más grandes a los que cuestionamos la política de este gobierno, y en muchos aspectos es una victoria para los promotores de la ILP. Además, tenemos otra gran ventaja y es que los argumentos que nosotros defendemos tienen más futuro y proyección social que todo el programa del partido socialista. Desde Montreal, desde Europa, desde Madrid y, sobre todo el sentido común, nos dan la razón.

Los proyectos que tienen futuro no se hacen por el capricho de ningún político, sino por la coherencia de sus objetivo y avalados por una exhaustiva normativa que el Sr. Iglesias se niega a reconocer ¿Por qué? ¿A quién debe favores? ¿Qué otras interpretaciones caben?

Debe rectificar Sr. Iglesias, sino otros lo harán por usted.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.