Resumen de daños en la reserva de la biosfera

Por Redacción digital digital@desnivel.es

Las obras de ampliación y remodelación de la estación de esquí de Formigal ya han degradado visiblemente la Reserva de la Biosfera «Ordesa-Viñamala». Según la Plataforma para la Defensa de la Montaña de Aragón, esto es así porque el límite noroeste de la misma se corresponde con el eje del río Gállego, por lo que todas las actuaciones realizadas al este del río se están llevando a cabo en la propia superficie de la reserva.

Esto contradice las diversas declaraciones hechas recientemente por diversos dirigentes locales y autonómicos, desde el alcalde de Sallent hasta el presidente del Gobierno de Aragón pasando por el director general del Medio Natural, en las que afirman que las obras no habían afectado a «Ordesa-Viñamala».

Hasta el momento, Aramón (consorcio formado por Ibercaja y el gobierno de Aragón) ha venido desoyendo sistemáticamente las recomendaciones y advertencias hechas en contra de las obras desde diversos organismos, como el Ministerio de Medio Ambiente.

Portalet
El aparcamiento de Portalet es una de las actuaciones que más ha alterado el medio, ya que ocupa varias hectáreas de pradera alpina y de humedales. Para hacerlo se han excavado grandes cantidades de tierra y roca, lo que ha causado la desistibilación de toda la ladera. Las obras han destruido zonas situadas entre el aparcamiento y la ribera del río que albergaban una flora única.

La ribera izquierda del Gállego está cubierta de tierra y escombros hasta el mismo cauce, lo que va en contra de la Declaración de Impacto Ambiental, que dictamina que se debe respetar una banda de cinco metros. La circulación de agua subterránea también se ha alterado, hasta el punto de que muchas turberas han desaparecido, y las restantes corren el mismo peligro si se acometen las obras de estabilización de la ladera del aparcamiento.

Zona de servicios de Sextas
Sextas ha sido también muy castigada. Allí se ha construido un aparcamiento sobre una enorme explanada que en parte estaba formada por un vertedero alegal y en parte sobre una zona de ribera cuya vegetación riparia ha quedado totalmente destruida. Una zona de la ribera izquierda del Gállego sigue albergando un vertedero que llena el agua de residuos.

La carretera A-136, que une Formigal con la frontera francesa, se va a transformar en una vía de tres carriles con un nuevo trazado en muchos tramos, pues se pretende fomentar el transporte individual por encima del colectivo. Esto supone la ocupación de nuevas superficies de pradera alpina y humedales, así como el impacto sobre diversos cauces y riberas.

Por último, se prevé la urbanización de más de 30 hectáreas de pradera alpina en las zonas conocidas como «Las Bozosas» y «Articalengua» gracias al convenio firmado por la constructora Formigal S.A. y el alcalde de Sallent de Gállego, que vincula la ampliación de la estación de esquí a la recalificación a terreno urbanizacble de 30 hectareas de terreno rústico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.