Aragón continuará con la ampliación de cerler si la zona respalda del proyecto

HERALDO DE ARAGON

Aragón continuará con la ampliación de Cerler si la zona respalda del proyecto

La DGA respaldará el proyecto de ampliación de la estación de esquí de Cerler si el ayuntamiento de Montanuy revisa el plan de Ordenación Urbana.

El Gobierno de Aragón y Aramón respaldarán el proyecto de ampliación de la estación de esquí de Cerler y de desarrollo urbanístico del valle de Castanesa si el ayuntamiento de la zona afectada, Montanuy, acuerda revisar el Plan General de Ordenación Urbana anulado por el Tribunal Supremo.

Así lo ha asegurado a los medios de comunicación la consejera de Economía y presidenta de Aramón, Marta Gastón, en respuesta a la sentencia hecha pública esta semana por el Tribunal Supremo que anula el referido plan urbanístico por carecer de estudio de evaluación de impacto ambiental.

Gastón, desplazada a Sabiñánigo para visitar las instalaciones industriales de Ercros, ha asegurado que la sentencia del Supremo se limita a reflejar la existencia de un «defecto de forma» en la tramitación del plan urbanístico, pero sin hacer referencia a ningún otro tipo de afecciones.

Ha explicado que el proyecto integral de infraestructuras de nieve de Aragón (PIVA) continúa vigente hasta el año 2020, por lo que, ha añadido, si el Ayuntamiento de Montanuy resuelve revisar el plan urbanístico con el preceptivo informe medio ambiental, tendrá el apoyo del Ejecutivo aragonés y de Aramón.

Según ha destacado, Aramón, a través de la sociedad Castanesa, sigue «trabajando» en el proyecto de inicial de ampliación de la estación de esquí, que, según ha advertido, «no depende de lo que diga la sentencia».

Ha subrayado que la intención última de Aramón es invertir en el proyecto «siempre que se mantenga la sostenibilidad económica y medioambiental» de la zona.

El plan urbanístico de la zona, aprobado en 2006, preveía la construcción de unas 2.500 viviendas en una zona por la que Aramón pagó a los propietarios alrededor de 21 millones de euros, proyecto ligado en cualquier caso a la ampliación de la estación de esquí.

La alcaldesa de Montanuy, Esther Cereza, ha confirmado que el municipio mantiene su interés en un proyecto «en el que se ha trabajado durante 10 años y en el que queremos seguir trabajando si Aramón realmente demuestra una voluntad verdadera de invertir en la conexión de la estación».

La edil ha mostrado la disposición de su consistorio de elaborar un nuevo plan urbanístico ya que, según ha afirmado, del proyecto depende la «salvación» de un valle con un municipio del que dependen 17 pueblos que acogen entre todos durante el invierno unos 150 habitantes, el 65 por ciento de los cuales jubilados.

Ha destacado, además, que una gran parte de las viviendas proyectadas en el plan urbanístico que se pretende recuperar conformarían un núcleo poblacional próximo a las carreteras N-230 y N-260 que daría «vida» y posibilidades de futuro a la zona sin afectan a los núcleos del valle.

La alcaldesa ha subrayado que cuando se elaboró el Plan General de Ordenación Urbanística de la zona no se incluyó un estudio de impacto ambiental porque desde el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (Inaga) se informó al municipio de que no era necesario.

Ha advertido, sin embargo, que en opinión de los expertos que intervinieron en la redacción del documento las «exigencias» medioambientales planteadas eran mayores de lo que exigía la legislación vigente ya que, ha añadido, «el cuidado de nuestro valle es importante para nosotros porque de él depende nuestra vida».


EL PERIODICO DE ARAGON

La DGA se empecina en ampliar Cerler tras el fallo del Supremo

La alcaldesa de Montanuy tramitará un nuevo PGOU, y el Gobierno lo apoya

El Gobierno de Aragón no rebla en la intención de ampliar la estación de Cerler por Castanesa, aunque el Tribunal Supremo haya confirmado la anulación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que, en buena medida, la habría sustentado económicamente.

La consejera de Economía de la DGA (y presidenta de Aramón), Marta Gastón, afirmó ayer que, aun respetando la decisión judicial, la anulación se realiza «por un error formal» –la falta del preceptivo informe de evaluación ambiental favorable– y por tanto se puede subsanar con un nuevo plan de Montanuy que respete los trámites.

Un plan que la alcaldesa de la localidad, Esther Cereza, confirmó ayer que tienen intención de impulsar. Y para el que recibirán «la ayuda al 100%» del Gobierno de Aragón, confirmó la consejera.

DESVINCULADOS Ambas políticas coincidieron además en señalar que el macroproyecto urbanístico de Montanuy es una cosa, y la estación otra. Es decir, que Aramón puede seguir adelante exclusivamente con la estación, y «el proyecto se mantiene», confirmó Gastón. No en vano, recordó que el Proyecto de Interés General (PIGA) que le da cobertura legal está vigente hasta el 2020.

Otra cosa es que la construcción respete «la sostenibilidad económica y ambiental» que, según la consejera, condicionará cualquier futura actuación en la zona. Aunque ni Gastón ni Cereza lo mencionaron ayer, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón, y la del Supremo que la confirmó, sí hacían referencia a que la zona es de especial valor ecológico (está en la red Natura 2000) y que la actuación podría suponer trastornos. También es cierto que no era el principal argumento para tumbar el plan.

Un plan que Cereza seguía defendiendo ayer. Pese a lo que faltara el visado oficial del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (Inaga), «no quiere decir que no se tuvieran en cuenta las afecciones medioambientales», aseguró. Recordó que con 2.500 viviendas, repartidas entre los 17 núcleos de población que componen Montanuy –unas 150 viviendas por pueblo–, no se trata de un proyecto desmesurado. Y que las grandes infraestructuras (como el hotel o la zona de ocio) estarían en el fondo del valle, no en un paraje natural.

Por ello, admitió, están «decepcionados» con la decisión del Supremo, porque considera que son «ajenos a una controversia jurídica y medioambiental» en la que el Inaga dijo que no se requería de evaluación ambiental (en realidad dijo que no procedía, dado lo avanzado de la tramitación).

Para Cereza, el desarrollo del proyecto es vital para la zona, con una población de 220 habitantes censados. «Pero en realidad somos 150, y el 50% están jubilados», ilustró. «Expectativas de vida tenemos pocas o ninguna. Si tardamos otros 10 años en desarrollar un plan (el anulado se aprobó en el 2006), iremos mal», concluyó.


RADIO HUESCA

“La sentencia que anula el plan de urbanismo de Montanuy no modifica el proyecto de Aramón”

La presidenta de Aramón y consejera del G.A, Marta Gastón, acerca de la ratificación, por parte del TSJA, de la nulidad del PGOU de Montanuy, señalaba que el que salga adelante o no el proyecto de ampliación de Cerler no depende de esa sentencia. Añadía que, Castanesa Nieve, participada al cien por cien por Aramon, sigue trabajando con el proyecto inicial, aunque éste, como consecuencia de la crisis, se haya visto modificado.

Gaston indicaba que la sentencia lo que traslada es un defecto formal por la falta del informe de evaluación de impacto ambiental. Decía que ahora toca esperar la decisión que tome el Ayuntamiento de Montanuy sobre si va a revisar o no el plan general de urbanismo, puesto que, el PIVA (proyecto integral de infraestructuras de nieve de Aragón) está vigente hasta 2020.

La presidenta de Aramon recordaba que lo que declara nulo la sentencia es el plan general de urbanismo y no hay más afecciones que esa. Estando vigente el PIVA la intención de Aramon es trabajar teniendo en cuenta la decisión que tome el propio consistorio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.