Pere gómez i gonzález director de las estación de esquí de candanchú : «candanchú apuesta por sus clientes y sus trabajadores»

–Lleva muy poco tiempo en el cargo.
–Solo unas semanas, pero el año pasado ya entré en la empresa con motivo del proceso concursal.
–Levantar una estación que ha estado a punto de cerrar parece un reto difícil.
–La situación económica es complicada. Es difícil salir adelante, pero no imposible. Veo un túnel por delante y también una salida.
–¿Cuál es la mejor arma de que dispone para devolver a Candanchú a la primera línea de las estaciones de esquí?
–La clientela, sin duda. Se trata de un tipo de esquiador de clase media-alta, que procede por lo general del País Vasco y Navarra y que se ha mantenido muy fiel a Candanchú incluso en estos tiempos de crisis. El año pasado esos aficionados a la nieve seguían viniendo aunque no sabían si las pistas iban a continuar abiertas.
–¿A cuánto asciende la deuda?
–A 6,6 millones de euros, y hay que amortizarla en un plazo de diez años.
–¿Y qué tal son las perspectivas para esta temporada?
–De momento, hemos empezado con nieve ya en noviembre, lo que es un éxito. Eso garantiza que las cosas irán bien, pero, aparte, es necesario ofrecer calidad y servicio, y eso es lo que estamos haciendo.
–¿Se ha puesto en marcha alguna importante novedad esta campaña?
–Estamos en una época de recesión económica y pocas estaciones de invierno se pueden permitir costosas inversiones en las instalaciones. Lo que hay que hacer es, como he dicho, mejorar el servicio. Con todo, este año hay novedades. Candanchú asume la gestión directa de la escuela de esquí, se ha creado un club de esquí y se ha puertos en marcha también un servicio de alquiler de esquís.
–¿Y desde el punto de vista comercial?
–Estamos creando nuestros propios paquetes de nieve con todo incluido, el forfait, el alojamiento, el alquiler de material. Además, hemos abierto una oficina para la venta de forfaits en Jaca, para estar más cerca del cliente. Tiene un horario muy amplio con el fin de facilitar los trámites y evitar colas en los remontes.
–Alguna reforma se habrá hecho.
–Se han realizado mejoras en la cafetería y en el 2012 se montó un bar externo con actividades.
–¿Será necesario reducir el personal en la nueva etapa?
–La viabilidad de la estación pasa por incrementar los ingresos y luego, si eso no se consigue, recortar en todos los aspectos, no solo en los laborales. Pero lo cierto es que apostamos por nuestra gente.
–Candanchú es algo más que una estación de esquí.
–Así es. Se puede decir que todo el valle del Aragón depende de esta estación. Genera una gran cantidad de puestos de trabajo indirectos en todo tipo de actividades. Por eso lo fundamental es que todos, el valle, la estación y Aragón en su conjunto, vayamos de la misma mano. Pienso que Aragón debe de ser el referente del esquí en el Pirineo. Creo que hay que incidir más en Aragón como el país de los Pirineos.
–¿Qué le parece el proyecto de unión de las estaciones del valle del Aragón y del valle de Tena?
–Se tiene que tender a eso. Hay que vender todo el Pirineo aragonés, como un bloque. Es un plan realista. Además, esa es la única manera de competir en Europa.
–Y, para empezar, ¿cómo vería la unión con la estación de Astún?
— No la veo complicada. De hecho, nada más asumir este puesto me puse a hablar con Astún y también con Aramón.
–¿Qué ventajas ofrece dentro de su estrategia para atraer clientes esta temporada?
–Estamos un esfuerzo especial en el precio de los forfaits, que ofrecemos a 25 euros por jornada. Además, nos proponemos promocionar el esquí en familia con precios atractivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.