Aramón proyecta otra ampliación de cerler por el núcleo de aneto

Los planes de la empresa mixta Montañas de Aragón (Aramón), participada al 50% por la DGA e Ibercaja, para convertir la estación de Cerler (en el municipio de Benasque) en un gran complejo invernal no se limitan a la futura ampliación por el valle de Castanesa. Además, la sociedad tiene prevista a largo plazo una segunda ampliación por el núcleo de Aneto, perteneciente, al igual que Castanesa, al municipio de Montanuy.

La expansión de Cerler por Castanesa y Aneto, al igual que todos los proyectos planificados por Aramón para la estación (nuevos teleféricos, campos de golf, desarrollos urbanísticos…) está recogida en el documento básico del Plan de Desarrollo Turístico de la Ribagorza Norte. En el apartado de la extensión del dominio esquiable, tras abordar los planeamientos en Castanesa, el collado de Liri y la ronda del Isábena (todos ellos adelantados por este periódico), se señala que «el sector de Aneto se contempla como una ampliación de la estación en una segunda fase». Es, por lo tanto, un proyecto para dentro de unos diez años.

Esta segunda fase de expansión está planteada en una zona denominada Ubago de Aneto, con un dominio esquiable previsto de 780 hectáreas (en Castanesa está planificado actuar sobre 900), de las cuales serán esquiables 113,6 (77,4 como pistas principales y otras 36,2 como extensiones).

En total, se quiere desarrollar 14 nuevas pistas (40 en Castanesa), con 24,6 kilómetros de longitud global. El proyecto incluye la instalación de siete remontes y la creación de una zona destinada a la práctica del «free style».

Al Ubago de Aneto se accede mediante una pista que parte del núcleo del mismo nombre, que deberá ser acondicionada. La longitud de la nueva carretera desde la población hasta lo que será el pie de pistas es de 6,7 kilómetros.

En las inmediaciones del frente de nieve está proyectado construir un aparcamiento de 2,5 hectáreas de superficie y unos 1.000 vehículos de capacidad. En esa zona también se instalará un edificio para taquillas y servicios múltiples.

Además de la extensión por el Ubago de Aneto y Castanesa, Aramón ha planificado las ampliaciones de la ronda del Isábena, para que la estación tenga un recorrido circular, y del collado de Liri, hasta donde llegará un teleférico con salida en las inmediaciones de Castejón de Sos.

La primera de esas actuaciones, la de la cabecera del Isábena, supone actuar en 250 hectáreas por detrás de los picos Basibé, Cibollés y Gallinero para lograr 15 kilómetros esquiables en 15 nuevas pistas. En el collado de Liri se plantea poner en valor 27 hectáreas de dominio esquiable, creando 11 pistas que sumarán 5,3 kilómetros de longitud.

Además de estos proyectos, el Ayuntamiento de Benasque tiene planeada desde hace años otra ampliación de Cerler por Ardonés. Esa actuación está recogida en el convenio suscrito por el Consistorio y Aramón para llevar a cabo desarrollos urbanísticos con el objetivo de modernizar la estación y aumentar el dominio esquiable. Sin embargo, el proyecto lleva tiempo paralizado en su fase de tramitación medioambiental y las perspectivas de que consiga superarla con éxito no son muy halagüeñas.
Expandir la zona de influencia

Los planes de Aramón para Cerler se basan tanto en la mejora de las instalaciones y la oferta de la estación como en la expansión del área de influencia que se beneficia de su actividad, actualmente esencial para la economía de la comarca.

Las ampliaciones proyectadas y los nuevos accesos permitirán evitar problemas de saturación en la que ahora es la única entrada al complejo invernal. Los usuarios podrán optar por acceder a las pistas por los futuros teleféricos planeados en Benasque y Castejón de Sos o por las entradas de Castanesa, que se hará mediante una telecabina de gran capacidad, y Ubago de Aneto.

De esta manera, los beneficios del esquí se verán más repartidos, ya que los municipios de Bisaurri, Laspaúles y Montanuy (muy afectados por la despoblación y el envejecimiento y dependientes de la economía tradicional) tendrán la oportunidad de desarrollar actividades turísticas.

Con ese objetivo, y buscando una oferta que vaya más allá del esquí, Aramón también ha proyectado tres campos de golf en la zona y un «resort» (complejo residencial, hotelero y de ocio) en los núcleos de Montanuy con capacidad para 13.000 personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.