La protección de la montaña, a debate

Clausuradas ya estas jornadas de Defensa para la Montaña de Aragón que se iniciaron el pasado 16 de octubre y que finalizaron el 6 de noviembre, es momento de reflexionar sobre lo expuesto y debatido y sobre todo, si han servido de algo. Han sido cuatro jornadas con una temática diferente pero un núcleo central, la protección de las montañas. Y es que cada vez es más fuerte la amenaza que los lugares de montaña están sufriendo por parte de empresas que buscan un beneficio lucrativo a través de la construcción de estructuras que lejos de beneficiar, están poniendo en peligro las zonas de montaña. Por ello, toda reivindicación es poca si de proteger al medio ambiente se trata.

Estas jornadas fueron organizadas por la Plataforma en Defensa de las Montañas de Aragón, un colectivo que lleva años luchando por la protección y respecto de los espacios naturales de la comunidad aragonesa, intentando poner fin a cualquier actividad que pueda ser nociva para el medio ambiente. Estas jornadas se suman a las ya celebradas el pasado 21 de mayo de este año en la que se organizaron actividades coordinadas como la ascensión simultánea a las cumbres más representativas de cada región.

Cuatro días de platos fuertes
Durante estos cuatro días de jornadas a lo largo de los meses de octubre y noviembre, hubo una clara intención, la lucha por una mayor protección de las montañas. La primera ponencia, bajo el título de Repercusiones geográficas, sociales y económicas del modelo turístico de montaña actual, fue presentada por Juan Antolín y con ponentes como el geógrafo Raúl Martín, el escritor y periodista Rafael Vallbona y la experta en turismo y montañismo Mercé Gil. En esta ocasión, se hizo hincapié en los impactos físicos y ecológicos de una estación de esquí, en las zonas de montaña. Asimismo, se trató de quitar hierro al asunto buscando proyectar los posibles beneficios de estas construcciones urbanísticas, aunque no con demasiado éxito. Ya el segundo día, con el título de Experiencias de desarrollo sostenible en Montaña, Susanna Castells presentó a participantes como Manel Badía y Miguel Flores, entre otros que debatieron sobre las repercusiones que está teniendo sobre la naturaleza el actual modelo urbanístico que el Gobierno de Aragón está ejecutando.

El jueves 26 de octubre estuvo dedicado a un colectivo tan importante como son los medios de comunicación. De ahí su título Los medios de comunicación y la protección de las montañas, moderado por Jose Luis Corral y con ponencias de José Luis Trabores, Juan Gavasa y Plácido Díez, todos ellos escritores y periodistas. El tema central de esta fue la posición que los medios de comunicación han de tener ante esta situación y su «obligación» de informar de una forma imparcial, así como un compromiso leal con los problemas que más nos afectan directamente: ecología, pobreza, etc. La última exposición, la cuarta, bajo el lema Montañer@s en defensa de las montañas contó con conocidos ponentes como Sebastián Álvaro, Juan Carlos Tamayo que asistió en sustitución de Edurne Pasabán y Ester Sabadell que no pudieron asistir y uno de los redactores jefes de nuestra Revista Desnivel, José Luis Mendieta. En esta ocasión, desde una visión más próxima a la montaña, se animó a los montañeros a la defensa de estos parajes naturales y la conservación de la naturaleza de las montañas.

A lo largo de todas las jornadas se trató de concienciar de la necesidad de continuar luchando por esta causa, sin limitarlo a la realización de eventos de este tipo.

Una lucha sin fin
A lo largo de los días que se han prolongado las jornadas, un gran número de especialistas en geografía, ecología, escritores, montañeros, y periodistas, se han dado cita en la Biblioteca Pública de Aragón para debatir y luchar, con la palabra, por una defensa y protección de las montañas aragonesas, intentando buscar un porqué y aportar soluciones que eviten que se continúe con la especulación urbanística que se lleva realizando durante estos últimos tiempos.

Según la plataforma, el Gobierno de Aragón, a través de su empresa ARAMÓN está ejecutando un modelo turístico basado en el desarrollo urbanístico descontrolado, y que está obligando a numerosos montañeros a marcharse de la zona. Este modelo provoca un crecimiento incontrolado en el espacio y el tiempo que está desencadenando en un desequilibrio en las zonas naturales del lugar. Por eso, desde la Plataforma y a través de estas jornadas se ha pedido una renovación del modelo que suponga un mayor control.

Asimismo, desde la Plataforma, se ha pedido que tanto la población como los expertos montañeros y los medios de comunicación se hagan partícipe de importantes iniciativas legales como son la «Ley de Protección de la Alta Montaña Aragonesa», «La Carta de las Montañas» o la «Ley de Paisaje», para luchar contra el gigante Gobierno de Aragón y cuya finalidad conjunta es contribuir a un desarrollo económico y social de las zonas de montaña, respetando y potenciando en todo momento, sus valores naturales, ecológicos y culturales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.