La reserva de la biosfera de ordesa se ampliará para incluir el cañón de añisclo

La reserva de la Biosfera Ordesa-Viñamala se ampliará en 5.000 hectáreas para incluir el cañón de Añisclo, que entró en la extensión del parque de Ordesa realizada en 1982, pero permaneció fuera de la figura de protección declarada por la UNESCO en 1977, que abarca la antigua reserva nacional de caza de Viñamala y el primitivo parque nacional.

El consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, que hace un año ya planteó esta ampliación en París al director del programa Hombre y Biosfera de la UNESCO, dio por hecho ayer en la comisión correspondiente de las Cortes de Aragón la inclusión de estas 5.000 hectáreas -que ya fue refrendada en la última junta rectora del parque nacional de Ordesa-, aunque no puso fecha.

Fuentes del departamento explicaron que en las próximas semanas el Ministerio de Medio Ambiente concluirá la reforma en curso de sus órganos asesores, entre ellos el Comité Hombre-Biosfera, y trasladará la propuesta al Ministerio de Asuntos Exteriores para que la presente oficialmente ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (siglas de la UNESCO en inglés), donde se ha de dar el visto bueno.

Boné, que compareció a petición de Chunta, descartó la ampliación del parque nacional de Ordesa y Monte Perdido porque no hay consenso en el territorio, dijo, aunque confesó que a él le gustaría. Pero en todo momento insistió en que no sólo es posible, sino indispensable, compaginar la conservación y el uso racional de éste y otros espacios naturales con el acuerdo con los municipios y la gente que vive allí.

De hecho, destacó que desde el año pasado los ayuntamientos de la zona y la comarca del Sobrarbe tienen el 40 % del peso en la organización de la gestión del parque nacional. De la diputada de CHA Yolanda Echeverría tomó la idea de hacer un estudio sobre la repercusión socioeconómica del parque nacional sobre las poblaciones situadas en su área de influencia.

El consejero afirmó taxativamente que eran falsas las noticias sobre el peligro de salir de la reserva de la biosfera por la ampliación de la estación de esquí de Formigal en el valle de Espelunciecha. Lamentó que se haya hecho un uso «partidista, personal e interesado» de este asunto por algunos miembros del comité, que -puntualizó- es un órgano asesor del Ministerio sin interlocución directa con la UNESCO.

Asimismo, recordó que hay un antes y un después de la sentencia del Tribunal Constitucional del 4 de noviembre de 2004 que estableció la competencia de las Comunidades Autónomas sobre los parques nacionales, y confió en que el próximo 1 de julio Aragón tenga ya la transferencia.

Coincidió con el diputado del PP Eloy Suárez en que preferiría que se incluyeran en el traspaso las dotaciones económicas previstas para inversiones (al margen de la valoración) por un periodo de diez años. Pero, en aras al pragmatismo, defendió la salida acordada, que de momento -aseguró- reportará más recursos a la zona.

De los 4.200.000 euros de media en los últimos años, explicó, se pasará a 4.100.000 en la transferencia más otro millón para inversiones y medio millón como mínimo en subvenciones, es decir, 5.600.000 euros al año. Cantidad a la que todavía hay que añadir los 2 millones de euros que, por primera vez, ha consignado este año la propia DGA.

Eso sí, reconoció otro desacuerdo con el hecho de que el Ministerio se reserve el pago de las subvenciones destinadas a ayuntamientos y entidades del área de influencia socieconómica aunque corresponda a la DGA su convocatoria, estudio y concesión, por lo que han entablado un nuevo conflicto de competencias.

Por otra parte, en cuanto a la gestión específica del parque nacional, anunció que la carretera por la que se remonta el cañón de Añisclo bordeando el río Bellos pasará a ser peatonal y se cerrará al tráfico rodado (salvo servicios propios del parque nacional).

Actualmente, se puede subir desde Escalona por esa carretera hasta San Urbez, ermita a cuya altura confluyen el Bellos y río Aso, desde donde se puede ir -en doble sentido- hacia Fanlo y Sarvisé o bien regresar hacia Escalona por el altiplano de Buerba, con salida en Puyarruego. Esta última ruta se haría de ida y vuelta cuando se cierre el tráfico por el cañón de Añisclo desde Puyarruego. Pero aún no se sabe cuándo se hará.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.