Preocupación en el pirineo por el futuro incierto de la estación de candanchú

Un holding empresarial formado por el Gobierno de Aragón e Ibercaja, y que se encarga de gestionar y explotar la mayor parte de las estaciones de esquí de la Comunidad aragonesa. El grupo llevaba meses estudiando la posibilidad de incorporar Candanchú a su oferta invernal, sin embargo, las cuentas no cuadran y han decidido dar un paso atrás. Consideran «inviable» la situación económica de Candanchú, y lo han dejado claro, por el momento, no se harán cargo de esta estación, decana de los centros invernales aragoneses.
Esta decisión no ha sentado demasiado bien ni a los dirigentes de Candanchú ni a los empresarios de la zona. Estos últimos ven con gran preocupación el futuro de la estación. Se ha llegado a hablar incluso de su cierre, algo que sería una auténtica «catástrofe» para la zona. La estación es uno de los principales motores económicos de la Comarca. Genera más de 120 puestos de trabajo directos y cerca de 300 indirectos. La mayoría de ellos son temporales, duran la temporada de esquí, pero son imprescindibles para mantener la población rural en la zona. Sin la estación, muchos se verían obligados a emigrar y buscar trabajo en otras zonas de Aragón o de España. Por eso es «fundamental» aunar esfuerzos y evitar que la estación se cierre.
Momentos difíciles
El presidente de la Asociación de Empresario de la Jacetania, Cristóbal Sánchez, aseguró que no entiende la decisión de Aramón. «Con un comunicado oficial se ha echado por la borda el trabajo de muchos años y han desprestigiado a una estación con una trayectoria intachable». Aunque reconoce que está pasando «por apuros», por «un momento de debilidad». «Este año ha sido muy bueno para el turismo de invierno, sin embargo, los dos anteriores no lo fueron y esto provocó pérdidas a la empresa», explicó Sánchez, que remarcó que «ni mucho menos está en bancarrota».
Empresarios y alcaldes de la zona han iniciado una campaña de presión al Gobierno en la que le exigen que tome cartas en el asunto. Consideran que hay un agravio comparativo, ya que mientras el resto de estaciones de esquí recibe importantes ayudas públicas, a Candanchú «no le llega ni un sólo euro». Por eso, piden subvenciones equitativas, que sean igual para todas las estaciones de esquí aragonesas. «No puede ser que en unas se inviertan varios millones para mejorar sus instalaciones y otras estén completamente olvidadas para las instituciones», concluyó Sánchez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.