La nueva cúpula de candanchú asume que aramón no quiere ser propietaria de la estación

El nuevo consejo de administración de Candanchú tiene asumido que Aramón no quiere hacerse con la propiedad de la estación, aunque trasladó a sus accionistas que el Gobierno de Aragón tiene voluntad de garantizar su «supervivencia». En este sentido, incidió en que el acuerdo pasa por cerrar alguna fórmula de colaboración comercial con el ‘holding’ aragonés de la nieve, participado a partes iguales por la DGA e Ibercaja.

Los contactos y el estado de las negociaciones para lograr convencer a Aramón de que integre finalmente la estación del valle del Aragón en su grupo fue uno de los puntos del orden del día de la junta general de Etuksa, exigida por la mayoría de accionistas para relevar a la cúpula existente y dar un cambio de rumbo.

El histórico presidente de Explotaciones Turísticas de Candanchú S. A. (Etuksa), Eduardo Roldán, ni siquiera asistió a la junta en la que fue cesado y relevado por el donostiarra Carlos Ubide, quien ya se ha reunido con el presidente de Aramón y consejero de Presidencia de la DGA, Roberto Bermúdez de Castro. «Llego con toda la humildad y con muchas ganas de trabajar en el objetivo de sacar adelante la estación. Espero que entre todos seamos capaces de conseguirlo», señaló.

Carlos Ubide manifestó que el único comprador posible para Etuksa es Aramón, pero reconoció que entendía que la actual coyuntura económica complica un acuerdo. El ‘holding’ de la nieve ha tenido que refinanciar su elevada deuda hasta 2023, ya que las operaciones de suelo con las que tenía previsto cubrir sus inversiones se desplomaron con la crisis.

El nuevo consejo de administración de Candanchú examinará las cuentas para encargar, en su caso, una auditoría interna, además de revisar los contratos de alquileres existentes en la estación y seguir trabajando con la escuela de esquí para cerrar un acuerdo.

El vuelco en el control de la sociedad no ha sido total para evitar un conflicto que acabara en los tribunales. Así, el grupo de socios vascos que había reunido firmas y apoyos de 190 accionistas del valle del Aragón y de propietarios de los apartamentos del complejo ostentarán la mayoría con cinco de los siete asientos del consejo. Además de Carlos Ubide, forman parte Asier Ilzarbe, Jesús Sanclemente, Amaya Vallejo y Ramón Navarro. Del actual consejo continúa únicamente Miguel Ángel Clemente y entra Jaime Martín, que pertenece a una de las familias que ya tenían presencia en el consejo, la de los hermanos Bandrés.

El estado de la sociedad

El consejo de administración saliente informó previamente a los accionistas de la situación económica de la sociedad y de los principales datos de la pasada temporada de esquí. De forma sucinta, dio cuenta de que había dado «cumplimiento» al primer plazo del pago de convenio con los acreedores, a los que se debe abonar más de siete millones de euros en un periodo de diez años.

En este sentido, incidió en que el «cambio de tendencia» de Candanchú es una realidad, puesto que los ingresos se han incrementado un 17% y el número de esquiadores, un 30% respecto a la cifras obtenidas en la temporada anterior, la de 2012-2013. «Estas cifras, además, resultan todavía más positivas si se ponen en comparación con los datos de otras estaciones de nuestro entorno», destacaron.

Las pérdidas se han reducido igualmente de forma sustancial, pasando de 1,4 millones a 242.938 euros. A ello contribuyó que el número de esquiadores aumentara de 150.275 a 195.410, según el informe facilitado a los accionistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.