Los ecologistas abandonan la mesa de la montaña por los avances con castanesa

Este anuncio no pilló de sorpresa al Ejecutivo autonómico, que respondió a la Plataforma recordando que siempre se le ha dejado claro que el debate abierto «ni puede ni debe» interferir los procesos administrativos en marcha. Además, la DGA subrayó que existe el compromiso de asumir todos los acuerdos que se alcancen en la Mesa de la Montaña en relación con Castanesa «independientemente del momento en el que se produzcan».
HERALDO publicó ayer que el consejero de Industria, Comercio y Turismo y el de Obras Públicas, Transporte y Urbanismo han firmado ya la orden que aprueba inicialmente la ampliación de Cerler y autoriza la salida a información pública tanto del proyecto técnico como del estudio de impacto ambiental.
Aunque esta decisión supone un hito importante en la tramitación de las actuaciones promovidas por Aramón, el proceso administrativo iniciado hace más de un año se prolongará como mínimo otros seis o siete meses -hasta que se produzca, si procede, la aprobación definitiva-. Además, durante ese tiempo el proyecto puede sufrir cambios o recortes significativos tanto en la fase de alegaciones e informes como tras la declaración de impacto ambiental.
Las razones de la Plataforma
Pese a ello, la Plataforma difundió ayer un comunicado en el que calificó de «grave» la salida a información pública de la ampliación de Cerler. «En el inicio (de la Mesa de la Montaña) ya indicamos que los hechos no podían contradecir a las palabras y que no se podía estar hablando de si algo se debe hacer o no mientras se está haciendo», recordó. Los ecologistas se refirieron así a la moratoria que pidieron a la DGA en todos los proyectos relacionados con la nieve.
«Es verdad que la DGA no se comprometió a pararlos, pero nosotros ya avisamos de que si sucedía un hecho importante en la tramitación de alguno de los proyectos nos iríamos -explicó uno de los representantes de la Plataforma en la Mesa, Francisco Iturbe-. La aprobación inicial del proyecto de Castanesa es un avance importante, y por eso hemos dejado en suspenso nuestra participación en el proceso hasta que celebremos una asamblea y tomemos una decisión definitiva».
Iturbe aseguró que su retirada de la Mesa de la Montaña se debe «exclusivamente» al paso adelante dado por el Gobierno de Aragón. No obstante, reconoció que el anuncio de la candidatura a los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 ha hecho que la situación «se tense».
La respuesta de la DGA
El representante de la Presidencia del Gobierno de Aragón en la Mesa de la Montaña, Miguel Gracia, rechazó los argumentos dados por la Plataforma. No obstante, se mostró «convencido» de que, pese a su retirada, «es posible rescatar este proceso de diálogo».
En primer lugar, Gracia insistió que desde la primera reunión de la Mesa quedó claro que la moratoria solicitada por los ecologistas era una condición «imposible de aceptar». «Se lo dijimos y ese principio pasó a ser una regla del juego que todos conocíamos -explicó-. De hecho, a lo que sí se comprometió el propio presidente es a no avanzar en la unión de Astún y Candanchú hasta que no esté en marcha el PORN del Anayet, pero es evidente que todos los demás proyectos seguían adelante».
El representante de la Presidencia en este proceso de participación recordó también que la información pública es un trámite administrativo que supone la posibilidad de conocer los proyectos. «Si no se conocen no se pueden debatir con propiedad», destacó.
Por otra parte, Gracia subrayó que la DGA se ha comprometido a asumir «inmediatamente» todos aquellos acuerdos que se alcancen en la Mesa de la Montaña en relación con la ampliación de Cerler. «Aunque el proyecto esté aprobado, si hay aspectos que no se ajustan a los criterios que hemos consensuado los cambiaremos», aseguró.
Gracia destacó, por último, que a lo largo de las 15 reuniones que han mantenido los miembros de la Mesa se han conocido y debatido «todos los aspectos posibles» del proyecto de Castanesa. «Si no sale a información pública no podremos saber si cumple los criterios exigibles a los proyectos de la nieve -reiteró-. Yo entendería que la Plataforma nos pida testar el grado de cumplimiento de esos requisitos, pero no que ahora decida dejar la Mesa».
La retirada de los ecologistas se produce justo en el momento en el que la Plataforma debía decidir si avala y hace suyo ese listado de criterios exigibles a los proyectos que afecten a la montaña. El pasado martes ya se intentó cerrar un acuerdo, pero no fue posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.