Un juez condena a aramón a pagar 1,5 millones por la venta fallida de sus suelos en cerler

HERALDO DE ARAGON

Un juez condena a Aramón a pagar 1,5 millones por la venta fallida de sus suelos en Cerler

 La sociedad que se echó atrás en la operación reclamaba al grupo 2,8 millones, pero el fallo ha estimado la demanda solo parcialmente.

 

El titular del Juzgado de Primera Instancia número 3 de Zaragoza ha condenado a Aramón a abonar 1,5 millones de euros más intereses al grupo de empresas que adquirió los terrenos que el holding de la nieve tiene en Cerler y luego se echó atrás en la operación. El juez estima la demanda presentada contra Montañas de Aragón por la sociedad Alto Cerler XXI, pero solo parcialmente, ya que también ha rechazado que los compradores deban percibir 1,3 millones de euros más por los gastos indirectos que conllevó la fallida venta.

 

La sentencia no impone costas y es recurrible ante la Audiencia Provincial de Zaragoza, pero puede suponer un revés para las finanzas de Aramón. «Igual que hemos acatado las sentencias que han sido favorables para nuestros intereses, acatamos este fallo parcialmente desfavorable -indicaron desde el grupo-. Vamos a analizarlo y en los próximos días decidiremos si lo recurrimos».

 

Alto Cerler XXI es una sociedad participada por Industrias López Soriano, Ortiz Dieste S. A., la firma vasca Cosimet, Ágreda Automóvil y Olmeda que a mediados de 2006 llegó a un acuerdo con Aramón para comprarle 4,4 de las 18 hectáreas que la empresa pública participada por la DGA e Ibercaja tiene en Cerler. Posteriormente, ambas entidades llegaron a un acuerdo por el que el holding de la nieve vendía a Alto Cerler XXI todo ese suelo por unos 120 millones de euros.

El problema para Aramón -y también para los compradores del terreno- es que, durante ese proceso, los antiguos dueños de los suelos presentaron una demanda contra Montañas de Aragón. Esto, a su vez, provocó la declaración de litigiosidad del proyecto de reparcelación.

 

Desde que en mayo de 2007 el Ayuntamiento de Benasque adoptó esa polémica decisión, cualquier inscripción registral de las parcelas afectadas está condicionada por la advertencia de que esos terrenos están a expensas de que se resuelva un contencioso judicial. Al no poder escriturar los suelos, Alto Cerler XXI decidió resolver el contrato de compraventa acogiéndose a una cláusula que le ofrecía esa posibilidad si para el 31 de diciembre de 2007 las parcelas no habían sido inscritas.

 

Al deshacerse la operación, Aramón devolvió a los compradores lo que habían pagado por las 4,4 primeras hectáreas y la señal que habían entregado por el resto de terrenos. Sin embargo, Alto Cerler XXI reclamó al grupo de la nieve 2,8 millones más: 1,3 por los gastos de constitución, funcionamiento y disolución de la sociedad y 1,5 en concepto de devolución de un dinero que los compradores abonaron a una tercera empresa para facilitar el proceso mediante una permuta y la no impugnación de algunas acciones.

Los argumentos del fallo

El litigio acabó en los tribunales, y ahora una sentencia ha estimado parcialmente la demanda presentada por Alto Cerler XXI. El juez considera que la cláusula que permitió resolver la operación entre ambas mercantiles «solo liga de modo directo (…) la devolución de los gastos derivados del contrato, esto es, que fueran consecuencia directa del mismo».

 

«No tienen aquí cabida partidas reclamadas como el coste o los gastos de funcionamiento de la sociedad (…), los gastos de disolución y liquidación de la misma (…) ni la pérdida de rentabilidad», establece el fallo para rechazar parte de las pretensiones de Alto Cerler XXI.

 

En cambio, a la hora de pronunciarse sobre el pago de 1,5 millones que los compradores hicieron a una tercera empresa, el juez sostiene que por parte de Aramón «sí existía el compromiso asumido de su abono». «Fue en virtud de ese compromiso por lo que Alto Cerler XXI llevó a cabo ese desembolso (…) -dice la sentencia-. Como quiera que la entidad demandada no ha reintegrado ni compensado (…), entiendo que la acción subsidiaria entablada (la demanda) resulta procedente».


EL PERIODICO DE ARAGON

El juez condena a Aramón a pagar 1,5 millones a una promotora

La empresa pagó esa cifra para que el hólding tuviera todo el suelo de un proyecto.Alto Cerler XXI lo demandó tras fallar el trato para construir la zona residencial.

Fomento del Valle de Benasque, firma integrada en el hólding semipúblico aragonés del esquí, Aramón, tendrá que indemnizar con 1,5 millones de euros a Alto Cerler XXI, la empresa a la que adjudicó el desarrollo de una urbanización de 18,3 hectáreas en la estación de esquí ribagorzana, al considerar el magistrado del Juzgado de Primera Instancia número 3 de Zaragoza que Aramón se enriqueció gracias a la participación de la adjudicataria en la operación, en la que esta última no obtuvo nada al romperse el trato.

Alto Cerler XXI y Fomento del Valle de Benasque cerraron en julio del 2006 un acuerdo por el que la primera adquiriría en Cerler, por 120 millones de euros, 18,3 hectáreas de la segunda para desarrollar una urbanización.

Sin embargo, el proyecto incluía algunas peculiaridades. Una era que Fomento licitó lo que se conoce como parcelas futuras, es decir, un diseño del terreno basado en un proyecto de reparcelación. Pero de un proyecto de reparcelación del que no tenía la seguridad, al 100%, de que podría sacarlo adelante, ya que no era el dueño de todo el suelo afectado. Una parte pertenecía a la inmobiliaria madrileña DUAR, que podía bloquear la distribución de fincas que quería llevar a cabo Aramón.

Para resolver este escollo, DUAR y Aramón pactaron una permuta de parcelas que dejó todo el suelo de la zona licitada en manos del hólding. Se trató de un acuerdo a tres bandas en el que Alto Cerler XXI –defendida en el pleito por Guillermo Ros– pagó 1,5 millones de euros a la inmobiliaria madrileña.

En febrero del 2008, Aramón y Alto Cerler XXI –participada por la constructora viacaina Cosimet, Ordisa, Lopez Navarro, Ágreda y La Oscense– rompieron el acuerdo entre ellos al resultar imposible anotar la compra de los terrenos en el Registro. Sus fichas incluyen una inscripción de litigiosidad, ya que la propiedad de algunas fincas afectadas por el proyecto se está discutiendo en un pleito que acaba de llegar al Supremo.

En esas fechas, Fomento del Valle de Benasque era dueño –sigue siéndolo– del 100% del terreno de la unidad de ejecución. Y el juez considera que eso no hubiera sido posible de no haber sido por la participación de Alto Cerler XXI en la operación. Es decir, que Aramón se enriqueció al convertirse en propietario de todo el suelo. Y sentencia, en una resolución recurrible ante la Audiencia, que el hólding debe indemnizar a la promotora con la cantidad que destinó a ese fin. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.