Los glaciares de la maladeta o el aneto habrán desaparecido en unos decenios

Los datos vienen a confirmar la tendencia que se observa desde 1.991. De hecho, añadía Moreno, las estimaciones de finales del siglo XIX , apuntaban a una superficie de unas 120 hectáreas, en 1.992, se había reducido a 50 hectáreas y, el ultimo datos, apunta a poco más de 23 hectáreas la superficie de la masa de hielo.

Es evidente la incidencia de las variaciones interanuales del clima y, ahora que se observan con lupa ciertos detalles, se constata cómo el aumento de la temperatura incide en la extensión que ocupa el glaciar.

En este caso, el estudio del glaciar de la Maladeta, uno de los más meridionales de Europa, permite conocer cómo acusan estas masas de hielo las variaciones climáticas y medir la magnitud e importancia de esos cambios. El glaciar del Aneto estaría en la misma situación, lo cual, lleva a afirmar que, en el siglo XXI, los glaciares están extinguiéndose.

Los datos se obtienen en base a unas balizas, de más de 10 metros, que se instalaron, en su momento, en la masa de hielo. En junio y septiembre un equipo se desplaza para, localizarlas y ubicar esas pértigas y se posicionan topográficamente. Se hacen dos mediciones al año, en junio, época, se supone, con mayor acumulación, y en septiembre, para ver la diferencia y comprobar la superficie que se consolida. Habitualmente, esta información se suele completar con unas imágenes para visualizar toda la superficie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.