La plataforma en defensa de las montañas decidirá el 23 de febrero si abandona de forma definitiva la mesa de la montaña

HERALDON DE ARAGON

Los ecologistas abandonan «cautelarmente» la Mesa de la Montaña

La Plataforma en Defensa de las Montañas ha explicado esta mañana a los otros componentes del foro que su presencia en la negociación estaba condicionada a que no hubiera avances en el proyecto de Castanosa, ya que uno de los objetos de debate era el modelo de ampliación de las estaciones de esquí del Pirineo.

//

La Plataforma en Defensa de las Montañas ha abandonado cautelarmente la Mesa de la Montaña, porque entiende que el debate sobre la Ley de la Montaña «no tiene sentido» después de que se hayan abierto los trámites administrativos necesarios para llevar adelante el proyecto de ampliación de Cerler por Castanesa.

La plataforma ha acudido este martes a la décimo sexta reunión de la Mesa de la Montaña desde su constitución con el ánimo de explicar al resto de miembros los motivos de la suspensión «cautelar» de su participación en este foro.

El portavoz de la plataforma, Paco Iturbe, ha explicado después da los medios de comunicación que su participación en la mesa estaba condicionada, desde el principio, a que no hubiera avances administrativos en el proyecto de Castanesa, condición que estimaban necesaria para que el debate fuera «real y sereno», toda vez que uno de sus objetivos era fijar los criterios para el desarrollo de nuevas estaciones de esquí.

Pero el lunes de la semana pasada, ha recordado Iturbe, se conoció que había habido avances en los dos hechos administrativos posibles relacionados con Castanesa, ya que se ha declarado proyecto de interés general (con la posibilidad de expropiar terrenos a los propietarios que aún no los han vendido) y ha salido a información pública el estudio de impacto ambiental.

Éste es, según Iturbe, el último trámite necesario para que las máquinas puedan entrar a trabajar «en unos meses».

Los dos hechos, ha abundado Iturbe, hacen que «no tenga sentido» seguir debatiendo los detalles de la Ley de la Montaña, pero la plataforma «le da tanto valor a la mesa» que no ha tomado una decisión «apresurada», y por eso suspende su participación «cautelarmente».

La decisión definitiva sobre la participación en este foro la tomarán el próximo 23 de febrero en una asamblea en la que informarán de la situación creada a todos los colectivos implicados.

Iturbe ha explicado que cuando se constituyó la mesa los representantes de la plataforma preguntaron a los del Gobierno de Aragón si mientras durase el debate se iba a paralizar el proyecto «expresamente», con una moratoria, pero los miembros del Ejecutivo reconocieron que no podían emitir ese compromiso, a pesar de lo cual la plataforma comenzó a trabajar.

En todo caso, Iturbe ha alabado el debate y el diálogo abierto en la Mesa de la Montaña, en la que ha estimado que se ha avanzado mucho más en cinco meses que en los cinco años anteriores.

Ha habido un «gran trabajo» que «ahí queda» y que ha hecho «avanzar las cosas», aunque Iturbe ha explicado que no era previsible que al final pudiera alcanzarse un acuerdo en el asunto de los criterios para el desarrollo del sector de la nieve.

Las dos grandes «carencias» de este tema para la plataforma son que no se desligaba el urbanismo de las estaciones de esquí y que no se garantizaba una protección efectiva de las especies en peligro en los lugares en los que se iban a desarrollar nuevos proyectos o estaciones.

La plataforma se opone a la ampliación de Cerler por Castanesa porque supone un nuevo y gigantesco dominio esquiable a las puertas del Parque Natural de Posets-Maladeta, de «tremendo valor paisajístico» y ecológico y que incluye cientos de kilómetros de pistas, remontes, accesos y nuevos edificios, así como un gran edificio de servicios en la cota 2.500 metros, que es «el colmo de la aberración».

Por su parte, Manuel Badía, de Naturaleza Rural, ha explicado que se han interpuestos dos recursos contencioso administrativos a este proyecto, uno en contra del Plan Urbanístico de Montanuy y otro por la declaración de interés general del proyecto de la estación.


EUROPAPRESS

La Plataforma en Defensa de las Montañas decidirá el 23 de febrero si abandona de forma definitiva la Mesa de la Montaña

La Plataforma en Defensa de las Montañas de Aragón decidirá el próximo 23 de febrero si abandona de forma definitiva la Mesa de la Montaña, tras anunciar en el día de hoy que suspenden «cautelarmente» su presencia en este foro debido a su oposición al proyecto de Castanesa, a la ampliación de la estación de esquí de Cerler hacia este valle.

   En declaraciones a los medios de comunicación, el portavoz de esta plataforma, Paco Iturbe, explicó que la decisión final se adoptará el 23 de febrero, en una reunión informativa de los colectivos que integran esta plataforma, que tendrá lugar a las 19.30 horas en el Centro Joaquín Roncal de Zaragoza. «Hasta entonces pensaremos con frialdad en todo lo sucedido» y en este encuentro «veremos si es un punto y seguido o un punto y final para no volver a la Mesa», aseveró.

   Iturbe recordó que la presencia de esta plataforma en la Mesa de la Montaña estaba condicionada a que «mientras se estaba debatiendo, los hechos no fueran en contra de las palabras». En este sentido, remarcó que la Plataforma deseaba que mientras se debatía en este foro «no hubiera un avance significativo en los procesos administrativos en curso» y uno de los «más importantes» actualmente es el proyecto que afecta al valle de Castanesa.

   Para dar coherencia a su presencia en la Mesa de la Montaña, la Plataforma pidió que no avanzase «ninguna de las dos vías administrativas que podrían darse» en relación con este proyecto. Sin embargo, la semana pasada «se activaron esas dos vías para nuestra salida de la mesa».

   Por una parte, «se ha firmado definitivamente acordar que el proyecto de Castanesa es un plan supramunicipal, ahora llamado de interés general», un hecho que, para Iturbe, es «tremendamente importante, porque muchos propietarios aún no han vendido sus terrenos y hace falta una Ley de interés general para poderlos expropiar», por lo que esta decisión «marca y mucho lo que será el proyecto».

   En segundo lugar, «salió a información pública el Estudio de Impacto Ambiental, último trámite administrativo necesario para que en unos meses las máquinas entren en el valle de Castanesa», lamentó, para agregar que «estos dos hechos hacen que no tenga sentido seguir debatiendo en la Mesa», aunque «el valor que se le da» a este foro de participación y debate «es tan importante que no hemos querido tomar una decisión apresurada», sino que la posición final de la Plataforma se tomará el próximo 23 de febrero.

   A este respecto, Paco Iturbe valoró «positivamente» el trabajo realizado hasta el momento en la Mesa de la Montaña, porque «en estos meses se ha avanzado muchísimo más que en los últimos cinco años de lucha directa y de negar el problema», una labor que «ahí queda» para que las Cortes de Aragón tengan en cuenta las reflexiones de los miembros de la Mesa a la hora de elaborar la Ley de la Montaña.

«UNA ABERRACIÓN»

   El portavoz de la Plataforma en Defensa de las Montañas advirtió de que, a pesar de considerar la Mesa como un organismo efectivo y positivo, la paralización de proyectos como el del valle de Castanesa mientras se debatía era «una condición irrenunciable» para mantener su presencia en la Mesa.

   El proyecto que se está impulsando «es una gran estación de esquí, un nuevo dominio esquiable» que se plantea «en las puertas del parque natural de Posets-Maladeta, con centenares de kilómetros de pistas, de remontes y nuevos edificios», apuntó, para criticar que, incluso, «en un collado a 2.300 metros de altura se construirá un gran edificio de servicios», algo que juzgó como «el colmo de la aberración».

   Además, «los proyectos del grupo Aramón van asociados a grandes urbanizaciones y meter miles de casas de nuevas urbanizaciones en un valle de 300 habitantes es una aberración», insistió, al tiempo que recordó que «el gran caballo de batalla» de la Plataforma, junto a la protección de la alta montaña, «ha sido desligar el esquí de las grandes urbanizaciones». En este proyecto, Castanesa es «un caso palmario de urbanización desmedida», aseguró Iturbe.

   Por su parte, uno de los miembros de la asociación Naturaleza Rural de los vecinos del valle de Castanesa, Manel Badía, explicó que esta asociación ha interpuesto dos contenciosos administrativos en contra del plan urbanístico de Montanuy, cuyo expediente «se ha elevado al Tribunal Superior de Justicia de Aragón», y otro por la declaración de interés público del proyecto de la estación de esquí».


ABC

Plataforma abandona Mesa de la Montaña por los avances proyecto Castanesa

La plataforma ha acudido hoy a la décimo sexta reunión de la Mesa de la Montaña desde su constitución con el ánimo de explicar al resto de miembros los motivos de la suspensión «cautelar» de su participación en este foro.

El portavoz de la plataforma, Paco Iturbe, ha explicado después da los medios de comunicación que su participación en la Mesa estaba condicionada, desde el principio, a que no hubiera avances administrativos en el proyectos de Castanesa, condición que estimaban necesaria para que el debate fuera «real y sereno», toda vez que uno de sus objetivos era fijar los criterios para el desarrollo de nuevas estaciones de esquí.

Pero el lunes de la semana pasada, ha recordado Iturbe, se conoció que había habido avances en los dos hechos administrativos posibles relacionados con Castanesa, ya que se ha declarado proyecto de interés general (con la posibilidad de expropiar terrenos a los propietarios que aún no los han vendido) y ha salido a información pública el Estudio de Impacto Ambiental.

Éste es, según Iturbe, el último trámite necesario para que las máquinas puedan entrar a trabajar «en unos meses».

Los dos hechos, ha abundado Iturbe, hacen que «no tenga sentido» seguir debatiendo los detalles de la Ley de la Montaña, pero la plataforma «le da tanto valor a la mesa» que no ha tomado una decisión «apresurada», y por eso suspende su participación «cautelarmente».

La decisión definitiva sobre la participación en este foro la tomarán el próximo 23 de febrero en una asamblea en la que informarán de la situación creada a todos los colectivos implicados.

Iturbe ha explicado que cuando se constituyó la mesa los representantes de la plataforma preguntaron a los del Gobierno de Aragón si mientras durase el debate se iba a paralizar el proyecto «expresamente», con una moratoria, pero los miembros del Ejecutivo reconocieron que no podían emitir ese compromiso, a pesar de lo cual la plataforma comenzó a trabajar.

En todo caso, Iturbe ha alabado el debate y el diálogo abierto en la Mesa de la Montaña, en la que ha estimado que se ha avanzado mucho más en cinco meses que en los cinco años anteriores.

Ha habido un «gran trabajo» que «ahí queda» y que ha hecho «avanzar las cosas», aunque Iturbe ha explicado que no era previsible que al final pudiera alcanzarse un acuerdo en el asunto de los criterios para el desarrollo del sector de la nieve.

Las dos grandes «carencias» de este tema para la plataforma son que no se desligaba el urbanismo de las estaciones de esquí y que no se garantizaba una protección efectiva de las especies en peligro en los lugares en los que se iban a desarrollar nuevos proyectos o estaciones.

La plataforma se opone a la ampliación de Cerler por Castanesa porque supone un nuevo y gigantesco dominio esquiable a las puertas del Parque Natural de Posets-Maladeta, de «tremendo valor paisajístico» y ecológico y que incluye cientos de kilómetros de pistas, remontes, accesos y nuevos edificios, así como un gran edificio de servicios en la cota 2.500 metros, que es «el colmo de la aberración».

Por su parte, Manuel Badía, de Naturaleza Rural, ha explicado que se han interpuestos dos recursos contencioso administrativos a este proyecto, uno en contra del Plan Urbanístico de Montanuy y otro por la declaración de interés general del proyecto de la estación.


QUE

La Plataforma en Defensa de las Montañas decidirá el 23 de febrero si abandona de forma definitiva la Mesa de la Montaña

La Plataforma en Defensa de las Montañas de Aragón decidirá el próximo 23 de febrero si abandona de forma definitiva la Mesa de la Montaña, tras anunciar en el día de hoy que suspenden «cautelarmente» su presencia en este foro debido a su oposición al proyecto de Castanesa, a la ampliación de la estación de esquí de Cerler hacia este valle.

ZARAGOZA, 2 (EUROPA PRESS)

La Plataforma en Defensa de las Montañas de Aragón decidirá el próximo 23 de febrero si abandona de forma definitiva la Mesa de la Montaña, tras anunciar en el día de hoy que suspenden «cautelarmente» su presencia en este foro debido a su oposición al proyecto de Castanesa, a la ampliación de la estación de esquí de Cerler hacia este valle.

En declaraciones a los medios de comunicación, el portavoz de esta plataforma, Paco Iturbe, explicó que la decisión final se adoptará el 23 de febrero, en una reunión informativa de los colectivos que integran esta plataforma, que tendrá lugar a las 19.30 horas en el Centro Joaquín Roncal de Zaragoza. «Hasta entonces pensaremos con frialdad en todo lo sucedido» y en este encuentro «veremos si es un punto y seguido o un punto y final para no volver a la Mesa», aseveró.

Iturbe recordó que la presencia de esta plataforma en la Mesa de la Montaña estaba condicionada a que «mientras se estaba debatiendo, los hechos no fueran en contra de las palabras». En este sentido, remarcó que la Plataforma deseaba que mientras se debatía en este foro «no hubiera un avance significativo en los procesos administrativos en curso» y uno de los «más importantes» actualmente es el proyecto que afecta al valle de Castanesa.

Para dar coherencia a su presencia en la Mesa de la Montaña, la Plataforma pidió que no avanzase «ninguna de las dos vías administrativas que podrían darse» en relación con este proyecto. Sin embargo, la semana pasada «se activaron esas dos vías para nuestra salida de la mesa».

Por una parte, «se ha firmado definitivamente acordar que el proyecto de Castanesa es un plan supramunicipal, ahora llamado de interés general», un hecho que, para Iturbe, es «tremendamente importante, porque muchos propietarios aún no han vendido sus terrenos y hace falta una Ley de interés general para poderlos expropiar», por lo que esta decisión «marca y mucho lo que será el proyecto».

En segundo lugar, «salió a información pública el Estudio de Impacto Ambiental, último trámite administrativo necesario para que en unos meses las máquinas entren en el valle de Castanesa», lamentó, para agregar que «estos dos hechos hacen que no tenga sentido seguir debatiendo en la Mesa», aunque «el valor que se le da» a este foro de participación y debate «es tan importante que no hemos querido tomar una decisión apresurada», sino que la posición final de la Plataforma se tomará el próximo 23 de febrero.

A este respecto, Paco Iturbe valoró «positivamente» el trabajo realizado hasta el momento en la Mesa de la Montaña, porque «en estos meses se ha avanzado muchísimo más que en los últimos cinco años de lucha directa y de negar el problema», una labor que «ahí queda» para que las Cortes de Aragón tengan en cuenta las reflexiones de los miembros de la Mesa a la hora de elaborar la Ley de la Montaña.

«UNA ABERRACIÓN»

El portavoz de la Plataforma en Defensa de las Montañas advirtió de que, a pesar de considerar la Mesa como un organismo efectivo y positivo, la paralización de proyectos como el del valle de Castanesa mientras se debatía era «una condición irrenunciable» para mantener su presencia en la Mesa.

El proyecto que se está impulsando «es una gran estación de esquí, un nuevo dominio esquiable» que se plantea «en las puertas del parque natural de Posets-Maladeta, con centenares de kilómetros de pistas, de remontes y nuevos edificios», apuntó, para criticar que, incluso, «en un collado a 2.300 metros de altura se construirá un gran edificio de servicios», algo que juzgó como «el colmo de la aberración».

Además, «los proyectos del grupo Aramón van asociados a grandes urbanizaciones y meter miles de casas de nuevas urbanizaciones en un valle de 300 habitantes es una aberración», insistió, al tiempo que recordó que «el gran caballo de batalla» de la Plataforma, junto a la protección de la alta montaña, «ha sido desligar el esquí de las grandes urbanizaciones». En este proyecto, Castanesa es «un caso palmario de urbanización desmedida», aseguró Iturbe.

Por su parte, uno de los miembros de la asociación Naturaleza Rural de los vecinos del valle de Castanesa, Manel Badía, explicó que esta asociación ha interpuesto dos contenciosos administrativos en contra del plan urbanístico de Montanuy, cuyo expediente «se ha elevado al Tribunal Superior de Justicia de Aragón», y otro por la declaración de interés público del proyecto de la estación de esquí».


ARAGON DIGITAL

La Plataforma en Defensa de las Montañas tilda de «aberración» el proyecto de Castanesa

 La Plataforma en Defensa de las Montañas ha abandonado la reunión de la Mesa de la Montaña en el transcurso de la reunión de este martes. El detonante de esta decisión es el proyecto de ampliación de Cerler hacia el valle de Castanesa. Algo que desde la Plataforma se considera «una aberración».

La Plataforma en Defensa de las Montañas ha abandonado este martes la Mesa de la Montaña en el transcurso de la reunión que ha tenido lugar en la sede del Gobierno de Aragón. La decisión está causada por el proyecto de construir una pista de esquí y diversas urbanizaciones en el Valle de Castanesa, una zona cercana al Parque Natural de Possets-Maladeta, y algo que desde la Plataforma han calificado de “una aberración”.

El portavoz de la Plataforma para la Defensa de las Montañas, Paco Iturbe, ha explicado los motivos de esta decisión: “Había una serie de condiciones para que nuestra presencia en la mesa tuviera sentido: que mientras se estaba debatiendo los hechos no fueran en contra de las palabras y no hubiera ningún avance significativo en los proyectos”, ha afirmado Iturbe.

“Se ha firmado de manera definitiva el plan de interés general y el estudio de impacto ambiental ya ha salido a exposición pública”, ha explicado Paco Iturbe. “Sin embargo, hay propietarios que no han vendido sus terrenos y hace falta una Ley para poderlos expropiar”, ha añadido el portavoz de la Plataforma. “Estos hechos hacen que nuestra presencia en la Mesa no tenga sentido”, ha añadido Iturbe

“El proyecto de Castanesa es una nueva gran estación de esquí a las puertas del Parque del Possets – Maladeta. Nuevos remontes, nuevos edificios. Se pretende construir un edificio de servicios a 2.500 metros de altura. Es el colmo de la aberración”, ha aseverado Paco Iturbe.

No obstante, desde la Plataforma han valorado muy positivamente el trabajo hecho por la Mesa de la Montaña. “En estos meses de mesa se ha avanzado más que en cinco años de lucha directa” ha indicado Iturbe. “Es fundamental que se le haya dado voz a los ganaderos y a los científicos que han mostrado su opinión de un tremendo valor”, ha ejemplificado el portavoz de la Plataforma en Defensa de las Montañas.

“El valor que se le da a la Mesa es tan importante que hemos decidido abandonarla cautelarmente y la decisión definitiva se tomará en una Asamblea el día 23”, ha anunciado Iturbe, que no ha descartado volver a sentarse en la Mesa de la Montaña.

Por su parte, el representante de Naturaleza Rural, Manel Badía, ha anunciado que el colectivo al que representa ha interpuesto dos recursos contencioso-administrativos contra el Plan Urbanístico de Montanuy y contra la declaración de Interés Municipal del proyecto de Castanesa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.