Marcelino iglesias posee 443.000 metros cuadrados junto al mayor proyecto urbanístico del alto aragón

eados en los medios los detalles de su propio patrimonio oculto, ha permitido conocer uno de los secretos mejor guardados de la política aragonesa: las propiedades inmobiliarias de Iglesias en la comarca altoaragonesa afectada por el macroproyecto trazado alrededor del pueblo de Montanuy, vecino de su Bonansa, donde empezó su carrera política como alcalde socialista en 1983. Se trata de un valle con 300 habitantes que daría lugar a la mayor estación de esquí del Pirineo, la ampliada Cerler, con la revalorización que ello traería a la zona. El actual secretario de organización del PSOE, que fue presidente del Gobierno autonómico entre 1999 y julio de este mismo año, ha declarado en el Senado que tiene «diversas fincas» heredadas en 2003 que suman 44,3 hectáreas (443.000 metros cuadrados), una superficie equivalente a unos 443 campos de fútbol.

La biografía oficial de Iglesias indica que su padre tenía una vaquería y que él empezó su propia vida laboral como monitor de esquí en Baqueira, después de dejar los estudios iniciados en el seminario de Zaragoza. Los orígenes familiares por la parte inmobiliaria y la afición al deporte blanco del ex presidente autonómico se han cruzado en su vida a través de la vecina estación de Cerler, en el valle de Benasque, donde su hijo también ejerce ahora como profesor de esquí.

Una estación que doblará en tamaño a Baqueira

El macroproyecto urbanístico ha centrado el debate político en esa parte del Alto Aragón en las dos anteriores legislaturas. Por una parte está la empresa semipública Aramón (50% Ibercaja y 50% Gobierno aragonés), verdadero motor económico del norte de Huesca y también en la sierra de Teruel a través de las estaciones de esquí. Aramón controla el 24% del mercado nacional de la nieve, lleva invertidos 160 millones de euros desde su creación, emplea a 800 personas y genera 13.000 puestos de trabajo indirectos. Sus beneficios sociales son evidentes: fija a la población local e incluso impulsa el crecimiento en las zonas más aisladas de las montañas aragonesas. En contra del proyecto se han situado los ecologistas porque supone invadir nuevos valles y montañas, justo al lado del parque donde se ubican el Aneto y las Maladetas, para alumbrar el mayor espacio esquiable de los Pirineos, con 200 kilómetros de pistas, una dimensión propia de los Alpes y casi el doble que Baqueira-Beret.

Frente a las protestas de los ecologistas, habitantes de toda la comarca se han manifestado a favor del proyecto. Eran apenas unas docenas, pero entre los manifestantes, y en primera línea, abundaban los Iglesias: un hermano, dos primos y un hijo del todavía presidente del Gobierno autonómico, según quedó plasmado en testimonio gráfico en abril de 2009. El macroproyecto requiere recalificaciones masivas de suelo rústico para financiar las inversiones. Aldeas como Noales pasaría de tener 37 viviendas a 389, y así todos los pueblos de la zona. Los prados que sólo valen para que pasten las vacas que quedan en los valles sumarían varios ceros a su valor original.

La crisis económica enfrió después los ánimos y se pasaron las prisas al mismo tiempo que declinaba la estrella política del ahora reconocido terrateniente del Alto Aragón, que proclamó al año siguiente de la manifestación familiar su decisión de no ser candidato del PSOE en las elecciones de mayo de 2011. No obstante, siguió al frente del Ejecutivo regional hasta el final, además de ocuparse de la secretaría de organización del partido por encargo de Zapatero y en sustitución de Leire Pajín, que había sido nombrada ministra en octubre de 2010. Como también retuvo el escaño de senador, Iglesias ha tenido ahora que declarar sus propiedades rústicas.

Aramón mantiene oficialmente su macroproyecto de ampliación de Cerler pero, además del cambio de ciclo económico, a Aragón ha llegado el del político. El Gobierno formado por Luisa Fernanda Rudi ha pasado a controlar el mismo 50% de la empresa que tutelaba de forma indirecta Marcelino Iglesias. La otra mitad es de Ibercaja, una de las entidades financieras más solventes del sistema bancario español, porque no cometió los errores de inversión de otras cajas en los tiempos de la pasión por el ladrillo. En el PP apuntan a un replanteamiento general. Las vacas podrán seguir pastando durante algunos años en las tierras de los Iglesias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.