Candanchú espera recuperar hoy la luz, pero debe hasta el pan de la pasada temporada

Candanchú recuperará hoy el suministro eléctrico, una condición indispensable para poder poner en marcha la estación. La concesionaria del complejo, Explotaciones Turísticas de Candanchú (Etuksa), firmó ayer el nuevo contrato con Endesa, a la que adeuda más de 125.000 euros. No es la única factura impagada, ya que debe más de 6,9 millones a proveedores, bancos, administraciones y trabajadores, ha presentado concurso de acreedores y ha rubricado un contrato de gestión con el grupo Aramón para poder asegurar la apertura esta temporada, prevista para este jueves día 6.

Candanchú no lo ha tenido fácil para recuperar el suministro de media tensión y tras días de reuniones, ayer a las tres de la tarde se firmó el nuevo contrato. Conseguir una fianza, fijada en función de sus consumos históricos, era uno de los compromisos requeridos por la hidroeléctrica para devolverles la luz. Asimismo, los recibos se le girarán cada 15 días para evitar acumulaciones.

Sin embargo y a pesar de que así lo esperaba Candanchú y sus trabajadores, la conexión no se realizó ayer. «Teníamos confianza en que Endesa iba a reaccionar inmediatamente», criticó Eduardo Roldán, el hasta ahora director de la estación y accionista de Etuksa. Pero a última hora de la tarde, a pesar de que la orden de ejecución estaba ya dada, seguían esperando. Fuentes de la eléctrica indicaron que «técnicamente» era imposible realizar ayer la conexión, «no es darle a un interruptor y ya está». Y añadieron que posiblemente será hoy o «si no el miércoles» cuando Candanchú vuelva a tener luz.

Roldán recalcó que es «fundamental», puesto que, explicó, «se debe revisar la instalación, los conectores, poner en marcha los cañones y realizar las pruebas de los remontes». Y todo con el objetivo de abrir este jueves, aunque sea de forma parcial, con la zona del Tobazo (telesilla que sí tiene luz y ha pasado las pruebas de carga) y los arrastres de Pista Grande. Para tener en marcha todas las instalaciones se necesitarán quince días más de trabajo, las dos semanas que quedan hasta Navidad.

Para lograr este objetivo habrá que recomponer las relaciones con los proveedores, a los que se debe en total 1,33 millones de euros. Las deudas se acumulan con 122 acreedores comerciales, ya que no ha pagado ni al obrador de Villanúa todo el pan consumido la pasada temporada (7.360 euros) ni la mayor parte de la fruta y verdura de las dos últimas campañas a un negocio de Jaca (7.564 euros).

La necesidad de tender puentes con sus proveedores es imprescindible para retomar la actividad. De hecho, Etuksa sigue sin poder vender abonos por internet porque la aplicación sigue inoperativa por el impago a la empresa que se hace cargo del soporte tecnológico de la estación, la aragonesa Web Dreams. Solo a esta firma le debe 158.699 euros, uno de los mayores importes de la lista de acreedores comerciales. En la lista también está la empresa líder en remontes del país, Teleféricos y Nieve (49.582 euros), el bufete legal Iberbrokers (37.894), Movistar (1.934), Danone (3.861), la multinacional especializada en innivación Johnson Controls Neige (27.261), además de decenas de pequeña empresas y profesionales de Zaragoza y Huesca.

La deuda con los bancos supera los dos millones y con las administraciones ronda los 3,1 millones, mientras que con los trabajadores asciende a 388.336 euros porque no cobran desde junio. No obstante, el administrador concursal autorizó el pago de la nómina del mes de octubre.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.