Celaya dice que mesa de la montaña «seguirá con normalidad» y deja «puerta abierta» a plataforma en defensa de montañas

 HERALDO DE ARAGON

La DGA deja la «puerta abierta» al regreso de la Plataforma en Defensa de las Montañas

El director general de Participación Ciudadana del Gobierno de Aragón, Ignacio Celaya, afirmó que la Mesa de la Montaña seguirá trabajando «con normalidad» tras el abandono «cautelar» de la Plataforma en Defensa de las Montañas de Aragón.
El director general de Participación Ciudadana del Gobierno de Aragón, Ignacio Celaya, afirmó que la Mesa de la Montaña seguirá trabajando «con normalidad» tras la decisión de la Plataforma en Defensa de las Montañas de Aragón, que anunció su abandono «cautelar» de este organismo por su oposición al proyecto de Castanesa, y que decidirá el 23 de febrero si continúa o abandona, de modo definitivo, este foro.

Celaya ha dejado «la puerta abierta» para que la Plataforma «se incorpore (de nuevo) cuando quiera, porque su trabajo es muy importante» en la Mesa.

En rueda de prensa tras celebrar una nueva reunión de la Mesa de la Montaña, su coordinador Ignacio Celaya expresó el «absoluto respeto» de los miembros de este organismo por la decisión tomada por la Plataforma, «aunque no la compartimos», advirtió, para agregar que, en todo caso, la Mesa continuará su labor de debate y análisis «con normalidad, trabajando hasta finales del mes de marzo» para aportar sus conclusiones a la futura Ley de la Montaña.

Celaya recordó que cuando se conformó la Mesa de la Montaña «dejamos una norma clara: una cosa es participar y otra decidir» sobre la Ley de la Montaña y los proyectos relacionados con la nieve, algo que le corresponde al Ejecutivo autónomo y a las Cortes de Aragón, aseveró.

En este sentido, alegó que el debate en la Mesa de la Montaña no se centraba en «si la estación de esquí de Cerler se tenía que ampliar o si nos parecía bien o no», sino que se trataba de «ver si somos capaces de llegar a un acuerdo» en torno a este tipo de proyectos, porque «lo que nos enfrentaba no era el problema del esquí», sino que «sabíamos que el problema era la manera de hacer las cosas».

Asimismo, Celaya no comprendió la sorpresa de la Plataforma en Defensa de las Montañas ante el avance del proyecto de Castanesa dado que «en la Mesa y el primer día, el Gobierno de Aragón se comprometió a que los acuerdos sobre Castanesa, se estuviera en la fase administrativa que se estuviera, se incorporarían al proyecto final».

Además, «cuando la Plataforma pidió a la Mesa, el 9 de junio de 2009, una moratoria de todos los procedimientos administrativos» hasta que la Mesa terminase su labor, «la Mesa no aceptó su propuesta por unanimidad», de forma que «sabíamos que este momento tenía que llegar».

 
«En tela de juicio»
Por otra parte, Ignacio Celaya indicó que «nos preocupa que la decisión de la Plataforma ponga en tela de juicio el trabajo de la Mesa» en sus 16 reuniones, un organismo que aglutina a «una parte muy importante de la sociedad aragonesa», con la presencia de la Asociación de Entidades Locales del Pirineo Aragonés (Adelpa), la Confederación de Empresarios de Aragón (CREA), los sindicatos agrarios Asaja y UAGA, y la Federación Aragonesa de Montaña, entre otros.

Celaya agradeció y reconoció su trabajo «de nueve meses», desarrollado «con seriedad y responsabilidad en un tema complejo», pero en el que los miembros de la Mesa han sido «capaces de crear una inteligencia colectiva» y de aportar el legado del diálogo a la Comunidad autónoma, en un camino «sin parangón en España».

Por ello, «queremos ser optimistas» y que las discrepancias surgidas con la Plataforma en Defensa de las Montañas no supongan «dilapidar lo trabajado», afirmó Celaya, para explicar que «el deseo de la Mesa es que sea posible conformar una mesa con todas las patas, con todos los colectivos que en principio dijeron que sí» a su participación en este foro.

 
Cuatro puntos a abordar

Así, indicó que a partir de ahora, y ante la salida «virtual» de la Plataforma en Defensa de las Montañas, la Mesa continuará su labor, desde el próximo martes 9 de febrero, con cuatro temas básicos a abordar.

En primer lugar, la aprobación de un documento de criterios «que está encima de la mesa» sobre los proyectos de nieve, un documento que asegurará que los proyectos relacionados con este sector «serán sostenibles».

También «conoceremos el mapa de la nieve, que estudia posibles escenarios de nueve y de protección para tener una visión global y de futuro» sobre estas zonas y su posible desarrollo. En tercer lugar, la Mesa deberá presentar el trabajo que ha realizado en estos meses y, por último, trabajará sobre «el posible mapa final de los territorios de montaña», que combinará las zonas de desarrollo con los nuevos espacios de proyección.


 ADN

Celaya dice que Mesa de la Montaña «seguirá con normalidad» y deja «puerta abierta» a Plataforma en Defensa de Montañas

El director general de Participación Ciudadana del Gobierno de Aragón, Ignacio Celaya, afirmó hoy que la Mesa de la Montaña seguirá trabajando «con normalidad» tras la decisión de la Plataforma en Defensa de las Montañas de Aragón, que anunció su abandono «cautelar» de este organismo por su oposición al proyecto de Castanesa, y que decidirá el 23 de febrero si continua o abandona, de modo definitivo, este foro.

Celaya ha dejado «la puerta abierta» para que la Plataforma «se incorpore (de nuevo) cuando quiera, porque su trabajo es muy importante» en la Mesa.

En rueda de prensa tras celebrar una nueva reunión de la Mesa de la Montaña, su coordinador Ignacio Celaya expresó el «absoluto respeto» de los miembros de este organismo por la decisión tomada por la Plataforma, «aunque no la compartimos», advirtió, para agregar que, en todo caso, la Mesa continuará su labor de debate y análisis «con normalidad, trabajando hasta finales del mes de marzo» para aportar sus conclusiones a la futura Ley de la Montaña.

Celaya recordó que cuando se conformó la Mesa de la Montaña «dejamos una norma clara: una cosa es participar y otra decidir» sobre la Ley de la Montaña y los proyectos relacionados con la nieve, algo que le corresponde al Ejecutivo autónomo y a las Cortes de Aragón, aseveró.

En este sentido, alegó que el debate en la Mesa de la Montaña no se centraba en «si la estación de esquí de Cerler se tenía que ampliar o si nos parecía bien o no», sino que se trataba de «ver si somos capaces de llegar a un acuerdo» en torno a este tipo de proyectos, porque «lo que nos enfrentaba no era el problema del esquí», sino que «sabíamos que el problema era la manera de hacer las cosas».

Asimismo, Celaya no comprendió la sorpresa de la Plataforma en Defensa de las Montañas ante el avance del proyecto de Castanesa dado que «en la Mesa y el primer día, el Gobierno de Aragón se comprometió a que los acuerdos sobre Castanesa, se estuviera en la fase administrativa que se estuviera, se incorporarían al proyecto final».

Además, «cuando la Plataforma pidió a la Mesa, el 9 de junio de 2009, una moratoria de todos los procedimientos administrativos» hasta que la Mesa terminase su labor, «la Mesa no aceptó su propuesta por unanimidad», de forma que «sabíamos que este momento tenía que llegar».

«EN TELA DE JUICIO»

Por otra parte, Ignacio Celaya indicó que «nos preocupa que la decisión de la Plataforma ponga en tela de juicio el trabajo de la Mesa» en sus 16 reuniones, un organismo que aglutina a «una parte muy importante de la sociedad aragonesa», con la presencia de la Asociación de Entidades Locales del Pirineo Aragonés (Adelpa), la Confederación de Empresarios de Aragón (CREA), los sindicatos agrarios Asaja y UAGA, y la Federación Aragonesa de Montaña, entre otros.

Celaya agradeció y reconoció su trabajo «de nueve meses», desarrollado «con seriedad y responsabilidad en un tema complejo», pero en el que los miembros de la Mesa han sido «capaces de crear una inteligencia colectiva» y de aportar el legado del diálogo a la Comunidad autónoma, en un camino «sin parangón en España».

Por ello, «queremos ser optimistas» y que las discrepancias surgidas con la Plataforma en Defensa de las Montañas no supongan «dilapidar lo trabajado», afirmó Celaya, para explicar que «el deseo de la Mesa es que sea posible conformar una mesa con todas las patas, con todos los colectivos que en principio dijeron que sí» a su participación en este foro.

CUATRO PUNTOS A ABORDAR

Así, indicó que a partir de ahora, y ante la salida «virtual» de la Plataforma en Defensa de las Montañas, la Mesa continuará su labor, desde el próximo martes 9 de febrero, con cuatro temas básicos a abordar.

En primer lugar, la aprobación de un documento de criterios «que está encima de la mesa» sobre los proyectos de nieve, un documento que asegurará que los proyectos relacionados con este sector «serán sostenibles».

También «conoceremos el mapa de la nieve, que estudia posibles escenarios de nueve y de protección para tener una visión global y de futuro» sobre estas zonas y su posible desarrollo. En tercer lugar, la Mesa deberá presentar el trabajo que ha realizado en estos meses y, por último, trabajará sobre «el posible mapa final de los territorios de montaña», que combinará las zonas de desarrollo con los nuevos espacios de proyección.


ABC

Mesa deja puerta abierta a Plataforma que sabía que Castanesa seguía su curso

Hoy se ha celebrado la décimo sexta reunión de la Mesa de la Montaña, foro creado hace unos nueve meses a instancias del presidente del Gobierno, Marcelino Iglesias, para elaborar un documento de consenso que sirviera de base a la futura Ley de la Montaña de Aragón, prometida por el propio Iglesias en su primera toma de posesión, en 1999.
 
De este foro forma parte la Plataforma en Defensa de las Montañas, que hoy ha explicado al resto de integrantes de la Mesa las razones por las que la abandona cautelarmente, después de que el lunes se conociera que el proyecto de Castanesa va a salir a información pública y que se ha declarado de interés general, acorde con la Ley de Urbanismo.
 
Ignacio Celaya, también director general de Participación Pública, ha comparecido ante los medios al término de la reunión de la Mesa que, ha dicho, respecta absolutamente pero no comparte la decisión de la Plataforma porque, ha recordado, ésta ya sabía que el Gobierno de Aragón no iba a paralizar los trámites administrativos en relación con Castanesa mientras duraran las deliberaciones en la Mesa de la Montaña, que se dio un plazo de trabajo hasta fin de marzo.
 
«Todos sabíamos que este momento iba a llegar», ha insistido, y por eso la «sorpresa» del resto de los integrantes de la mesa, que van a seguir trabajando «con normalidad e ilusión» y a la espera de que los representantes de la Plataforma se reincorporen «cuando lo crean conveniente», porque los trabajos desarrollados hasta ahora tienen «una parte importante del ADN de la Plataforma en Defensa de las Montañas».
 
El día en el que se conformó la Mesa, ha añadido, se dejó claro que una cosa es «participar y explorar posibilidades de acuerdo» y otra decidir, y eso es algo que le corresponde hacer al Gobierno de Aragón y a las Cortes, y ha insistido en que la labor de los integrantes de este foro no era debatir si se hace o no la ampliación de Cerler, sino construir «una nueva manera de tomar decisiones» teniendo «siempre» claro que el proceso administrativo iba a seguir sus pasos.
 
Ha recalcado que el Gobierno de Aragón se comprometió a incorporar al proyecto final de Castanesa todos los acuerdos de la Mesa y a no sacarlo adelante hasta que el Proyecto de Ordenación de los Recursos Naturales de Anayet no hubiera dado «sus primeros pasos».
 
Respecto al trabajo que ha hecho la Mesa en relación con Castanesa, Celaya ha dicho que ha conocido, debatido y aclarado; que ha conocido «de viva voz» por parte del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (INAGA) los requerimientos medioambientales exigidos a Aramón, y que ha trabajado en los criterios exigibles a cualquier proyecto de nieve.
 
A Celaya le preocupa que esta decisión «pueda poner en tela de juicio» el trabajo desarrollado hasta ahora, pero también ha dicho que va a seguir con las cuatro tareas pendientes: dar por bueno el documento de criterios para el desarrollo de proyectos de nieve que deberán de cumplir todos los que se planteen; conocer el mapa de la nieve que encargó el Gobierno de Aragón; presentar a la sociedad todo su trabajo, y trabajar en un posible mapa final de territorios de montaña.
 
Éste, ha agregado, deberá de compatibilizar las zonas de protección con los nuevos proyectos de desarrollo.


ARAGON DIGITAL

La Mesa de la Montaña lamenta el abandono de la Plataforma en Defensa de la Montaña y agradece su labor

El coordinador de la Mesa de la Montaña, Ignacio Celaya, ha lamentado la decisión adoptada por la Plataforma en Defensa de la Montaña de abandonar este foro de discusión. Asimismo, desde la Mesa han agradecido el trabajo realizado hasta el momento por la Plataforma y su aportación a la Mesa de la Montaña.
 
El coordinador de la Mesa de la Montaña, Ignacio Celaya, ha lamentado la decisión de la Plataforma en Defensa de la Montaña de abandonar la Mesa. La determinación de la Plataforma esta causada por los recientes avances en el proyecto de ampliación de Cerler hacia el Valle de Castanesa.

Celaya ha manifestado su preocupación por que esta decisión “ponga en tela de juicio el trabajo de la Mesa de la Montaña”. Un foro que se ha caracterizado por la “seriedad y responsabilidad” sobre un asunto, el de la montaña, “complejo y apasionado”.

Para el coordinador de la Mesa de la Montaña, que esta decisión venga provocada por el proyecto de Castanesa “simplifica el debate”. Según Celaya en la Mesa de la Montaña se abordan muchos más asuntos aparte del esquí. “Hemos hablado de agricultura, ganadería, futuro para los valles del Pirineo…” ha indicado el coordinador de la Mesa.

Asimismo, Ignacio Celaya ha recordado que la Mesa de la Montaña es un foro de debate. “Una cosa es acordar y otra decidir, que es lo que corresponde a las Cortes de Aragón”, ha aseverado Celaya, que ha recordado que esta máxima es una “regla fundamental de la Mesa”. Además, Celaya se ha preguntado si desde la Mesa serían capaces de pasar “del no al así no”.

Ignacio Celaya ha recordado que éste era un “momento que tenía que llegar” y ha lanzado a los miembros de la Plataforma en Defensa de la Montaña “qué más tendría que haber hecho desde la Mesa sin conocer el proyecto de Castanesa”.

Celaya se ha manifestado expectante ante la decisión que la Plataforma en Defensa de las Montañas tome el día 23 en su Asamblea. Al mismo tiempo ha querido ser “optimista” y soñar con que en el futuro haya una Mesa de la Montaña “con todas sus patas”, ha indicado en alusión a la Plataforma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.